miércoles, 30 de septiembre de 2009

Errepresioa ez da soluzioa.

.
No es necesario conocer ni remotamente ese engendro lingüístico (lejanamente parecido al vascuence) que se quiere imponer como idioma único en las Vascongadas y Navarra (lo del País Vasco francés -Iparralde lo llaman ellos- lo dejan siempre para el siglo que viene, que los franceses no se andan con tonterías) para entender lo que significa la frase que da título a esta entrada (por si las moscas: Ez = No, y Da = Es); una frase que cualquiera que haya paseado más de quince minutos por cualquier ciudad (no digamos cualquier pueblo) de las Vascongadas y buena parte de Navarra habrá podido leer en una pancarta, una pared o una sábana colgada en un balcón.

La preocupante asunción por parte del centrorreformismo español (en cuanto al aborto se refiere) de la forma progre de razonar y, por tanto, de proponer "soluciones" y "salidas" a cualquier crimen, ha llevado a muchos bienpensantes de la llamada "derecha sociológica española" a creer que al crimen del aborto deben aplicarse las mismas recetas que la izquierda propone para otros crímenes (entre otras cosas, mimar al criminal, porque la culpa no es suya, sino del resto del mundo, y sustituir el castigo por la "reeducación"- siempre amable, por supuesto).

Así, acaba uno oyendo a un presunto antiabortista decir cosas como "Imponiendo no se soluciona nada, sino convenciendo". Lo cual plantea, claro, el interrogante de por qué (si imponiendo no se consigue nada, pero convenciendo sí) no dejamos en paz a pedófilos, terroristas, violadores, ladrones y demás mientras siguen a lo suyo y los intentamos convencer de que no violen, no roben y no maten.

Es más: podríamos tirar ese marmotreto llamado "Código Penal" a la basura y pasarnos la vida intentando convencer al enésimo violador del Ensanche de que no vuelva a hacer lo que hace todas las semanas mientras le damos palmaditas en la espalda (mientras negamos ser "roussonianos" o -Dios no lo quiera- "pelagianos")

Curiosamente, los centrorreformistas tienen clarísimo que todo lo demás, excepto el aborto, se soluciona "imponiendo" (al fin y al cabo, ¿qué son las leyes, sino imposiciones?), y critican severamente a los otros progres (los socialistas) que intenten aplicar esta receta a cualquier cosa que no sea el aborto.

¿Y por qué? Pues muy sencillo. Si usted pregunta a Arnaldo Otegi si piensa que un violador, o un policía que aporrea a uno de sus "mutxatxos" debe ir a la cárcel, le dirá que sí, que no faltaba más. Pero si usted le pregunta a Arnaldo Otegi si un etarra debe ir a la cárcel, le dirá que no, que con la represión no se soluciona nada.

Es decir: Que la razón es que centrorreformistas y batasunos acaban razonando igual: los crímenes no financiados por mi partido (o a los que mi partido no da el visto bueno) se solucionan "imponiendo", y con mano dura. Pero los crímenes (según la gran mayoría de peperos, el aborto es un asesinato y, por tanto, un crimen) financiados (o a los que mi partido da el visto bueno, aunque lo lamenten -¿acaso Otegi no lamenta igualmente todos los atentados de ETA?) por mi partido, (en el caso de ANV, "presuntamente") se solucionan "convenciendo" y comprendiendo las "razones" del criminal.

Vamos, que es "el partido" el que, para unos y otros, determina qué crímenes (puesto que tampoco un batasuno negará nunca que las víctimas de los atentados de ETA son seres humanos) son "tolerables" (y, por lo tanto, "no solucionables" con imposiciones) y cuáles "intolerables" (sólo se solucionan con mano dura).

Así que, teniendo en cuenta que refleja lo que piensa (para qué engañarnos) la inmensa mayoría de los asistentes, me atrevo a sugerir llevar esta pancarta a la manifestación del 17-O:

Y, si alguien les pregunta, díganle que significa "La represión no es el camino" y, mientras su interlocutor asiente complacido, recuérdenle que SÍ pueden llevarla, puesto que NO lleva el logo de ningún partido político; eso sí, recuerden que NO pueden llevar una pancarta como ésta:

..puesto que lleva el logo de un partido político (y, para más inri, la palabra "Dios"); y, aún menos, esta otra:

..por idénticas razones (y porque a algunos les recuerda que, para cerrar abortorios y entrullar abortistas, no es necesario juntar a ciento y la madre un sábado por la tarde; es más: les recuerda que el objetivo de unos es cerrar abortorios y, el de otros, apoyar a los partidos que los mantienen abiertos para luego -mientras inundan España con lágrimas de cocodrilo- pedir subvenciones con el noble fin de que nadie entre en ellos).

PS1: Así que, recuerden, padres de familia: ni hablar de obligar al niño a comerse la verdura. Que coma gominolas y hamburguesas a tutiplén. Y, cuando el niño tenga 9 años y pese 93 kg, échenle la culpa al Estado (o sea, a los demás), que el tío Jacques siempre tuvo soluciones (o sea, excusas) para todo.

PS2: Y que nadie piense que estoy sugiriendo que centrorreformistas y batasunos (aunque hablen igual cuando les interesa) sean iguales: los batasunos no intentan dar lecciones rajando todo el día contra el relativismo moral.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Otra más que puede venir a la manifa.


Doña María Teresa Fernández De la Vega, ya recuperada de su indisposición intestinal que, según dicen (aunque algunos sospechan otra cosa) ha necesitado de cirugía para solucionarse, ha manifestado, en rueda de prensa el pasado sábado tras el consejo de ministros en el que se le dio el pase a la reforma de la ley del aborto, que su deseo de que "ninguna mujer tenga que enfrentarse a la durísima decisión (sic) de abortar".

Dado que, como ya sabemos, don Benigno Blanco recalcó que cualquier abortista que quiera que haya menos abortos se sentirá plenamente identificado con las reivindicaciones de la manifestación del 17 de Octubre, el autor del blog se pregunta si doña María Teresa será invitada (y bienvenida) a hacer bulto por las calles de Madrid ese día.

Que, a tenor de lo explicado en su momento por don Benigno, en una manifestación contra una ley quepan también aquéllos que la aprobaron (una situación digna de un "gag" de los Monty Python) demuestra lo que ocurre cuando el teórico mensaje no sólo no se defiende, sino que se sacrifica en beneficio del número de asistentes (y, especialmente, para poder dar cabida a los que, quizás por ser el ojito derecho de la que tiene la llave de la caja fuerte, deben destacar por encima de todo).

Cortinas de humo buenistas (III): ¿Y tú qué haces por la causa?

Otra contestación con la que suele uno encontrarse al tratar con un bienpensante acorralado por la tozudez de los hechos y de las evidencias empíricas es una especie de recriminación automática (la que da título a la entrada), que parece implicar varias cosas por parte del que la dice:

1- En primer lugar, da por sentado que el que no está de acuerdo con él (o ella) no hace nada.

2- En segundo lugar, da por sentado que el que no hace lo que él (o ella) hace es porque no está haciendo nada (o, dicho de otro modo: "Sólo se puede hacer lo que yo estoy haciendo").

3- En tercer lugar, da por sentado que una hiperactividad incesante (se emplee en lo que se emplee) dará inevitablemente, como fruto, el fin perseguido tarde o temprano. Algo así como creer que intentar vaciar una piscina con un colador (mientras entra agua a la piscina a chorros) no sólo tiene un mérito enorme porque necesariamente implica un gran esfuerzo, sino que por fuerza tiene que funcionar.

A Edmund Burke, el político inglés al que muchos consideran padre del conservadurismo, se le atribuye una frase que ha quedado para la posteridad:

"Para que el mal triunfe, basta con que los hombres buenos no hagan nada".

Frase que ha sido malinterpretada por muchos, que creen que la solución a todo es no parar de hacer cosas. Pero es que Lord Burke, que vivió en una época en la que la hiperactividad compulsiva no debía ser una enfermedad tan extendida como ahora, no podía preveer que, en el Siglo XXI, nadie estaría haciendo "nada" porque todo el mundo estaría convencido de que hay que estar todo el rato haciendo "lo que sea".

Así que si Lord Burke hubiese vivido en nuestro tiempo, la frase hubiese quedado así:

"Para que el mal triunfe, basta con que los hombres buenos se pasen el día entero haciendo el tolili".

PS: La foto de arriba, por sorprendente que parezca, es de una campaña cuyo supuesto fin es detener un genocidio (y lo sé: son una monada, son gente encantadora, tienen las mejores intenciones del mundo y lo hacen gratis, pero ésa no es la cuestión). Quién sabe: quizás un número suficiente de abanicos de ésos convenientemente repartidos en Europa hace unos 65 años hubiesen hecho innecesario el desembarco de Normandía.

PS2: Ya que la visita de la portavoz de la plataforma DAV a la feria de Sevilla da para tanto material didáctico, y dado que allí se encontró y se tomó unos rebujitos con políticos de un partido que financia decenas de miles de abortos (según la portavoz de DAV, asesinatos), cada año con dinero público, el autor de este blog sugiere a la portavoz que el año que viene acuda a los carnavales de Tolosa (Guipúzcoa) a tomarse unos chiquitos de chacolí (y a repartir, por ejemplo, chapelas rojas con un corazoncito blanco) con Arnaldo, Joseba y Pernando, a cuyo partido acusan de financiar aproximadamente una docena de asesinatos anuales, también con nuestros impuestos.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Apártate, que me tiznas.

Sin duda, todos ustedes (al igual que yo) conocen a multitud de personas que aseguran creer que aborto = asesinato. Incluso es posible que algunas (pocas) de ellas digan, además, "oponerse a cualquier tipo de aborto". Y de éstas últimas, puede que alguna incluso no abortase, en su momento, a su hijo con síndrome de Down.

Pues bien, les sugiero la contestación que deben darle a la gran mayoría de sus familiares/amigos/conocidos la próxima vez que les aseguren creer que aborto = asesinato:

"Y unos cojones".

Y perdonen ustedes este exabrupto "celíaco" (de Camilo José Cela, por supuesto).

Enseguida lo van a entender. Sustituiré la palabra "aborto" por la palabra "asesinato", en cursiva, para que no quepa duda sobre la realidad que vamos a reflejar (porque, claro, todos sabemos que aborto = asesinato, ¿verdad?).

Verán: En España, hay "buenos" y "malos". Estos son los "malos":

Los "malos" apoyan, simpatizan con y/o votan a un partido cuyas siglas suele cambiar cada cierto tiempo (ahora las siglas son ANV). A ése partido se le acusa de ser una vía de financiación, con fondos públicos, de una banda terrorista (y digo "se le acusa" porque, dado que ninguna sentencia judicial firme ha aseverado tal cosa, no tengo más remedio; aunque no seré yo el que dude de la veracidad de tal acusación). Esta banda terrorista ha matado a (en números redondos) 1.000 personas en 50 años.

Para entendernos: A ANV se le acusa de financiar asesinatos con dinero público.

Éstos, en cambio, son "los buenos":

Los "buenos" apoyan, simpatizan con y/o votan a un partido que, cuando gobernó, permitió 500.000 asesinatos. Quizás, como no eran suficientes, el "partido de los buenos" legalizó unas píldoras para que se pudieran cometer asesinatos sin necesidad de quirófano. Eso costó (y sigue costando) varios cientos de miles más de asesinatos cada año. Además, el "partido de los buenos" defiende a capa y espada la ley que aprobaron los "regulares" y que supone otros cien mil asesinatos más cada año.

Y gran parte de esos asesinatos (decenas de miles al año, tirando por lo bajo) son financiados con dinero público por parte del "partido de los buenos".

Pero no se dejen engañar por los fríos datos. Ellos son "los buenos", y los otros "los malos". Vean, si no, al líder del partido de "los buenos" hacerle una carantoña a un encantador superviviente de la matanza.

Los "buenos", así, mientras afirman que un aborto es un asesinato, y votan a un partido que financia miles de asesinatos cada año con dinero público, se escandalizan de que, en las Vascongadas, haya gente que vote a un partido que, presuntamente (no seré yo quien me sorprenda si se confirma) financia a una banda terrorista que ha cometido 1.000 asesinatos en 50 años.

Es por ello que salen a la calle en masa a protestar cuando esa banda terrorista mata a una sola persona, sin excepción (algo muy loable, por otra parte). Tan ocupados e indignados están protestando, sin embargo, que se olvidan que, su partido (el de los "buenos") ha financiado ese mismo día (y como todos los días) varias decenas de asesinatos.

Pero ténganlo claro y presente: Ellos son "los buenos" y los otros, "los malos".

Es más, los buenos, mientras señalan con el dedo a "los malos" , recordando que nadie que se diga católico puede apoyar, votar o justificar a un partido que, presumiblemente, financia a una banda terrorista, y hasta reclaman a la Iglesia "mano dura" con los que apoyan al "partido de los malos", resulta que luego se irritan sobremanera (con acusaciones de "inquisidores" y "extremistas" incluidas) si alguien les señala lo inasumible que también sería para un católico el votar y apoyar a un partido (como el de los "buenos") que financia varios miles de asesinatos cada año con sus impuestos.

Y, por supuesto, no tienen empacho en alardear, de dar su apoyo a un partido como "el suyo", que financia en mes y medio más muertes que el partido "malo" en 50 años, mientras le echan la bronca a "los malos" (y mientras afirman que el aborto es un asesinato, claro).

Pero recuerden: Ellos son "los buenos", y los otros, "los malos".

Es más, los buenos, que tienen clarísimo que, ante los asesinatos de la banda terrorista, no se debe retroceder ni un milímetro ,ni hacer la más mínima concesión, cambian totalmente el disco cuando se trata de "protestar" contra los asesinatos financiados y/o consentidos por su partido (cientos de miles): lo de "no retroceder JAMÁS" desaparece, y se apela a "acoger, integrar y no excluir".

Pero aún hay más: los mismos "buenos" que reprochan severamente también a Pachi López, uno de los "regulares", haber aplicado, en su momento, el rollito ése de "acoger, integrar y no excluir" que tanto gusta a "los buenos" ahora y haberse sentado en la misma mesa que los "malos" (los que presuntamente financian a la banda terrorista), no tienen luego problema ninguno en desfilar tras la misma pancarta con alguno (de su partido, eso sí) que ha financiado con dinero público 6.000 asesinatos en un sólo año en Madrid.

Pero no se confundan: éstos son "los buenos". Y los otros, "los regulares", y "los malos".

Todo ello, repito, si se asume como cierta la premisa "aborto = asesinato", premisa que muchísimos "buenos" dicen tener por verdadera.

Así que, háganme caso: cuando alguno de sus conocidos/familiares/amigos diga no comprender cómo puede haber gente que apoye en las Vascongadas al "partido de los malos", pregúntenle a qué partido vota. Y si vota al "partido de los buenos", pregúntenle, además, si cree que el aborto es un asesinato.

Y si les dice que sí, denle otro soplamocos de mi parte.

PS1: Si se asume que aborto = asesinato (cosa que yo afirmo como cierta, faltaría más), resulta que sí existe, en España, un "mal menor" en cuanto a la vida y la muerte se refiere (las cifras lo demuestran)...y es ANV.

PS2: Tanto entre las filas de los "buenos" como en las de los malos hay gente que afirma que no le gustan los asesinatos (o asesinatos) y dicen apoyar a su partido con las mejores intenciones del mundo, para "cambiarlo desde dentro" y que así acaben los asesinatos (o los asesinatos) algún día. También, los "buenos" y los "malos" responden igual cuando les mencionas los asesinatos (o asesinatos) apoyados o financiados por su partido: "Esto es diferente. No se puede comparar".

PS3: Si este artículo le parece chocante, estrafalario o exagerado, entonces, desengáñese: usted no cree REALMENTE que un aborto sea un asesinato, por mucho que lo repita ante el espejo todas las mañanas unas tropecientas veces.


sábado, 26 de septiembre de 2009

Luego preguntan qué hacemos por "la causa".

Primero nos agradecieron, al considerarnos responsables de ello, el haber conseguido la incorporación del partido abortista más votado en las últimas elecciones a una manifestación supuestamente "provida", para defender la despenalización del aborto y la legalidad de las píldoras abortivas.

Ahora bautizan su campaña con el título de una entrada de este blog.

Para que vean que no es necesario ir por ahí a reuniones ni seminarios en Estados Unidos o Méjico para dar en el clavo.

Porque, por si no lo saben, el llamado "Octubre Rojo" no sólo fue el nombre que recibió el mes en el que se desencadenaron los acontecimientos que resultaron luego ser la condena a muerte de decenas de millones de personas en lo que luego se llamó "Unión Soviética" (igual que este otro "octubre rojo" está llamado a sembrar la confusión que puede condenar a muerte a muchos otros).

El "Octubre Rojo", en la novela de Tom Clancy sobre la que luego se basó la película homónima (que da nombre a la entrada en este blog arriba citada) era algo muy concreto que resulta muy apropiado en esta ocasión (y no sólo por las fechas y el color).

Exactamente.

El Octubre Rojo era, nada más y nada menos, un submarino.

Y no sólo eso.

Un submarino cuyos oficiales -incluido el capitán- tenían engañado y confundido a todo el mundo, incluida la tripulación (excepto, y permítanme la arrogancia, a los "buenos" de la película), en cuanto a sus verdaderas intenciones.

Así que , como comprenderán, me parece el mejor nombre que cierta campaña se podía haber autoadjudicado .

P.S: Decía Oscar Wilde (aunque dicen que la frase se la copió a De La Rouchefoucauld) que la hipocresía era el homenaje que el vicio rinde a la virtud. Imagino que una frase muy parecida podría hacerse respecto al plagio.

Antiabortismo homeopático.

La adopción (hace ya tiempo, para ser sinceros) por parte del llamado "movimiento provida" en España (lo siento, pero a estas alturas, me niego a asumir -y, especialmente, después de datos empíricos irrefutables- sin más que cualquiera que se coloque un cartel encima es lo que el cartel dice que es) del lenguaje batasuno (ya saben: el asesino es una víctima obligada a cometer su crimen por un estado opresor y malvado; y el asunto no se soluciona con "represión" sino con subvenciones a ciertas asociaciones que ya están haciendo fila para ello) es una especie de ovillo de esos que, cuando se empiezan a desenredar, parece no acabar nunca.

La "normalización lingüística" del movimiento provida español (a manos de los mismos que enarbolan la bandera de la lucha contra la "normalización lingüística" en Cataluña, las Vascongadas o Baleares, mientras -¿por qué será?- templan gaitas en Valencia y, últimamente, Galicia) no sólo ha traído consigo la obligatoriedad de aprender y hablar sólo en batasunés, sino también, como en el resto de "normalizaciones" la anatemización de los que aún se atreven a hablar en cristiano y llamar a las cosas por su nombre (igual que en Cataluña o las Vascongadas se tacha de "extremistas", "ultraderechistas" o de "querer romper la unidad y la convivencia" a los que se empeñan en que utilizar el español cuando y como les dé la gana).

[Inciso: La introducción al libreto "Cómo aprender batasunés en 30 minutos o menos" puede encontrarse en esta entrada del blog de Orisson]

La forma en que se encara y de la que hablan unos del aborto contrasta radicalmente con la forma de hablar y enfrentarse a otros asesinatos (el terrorismo de ETA, por ejemplo) . Por ejemplo, entresaco esta frase de un comentario, firmado por "María", en un blog:

"Si a esta manifestación sólo estuviera permitido ir a aquéllos que estamos contra todo tipo de aborto, íbamos a ser cuatro, con lo que no tendría sentido"

Es decir que, según María, el objetivo no es manifestarse contra todo tipo de aborto, sino, ante todo, juntar mucha gente en la calle. De hecho, observen si no, a Francisco José Alcaraz, a su mujer, a otra persona (un familiar, creo) y a nadie más hacer algo que "no tendría sentido" ante la Audiencia Nacional (imagen de la derecha).

Dicho de otra forma: los cuatro gatos que se han estado manifestando, en silencio (y con más que considerable riesgo para sus vidas, las de sus familias y su patrimonio) en los pueblos y ciudades de las Vascongadas contra todos los atentados de ETA (sin supuestos y sin excepciones) no eran más que una panda de panolis que se olvidaron de ir al penúltimo gran seminario sobre marketing y publicidad en la tierra del tío Sam.

Y lo mismo podemos decir de los pocos que se manifiestan en ciertas regiones españolas (muy jaleados, repetimos, en Cataluña, Vascongadas y Baleares, y más silenciados en Valencia y, ahora, en Galicia) exigiendo poder escolarizar a sus hijos en español o que les manden las notificaciones oficiales del centro de salud o de la biblioteca pública en este mismo idioma (casualmente, muy hablado en gran parte de España, si no en toda).

Pues resulta que no. Hete aquí que "los que saben de ésto" (por utilizar una expresión que me repite mucho una persona muy conocida dentro del "movimiento provida" con la que mantengo un cierto trato y un sincero afecto personal) han conseguido algo así como descubrir la rueda por segunda vez, y han dado con la clave de por qué la llamada "normalización lingüística" o la propaganda nacionalista y etarra campan a sus anchas mientras los cuatro gatos que osaron o todavía osan manifestarse en contra, no sólo son ignorados, sino vituperados y señalados con el dedo.

Resulta que el problema era que estas buenas personas se dedicaban a echarle cojones a la cosa y decir lo que pensaban, sin concesiones, en lugar de diluir su mensaje para así juntar más gente en la calle.

Efectivamente, si los que se concentran en las Vascongadas contra ETA, en lugar de ser tan radicales y "condenar a todo el mundo al infierno desde su pedestal", asumiesen esa genial estrategia de la "lucha por etapas", a estas alturas no sólo ETA sería un infausto recuerdo, sino que hasta Pachi López llevaría un pin con la bandera española en la solapa (en lugar de llevar la bandera del principal partido de la oposición en el Parlamento vasco).

Es que, claro, los que no han estado en Pittsburgh (o en Ciudad de Méjico, que me da lo mismo) aprendiendo a "transformar la sociedad" han sido tan burros de protestar ¡contra todos los atentados de ETA!, en lugar de empezar, por ejemplo, oponiéndose a que ETA mate vascos. Si hubiesen hecho esto, habrían sacado a la calle a mucha más gente y hubiesen "integrado y acogido, en lugar de excluir" a sus vecinos quienes, por arte de magia y por ósmosis, se hubiesen contagiado de la forma de pensar de los que sostenían la pancarta, volviendo a sus casas no cambiados, sino transfigurados.

Luego, la siguiente etapa habría sido esgrimir la inteligentísima artimaña de pedir a ETA que matase sólo guardias civiles, soldados y policías (españoles, claro, que los etarras son malos, pero no tontos, y se cuidan mucho de tocarle un pelo a la policía o al ejército francés), consiguiendo así "salvar vidas" (las de los no-vascos que no forman parte de los pomposamente llamados "Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado"). Los vecinos filoetarras de los manifestantes habrían acudido en masa a llenar las calles, volviéndose a contagiar así -por pura proximidad hombro con hombro- de la forma de pensar de los convocantes.

Y así sucesivamente hasta "convencer" (porque ya se sabe que "nada se consigue con la coacción") a todos los que justifican el terrorismo etarra en uno o varios supuestos con una exposición paulatina, pero creciente (primero a dosis homeopáticas, y luego cada vez mayores) de rechazo a los atentados de esta banda terrorista.

Pero resulta que los mismos que verían esta estrategia como absurda en cuanto al terrorismo y la normalización lingüística se refiere (y aplauden sinceramente a los que no retroceden un ápice en sus reivindicaciones en estos ámbitos), la ven como la gran panacea cuando toca hablar del aborto.

Porque, claro, contra los asesinatos de ETA no valen medias tintas. O estás contra todos o contra ninguno. Pero resulta que contra el aborto (cien veces más asesinatos en un sólo año en España que ETA en toda su historia) se puede estar un poquito, poco, bastante, mucho o totalmente. Y que, contra el aborto los principios no valen, sino los números (lo dicen, recordemos, "los que saben de esto").

Y, aunque veríamos como una barbaridad la asistencia del jefe de financiación de ETA a una manifestación de la AVT (y pensaríamos que, en este imaginario e imposible caso, a Francisco José Alcaraz o bien se le habría ido la olla, o bien se estaría riendo de nosotros), no sólo no movemos ni una ceja ante la asistencia del mayor finaciador de abortos de España a una manifestación autoetiquetada como "provida", sino que, además, le lavamos la imagen y empezamos a llamarle "exabortista" (aunque, que se sepa, no ha dejado de financiar abortos a día de hoy, y presumiblemente lo seguirá haciendo cuando asista-y después de asistir- a la manifestación).

Y así intentamos vender como una avispadísima artimaña lo que nosotros mismos contemplaríamos como una traición y una gran hipocresía en cualquier otro caso similar. Porque, claro, los "otros" son tan tontos que todavía no se han enterado de que vamos a reunir un millón de personas por las calles de Madrid con el truquito de invitar (y recibir con los brazos abiertos) a todos los abortistas de España a una manifestación a la que luego (je,je,je) vamos a llamar "provida".

Lo mismo decía el otro: "No contaron con mi 'astusia'".

jueves, 24 de septiembre de 2009

¿Cuántos abortistas hay en España?

Este sábado, 26 de Septiembre, varias asociaciones abortistas (del tipo ése de abortistas a las que no les importa reconocer que lo son, en lugar de recurrir al archisabido tópico del abortista que quiere pasar por provida, que no es otro que "yo estoy contra el aborto, pero...") han convocado una concentración en la Plaza del Museo Reina Sofía en Madrid.

No es difícil suponer que irán cuatro gatos (mejor dicho, cuatro gatas) y el zerolo de guardia para estos menesteres. Intentarán hacer mucho ruido y que les saquen en la tele, que es para lo que van: para que los medios de comunicación puedan dedicar tanto tiempo a una concentración de unas cuantas señoras con cara de casi ancianas tristes y solitarias (pero agresivas) como a una manifestación (la del 17 de Octubre) que se prevee casi millonaria en asistencia, dando así la impresión de que hay tantos a un lado como al otro.

Por supuesto, los "provida" (llamémosles así para simplificar, que ya ha habido y seguirá habiendo espacio y tiempo para precisar esto) se han apresurado a sacar músculo y a señalarles con el dedo, alegrándose de que quede en evidencia los pocos abortistas (a estas alturas, habría que precisar también qué entiende la gente por "abortista") que quedan en España, como hace uno de los organizadores de la marcha.

La realidad es que algunos andan tan obsesionados por demostrar que son capaces de juntar a mucha gente en la calle un día a una hora concreta que han olvidado ciertos detalles:

En primer lugar, que la manipulación flagrante (u "obscena", como dicen los cursis) de los términos "provida" y "abortista" provocará que haya más abortistas en las calles de Madrid el 17 de Octubre, en la llamada "marcha por la vida", que en la concentración abortista de mañana. O sea, que la versión correcta de la pregunta que algunos se están haciendo no es la que da título a la entrada, sino "¿Cuánta gente va a las concentraciones abortistas en España?"

Y segundo (y esto es el meollo de la cuestión), que a los abortistas les importa tres pepinos ser minoría aquí:


...siempre y cuando sean mayoría (o mejor aún, sean los únicos presentes) aquí:


Así que ya pueden algunos desgañitarse juntando hasta al rosario de la aurora por las calles de Madrid (y luego votando a partidos abortistas) que mientras la realidad en el Congreso de los Diputados sea la que es (y los diputados no teman por sus escaños, y la experiencia les ha demostrado que nada tienen que temer por ello), las leyes serán las que son y los abortorios seguirán abiertos, aunque el 26 de Septiembre se junten cuatro en la plaza del Museo y el 17 de Octubre un millón en la calle de Alcalá o donde quiera que sea la manifestación.

Porque lo mismo pasó en 1985: el aborto se despenalizó con la mayoría de los españoles en contra porque la mayoría de los diputados estaban a favor, y sabían que no les costaría el escaño (ni a su partido, el gobierno). Incluso los que votaron en contra entonces, se cambiaron de chaqueta (en cuanto al aborto se refiere) sólo un año después, demostrando así conocer muy bien a su electorado (que siguió votándolos a piñón fijo a pesar de ello).

Pero algunos no se han enterado que, por mucha gente que reúnas en la grada, de nada sirve si tu equipo no salta a la cancha. Es más, yo cambiaba las tornas sin dudarlo un momento:

Ojalá mañana despertase en una España en la que los 350 diputados (ni eso: me conformo con 200) fuesen "provida" de verdad (no "provida" de los de "yo estoy contra el aborto, pero...") y fuesen los abortistas los que juntan a medio millón o a un millón de personas por el paseo del Prado o donde les apeteciese (mientras se descojonan de los cuatro "providas" que se manifiestan ante el Museo Reina Sofía).

Ojalá mañana despertase en un país en el que los abortistas fuesen mayoría, pero fuesen tan ingenuos (o tan ciegos) como para organizar macromanifestaciones y después votar en masa a partidos provida con la intención de "cambiarlos desde dentro" y convertirlos en abortistas un siglo de éstos (todo ello mientras unos pocos abortistas con los ojos abiertos se desviven intentando hacerles ver lo absurdo de su conducta y los partidos abortistas sacan apenas unos cuantos miles de votos).

Ojalá despertase en una España en la que el partido provida votado en masa por los millones de abortistas (con la excusa del "bien menor") legislase sistemáticamente contra cualquier tipo de aborto mientras los abortistas lo votan porque tiene unos cuantos diputados que, a título personal, dicen estar "a favor del aborto, pero...".

Ojalá, en definitiva, viviese en una España en la que los provida, aunque minoría, fuesen los que hacen las leyes, mientras los proabortistas se dedican a repartir abanicos por la feria de Sevilla y a llenar la Gran Vía de globitos (mientras lo llaman "transformar la sociedad"). Ojalá viviese en una España en la que los abortistas ocupan las calles mientras colocan a los provida en el Parlamento.Y no les digo lo feliz que me haría escuchar frases como "¿Pero es que no te das cuenta que el bien menor evita el mal posible?".

Que no es tan difícil de entender, hombre...

PS: La pregunta, por tanto, de cuántos abortistas hay en España, queda respondida de la siguiente manera: los justos y necesarios en los lugares adecuados. Claro que, habría que preguntarse también para qué necesitamos "abortistas" en España, si con los "provida" nos bastamos y sobramos de largo para mantener los abortorios abiertos y funcionando a ritmo industrial.

PPS: La pregunta también podría responderse de forma incontestable con una triste estadística que, a mi juicio, lo dice todo: En España, entre el 90% y el 95% de los niños con Síndrome de Down son abortados por sus madres. Y eso da mucho que pensar...porque nadie creerá que sólo las mujeres que dicen estar a favor del aborto (o "en contra del aborto, pero...") se quedan embarazadas de niños con Síndrome de Down, ¿verdad?.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

La soga al cuello: crónica de un debate

La plataforma que organiza la manifestación supuestamente "provida" del 17 de Octubre (ésa tan sui generis a la que asistirá el mayor financiador de abortos de España, Juan José Güemes) está solicitando a José Luis Rodríguez Zapatero un debate público y televisado con la doctora Gádor Joya, portavoz de la misma.

¿Pero sobre qué sería el debate? ¿Sobre el aborto? Ni mucho menos. Sobre la "reforma legal del aborto", que suena parecido pero es algo muy distinto. El propósito del debate, así, no sería cantarle las cuarenta al presidente del gobierno (algo que, a estas alturas, casi se puede decir que está justificado independientemente del tema a tratar) porque en España se maten niños impunemente, sino porque se maten impunemente al amparo de una ley a la que el PP todavía no ha dado el visto bueno.

www.hazteoir.org/node/23785

De paso, la doctora Joya quiere que el presidente del gobierno conozca a "una mujer que haya sufrido la violencia del aborto". Algo que veo peliagudo y difícil. Porque "las mujeres que han sufrido la violencia del aborto" están todas muertas. Las mataron sus propias madres. Y, la verdad, no sé si, en España al menos, alguna ha sobrevivido para poder acompañarla en el plató.

Sinceramente, no creo que Zapatero acepte el debate. Entre otras cosas, porque, siendo un político cuyo único activo es (o ha sido) su imagen (los americanos llaman a estos políticos "empty jackets", "chaquetas vacías"), debatir con la doctora Joya sería muy loable y honesto desde el punto de vista intelectual, pero poco hábil desde el punto de vista político, al concederle al adversario una talla que hasta ahora le ha negado. Y sólo con eso, ya saldría ganando la doctora Joya y su plataforma, a pesar de que Zapatero la destrozaría en el debate.

Sí, han leído bien: Zapatero la destrozaría. No con argumentos sólidos, legales ni científicos (un terreno en el que la doctora Joya es indudablemente superior, pero que para el presidente del gobierno carece totalmente de importancia). Le bastaría con refrescarle a la audiencia la memoria con los datos sobre el currículum abortista del PP (500.000 abortos cuando gobernaron, con el mismo fraude de ley que con los gobiernos socialistas; favorables a la despenalización del aborto; legalización de las píldoras abortivas y de la destrucción de embriones humanos con fines experimentales) para luego pedirle explicaciones del por qué han ido de rodillas tras este partido (y sólo de este partido) "para que no se desmarcase de la marcha por la vida".

www.outono.net/elentir/?p=15788

Si el presidente del gobierno, además, hubiese tenido un día malo (cinco suspensos de la niña en el colegio de Suiza, Sonsoles dando la tabarra porque no funciona la depuradora de la piscina en la que bucea, lo que fuere...) y tuviese ganas de echar más sal en las heridas, pasaría a preguntarle a la doctora Joya el por qué del jolgorio en HO y DAV (plataformas que se definen como "provida") cuando Rajoy animó a los millones de simpatizantes del PP a que acudiesen el 17 de Octubre a la manifestación a defender la despenalización del aborto y la legalización de las píldoras abortivas, entre otras cosas.

www.hazteoir.org/node/23695

www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=4266

Si, además, esa noche al Barça le hubiesen metido cuatro o cinco en el Camp Nou, Zapatero no podría resistir, probablemente, la tentación de sacar un dossier (redactado por algunos de sus -según dicen- 666 asesores tras leer cuidadosamente el blog de don Manuel Morillo en Religión en Libertad) con los datos de abortos en la Comunidad de Madrid (la provincia de España en la que más se aborta) y preguntarle a la doctora cómo explica el hecho de que el mayor financiador de abortos de España, don Juan José Güemes (consejero de Sanidad de dicha comunidad) asista a la "marcha por la vida". Don José Luis aprovecharía para poner esa cara de buena persona sorprendida por las insinuaciones de su interlocutor que tan bien pone, rematando la faena con una estocada hasta la bola: "Pero si nuestro proyecto de ley 'sólo' contempla un plazo de catorce semanas, doctora...y ustedes se manifiestan de la mano de políticos del PP que defienden plazos de hasta 20".

www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/2009/02/08/53636143138/geli-y-guemes-garantizan-que-la-sanidad-no-sufrira-la-crisis.html

El infortunio definitivo de la doctora Joya (quien, para entonces, estaría preguntándose quién quiere hacerle la cama dentro de su plataforma para haberla metido en este lío) podría llegar si, mientras intenta balbucear una respuesta coherente (en el sentido fonético de la palabra, no en el intelectual porque eso es imposible) a esa pregunta, a don José Luis (que, a esas alturas, andaría ya algo distraído, sabedor de su victoria) le diese por acordarse de los editoriales que últimamente le dedica El País (y en portada, para más inri). Aguijoneado e irritado, el presidente le recordaría a la doctora las palabras de Benigno Blanco (sin omitir, claro está, su condición de secretario de Estado en un gobierno de Aznar) en una entrevista a Religión en Libertad, según las cuales cualquiera que quisiese que hubiese menos abortos podría ir a la manifestación, por muy abortista que fuese.

www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4389

Don José Luis pediría entonces, con esa voz y ademán tan gentiles que tiene cuando quiere, permiso a la doctora para que los miembros del Consejo de Estado y la ministra de Igualdad (quienes, justo es decirlo, no han financiado ni de lejos tantos abortos como el señor Güemes) pudiesen encabezar la manifestación, dado que el propósito de la necesaria (para él, claro) "ley Aído" es que haya menos abortos, tal y como ha recalcado el informe del Consejo de Estado.

www.libertaddigital.com/sociedad/el-consejo-de-estado-dice-que-espana-es-un-paraiso-del-turismo-abortista-1276370868/

Minutos después, el presidente del gobierno, tras arrodillarse para despedirse de la doctora Joya (ya que doña Gádor, para esos momentos, llevaría un buen rato escondida bajo la mesa), comprobaría cómo, entre los dossieres de la carpeta que sus asesores le habían preparado para el debate, había también una (amplia) colección de fotos de su interlocutora en el debate con políticos del PP en la feria de Sevilla (porque hay gente que tiene la mala suerte de encontrarse una y otra vez, y de forma fortuita, con los políticos del mismo partido, a pesar de estar deseando -faltaría más- poder hablar con tirios y troyanos; y claro: los socialistas, que tienen muy mala leche, no perdonan una) de la que, en ningún momento ha tenido que echar mano.

www.flickr.com/photos/hazteoir/sets/72157617449156134/detail/

Mirando atentamente las fotos mientras entraba en el coche, observaría, en muchas, la presencia de un abanico rojo con un corazoncito blanco. Entonces, recordando que un padre es un padre, a fin de cuentas (aunque la niña suspenda cinco), llamaría a Bibiana para que le trajese unos cuantos de la manifestación, que la nena iba a quedar guapísima en las fotos con ellos haciendo juego con su nueva bata de cola.

Y olé.

PS: Mi primer impulso al leer el titular "Gádor Joya reta a Zapatero a un debate", fue ¿y por qué no a Rajoy?. Lógicamente, tras leer la letra pequeña, y comprobar que el debate versaría sobre la "reforma legal del aborto", entendí que ningún sentido tendría un debate entre Rajoy y la doctora Joya acerca de este aspecto.



martes, 22 de septiembre de 2009

Cortinas de humo buenistas (II): "Lo hago gratis".

Permítanme que comience esta entrada pidiendo disculpas, puesto que la frase que la encabeza parece sugerir un tema distinto (algo guarrindongo, mayormente) al que pretendo tratar.

En efecto, cualquiera que, acuciado por las inexcusables y perentorias necesidades fisiológicas que todos tenemos, no haya tenido otro remedio que entrar a un urinario público (o al de cualquier bar o restaurante de carretera) habrá podido leer esta frase escrita en la puerta, acompañada del pertinente número de teléfono, que suele pertenecer al amigo (o amiga) a quien se quiere gastar la broma (todo ello mientras se intenta guardar el equilibrio necesario para evitar el contacto entre la epidermis y el retrete). Y, si nunca ha tenido que pasar por esta penosa (y, en ocasiones, accidentada) experiencia, seguro que ha podido leer frases similares a esta en los anuncios clasificados de diarios tan católicos (aunque no por ello menos acordes con los tiempos que corren) como La Razón o ABC.

Pero, evidentemente, no vamos a tratar estas espinosas y comprometidas acepciones de esta frase, sino otra: Cómo los millonarios que nos metemos en internet a escribir lo primero que se nos ocurre (y, normalmente con la única intención de fastidiar) nos encontramos con que, a veces, es imposible continuar una sana discusión, ya que ésta es invariablemente interrumpida por la malintencionada alusión al voluntariado de unos (ellos) y a la condición de mercenarios de otros (nosotros).

Esto, que es algo así como la versión dialéctica del boxeador que, incapaz de devolver los golpes al contrario se abraza a él para interrumpir y enmarañar el combate con el único fin de evitar que le caiga la "yoya" definitiva, carece absolutamente de lógica; por la sencilla razón de que la verdad (o no) de lo que se afirme nada tiene que ver con la condición de multimillonario vividor o de sufrido e insomne idealista que presta su tiempo a cambio de nada del que así opine.

Como si jugar gratis al fútbol (algo que yo he hecho toda la vida) convirtiese en gol cada balón que tocas (doy fe que no es así) y prohibiese a tus compañeros de equipo echarte la bronca cuando fallas un gol a puerta vacía (toda una experiencia, créanme); es precisamente el desahogo económico de algunos el que nos permite ir por la vida diciendo lo que nos da la gana, sin miedo a pisarle los callos a nadie (algo así como Fernando Fernán-Gómez, pero con menos desparpajo).

Por supuesto, los que utilizan esta excusa dan por sentado que los que les llevan la contraria (una costumbre que yo pensaba que era muy sana en una democracia, hasta que te das cuenta que son precisamente los mayores defensores de la democracia los que peor llevan las opiniones distintas a la suya) reciben ingentes cantidades de dinero de no se sabe quiénes por fastidiarles el día contándoles algo así como que los Reyes Magos son los padres. El razonamiento parece ser "Si yo, que digo esto, no gano un duro y apenas llego a fin de mes, éste, que sostiene lo opuesto, debe estar cubierto de oro". Algo que, como se puede suponer, tampoco tiene la más mínima relación; cualquier padre de familia sabe perfectamente que los seres humanos no necesitamos estímulo pecuniario alguno para contradecir al prójimo, con razón o sin ella.

Justo es reconocer que, en el caso de un servidor, han dado de lleno en la diana en lo que a la pasta gansa se refiere, pero en lo que quiero incidir es que, tanto las premisas como el método de razonamiento son erróneos (aunque ya se sabe que hasta los relojes parados aciertan dos veces al día).

Es por ello que resulte perfectamente comprensible que me desagrade sobremanera que el hecho de que algunos tengamos el dinero por castigo sea utilizado como elemento de distracción en cualquier berenjenal dialéctico en el que me meto. Como si los que ganamos un pastón por opinar en internet no tuviéramos derecho a dejar escrito lo que pensamos ni a discutir de lo que nos dé la gana con quien tengamos a bien hacer.

Además, por lo que uno puede comprobar, al final todo se acaba sabiendo; parece ser que corre el rumor que en la reciente negociación entre el F.C. Barcelona y su indiscutible estrella, Lionel Messi, para ampliar el contrato de éste, hubo momentos harto delicados y tensos al exigir el futbolista argentino un aumento estratosférico en sus emolumentos para igualarlos a los de "un activista de AES". Menos mal que don Joan Laporta sacó a los subalternos del albero, cogió la muleta y, tras una portentosa exhibición de mano izquierda, consiguió que el mago del balón se conformase con el sueldo medio de un bloguero carlista (unos once milloncejos de euros anuales, para más señas).

PS: Aprovecho para señalar que, como se puede comprobar, incluso los que tenemos dinero a espuertas somos víctimas (como acertadamente me recalcó mi amiga Paris en uno de nuestros "rendezvous" ludópatas en Las Vegas) de una sociedad injusta y maltratadora que nos empuja a la frustración, al ostracismo y a la infelicidad. No íbamos a ser menos que el resto de la humanidad.

lunes, 21 de septiembre de 2009

A la caza (política) del Octubre Rojo.

Han perdido el pudor definitivamente. Saben que tienen sus votos tan asegurados que no les importa reírse de ellos abiertamente y en sus propias narices. Tienen en sus manos el reparto de las subvenciones y saben que serán mimados y bienvenidos por los que las buscan, de los que se aprovechan sin pudor (con la complacencia servil de éstos) para realizarse un "lifting" facial político.

Juan José Güemes, el consejero de Sanidad de la comunidad autónoma española en la que más abortos se realizan, tanto en números absolutos como relativos (Madrid), y que financió con dinero público la muerte de casi 6.000 nascituri en el 2007, ha confirmado su asistencia a la manifestación más "despolitizada" que ha visto España desde que se pintaron los búfalos de las Cuevas de Altamira.

[Inciso: Del "Neodiccionario provida políticamente correcto":

Politizar: 1. Hablar mal del PP; 2: Hablar de partidos provida; 3- En general, poner al PP en evidencia.

Despolitizar: 1-Hablar bien del PP; 2: Vetar a los partidos provida; 3- Hacer propaganda y elogiar abiertamente a los políticos del partido abortista más votado en las pasadas elecciones europeas.]

Don Juan José, que es algo así como el "bulldog" de Esperanza Aguirre (tanto por sus rocosos rasgos faciales como por sus incisivos comentarios, muy desacostumbrados en el ala centrorreformista del progresismo), y que demuestra que, en España, el que no pone al PSOE de vuelta y media (y hasta recreándose en la suerte, si se tercia) es porque no quiere (recuerden su gracieta sobre que los famosos "brotes verdes" que, según la ministra Salgado, empezaban a surgir en la economía española, eran de marihuana y se los había fumado el gobierno), nos desveló (sin complejo alguno y sin ambigüedades de ningún tipo, para que luego digan) en La Vanguardia, en Noviembre pasado, cómo era favorable al aborto y partidario de una ley de plazos (admitiendo que le parecía tolerable cualquier plazo que no sobrepasase la vigésima semana de gestación; recordemos que la "ley Aído", tal y como está proyectada ahora, establece un plazo libre para abortar de "sólo" 14 semanas):

www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/2009/02/08/53636143138/geli-y-guemes-garantizan-que-la-sanidad-no-sufrira-la-crisis.html

La noticia de la asistencia de este político abiertamente abortista a la manifestación ha sido celebrada y destacada (como la de otros políticos del partido abortista más votado en las pasadas europeas) por los "despolitizados" convocantes de la misma, quienes, pudorosamente (son ellos, y no el PP, los que parecen "tener complejos"), omiten sus declaraciones en La Vanguardia en Febrero pasado:

www.hazteoir.org/node/23900

Como pueden comprobar, no faltan, entre los comentarios a la noticia, los "enteraos" que, en seguida, se prestan a señalar la incoherencia que supone que un político partidario, no ya de la despenalización del aborto, sino de una ley de plazos incluso peor que la "ley Aído", acuda a una manifestación supuestamente "provida". Menos mal que todo el mundo sabe que estos aguafiestas son "activistas de grupúsculos liberticidas" y tampoco faltan las almas cándidas que quieren ver en don Juan José al primer abortista converso merced al Octubre Rojo de Madrid.

Cada día que pasa se va entendiendo mejor por qué (y con qué intención) Benigno Blanco aseguró, en una entrevista a religionenlibertad.com, que cualquier abortista podría sentirse cómodo en la manifestación. Por si no quedaba claro, a estas alturas de la película, a quiénes se les quería abrir de par en par las puertas de la manifestación (mientras a asociaciones y partidos provida se les cerraba a cal y a canto, por cierto), don Juan José Güemes (a quien, por cierto, podemos ver en la imagen de la izquierda promocionando tres condones por un euro en el metro de Madrid) nos lo ha dejado claro de forma irrebatible.

Pero ya saben que la culpa de todo la tenemos otros por tener memoria y no desconectar el cerebro cuando nos enseñan una pancarta con un eslogan bonito. Y, sobre todo, por haberlas visto venir y haber dado en el clavo desde el primer momento (que es lo que nunca se perdona).

Y es que, como dicen en la web de la plataforma Vida y Mujer (www.vidaymujer.es/inicio.htm), cuando el pragmatismo sacrifica los principios, la conciliación se convierte en oportunismo. Y, al final, será una manifestación abierta a todos...excepto a los que deseen abolir la actual legislación abortista (a los que le metan el dedo en el ojo al PP, vamos).

PS: Si algún lector se ha sobresaltado ante la posibilidad de que su hija adolescente pueda sacar tres condones de una máquina del metro de Madrid con un euro, que duerma tranquilo: si esos "condones de todoacien" se rompen, su hija podrá matar a su nieto con una píldora abortiva financiada con sus impuestos y generosamente repartida a las menores de edad (sin conocimiento de los padres) por el Ayuntamiento de la capital, dirigido, como todos ustedes saben, por el yerno de don José Utrera Molina.

Dame pan y llámame "maricomplejines"

Los que dicen que "la derecha no sabe hacer propaganda" deberían replantearse las premisas de las que parten (suponiendo que realmente se crean lo que dicen y que no estén intentando tomarle el pelo al personal, que ésa es otra).

Dan por sentado que "la derecha" (el PP, obviamente) no defiende unos valores y unos principios porque le da miedo, sin pararse a pensar que quizás no los defiende porque no quiere (entre otras cosas, porque no son sus valores). Por supuesto, cuando el PSOE hace lo que hace, dan por sentado que es porque el PSOE es así, y ni se les ocurre pensar que Zapatero pueda ser un católico miedoso que intenta no caer mal a los progres.

Dan por sentado que "la derecha" hace lo contrario de lo que sus votantes esperan "por complejos", sin pararse a pensar que quizás lo hagan porque sencillamente les apetece y por que es lo que quieren hacer. Por supuesto, cuando el PSOE hace lo contrario de lo que predica, tienen clarísimo que se trata de un engaño, y no lo achacan a que el PSOE "tenga complejos".

Dan por sentado que, en el seno del PP hay dos corrientes ideológicamente opuestas, mientras quizás no haya otra cosa que grupos opuestos en la lucha por el poder que comparten la misma ideología.
Dan por sentado, además, que en el PP dicen una cosa y hacen lo contrario, no porque les estén tomando el pelo (¡je! a ellos les vas a engañar, con lo que se ríen de la supuesta ceguera e ignorancia de los votantes socialistas mandando SMS "al gato"), sino porque a los del PP les da vergüenza hacer lo que realmente quieren hacer. Por supuesto que, cuando los del PSOE dicen una cosa y hacen la contraria, saben perfectamente que es porque son más falsos que Judas, y ni se les ocurre achacarlo a que los pobres socialistas sufran un problema de timidez que les impide ser honestos. buenos gestores o respetuosos con los que piensan distinto cuando, en realidad, están deseando serlo (y, por supuesto, en ningún momento piensan que al PSOE se le pueda "volver bueno" votándolo en masa, sino todo lo contrario).

En definitiva, dan por sentado que hay un "PP bueno" y un "PP malo", y que hay que "apoyar al PP bueno" (mientras, curiosamente, el "PP malo" hace y deshace a su antojo). ¿Y cómo se apoya al PP bueno? Pues votándolo, por supuesto. Si votamos al "PP bueno", le ganará al "PP malo" y se hará con el control de la situación (pero, ¡ojo!, primero hay que votarlo, no se os olvide). De hecho, los partidarios del "PP bueno" meten en la urna una papeleta con el siguiente logo:




En cambio, resulta que, curiosamente, la papeleta del "PP malo" lleva este logo (el cual, como pueden comprobar, se parece sospechosamente al anterior):


Es más, se rumorea (aunque esto está por confirmar) que el "PP malo" coloca, con el consentimiento del gobierno (sin duda, gracias a los contactos de Gallardón con Bono y otros socialistas) sus papeletas en el mismo montón que las del "PP bueno". Y para colmo de desfachatez, en lo que, sin duda, es una conspiración en toda regla, las papeletas del "PP bueno" y el "PP malo" llevan, no sólo un logo prácticamente idéntico, sino los mismos nombres (y en el mismo orden) en la candidatura.

El pasado 7 de Junio, después de votar al "PP bueno", millones de españoles vieron cómo el líder del "PP malo" les agradecía su respaldo desde un balcón. Según él, el resultado de las elecciones "avalaba la estrategia del congreso de Valencia". Por supuesto, los millones de votantes del "PP bueno" (recordemos: papeleta prácticamente idéntica a la del "PP malo") negaron haber avalado nada de eso, pero es que no habían entendido lo dicho por el líder del "PP malo": lo que quería decir el lider del PP "malo" (recordemos: papeleta prácticamente idéntica a la del "PP bueno") con esas palabras no era "a la gente le gusta la estrategia del Congreso de Valencia", sino "¿véis como nos siguen votando a pesar del Congreso de Valencia?". Todo ello mientras a su lado, el hombre-anzuelo y la mujer-anzuelo del partido sonreían misteriosamente.

Y si , después de esto, todavía no han entendido en qué consiste esta especie de tocomocho, ya no sé qué más hacer para explicárselo.

Directo al mentón.


Lo dijo para que el que quisiera entenderle pudiera hacerlo. Varias décadas después, el que por entonces era su discípulo más joven, todavía recordaba la frase (sencilla y penetrante igual que una flecha):

"La verdad os hará libres" (Juan 8:32)

Y dijo "libres", no "simpáticos".

domingo, 20 de septiembre de 2009

Ovación y vuelta al ruedo.

El pasado jueves 18 de Septiembre, en el partido de cuartos de final del Campeonato de Europa de baloncesto entre las selecciones de España y Francia, las cámaras de la cadena de Milikito captaron una curiosa imagen: Una bandera del PNV con un toro de Osborne. La estampa resultó tan impactante que incluso consiguió algo inédito: que Andrés Montes permaneciese callado durante unos cuatro segundos, aproximadamente.

Se puede ver el vaso medio vacío o medio lleno; ¿es la señal definitiva de resignación ante el racismo paleto de Sabino Arana como parte del paisaje nacional, o es un manotazo de autoridad encima de la mesa?

En cualquier caso, sólo con pensar (sin ir más lejos) cómo se le tuvo que erizar la ensaimada capilar a don Iñaki al enterarse de esto (suponemos, lógicamente, que no tenía el menor interés en ver un partido entre España y Francia, dado que las dos no podían perder) ya hay que agradecerle la idea al propietario de la enseña.

Eso sí, el partido no era precisamente en Bilbao o en San Sebastián, sino en Katowice (Polonia). Pero todo es empezar.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Bous al carrer (I)


"No sé cuál es el secreto del éxito, pero sí conozco la causa de todos los fracasos: Intentar complacer a todo el mundo".

Bill Cosby.


La colección de jerseys del adorable doctor Huxtable eran la prueba de que Bill decía la verdad.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Cortinas de humo buenistas (I): Las buenas intenciones


Te invitan a dar tu opinión y, cuando no les gusta, se ponen como basiliscos y te acusan de querer amargarles el gran día, el gran proyecto o la gran causa.

La sonrisa y el buen rollo (que no eran sino formas de mendigar un elogio) se tornan rasgado de vestiduras y mesado de barbas. "¿Cómo osas criticarme cuando mis intenciones son las mejores del mundo?". O, mejor aún, "¡Encima que he trabajado tanto por esto".

Porque parece ser que algunos creen que las buenas intenciones convierten lo malo en bueno o el error en acierto. O te hacen inmune a la crítica y a las equivocaciones. "Si tengo las mejores intenciones del mundo, no puedo fracasar", piensan, repitiendo el mantra de algún libro de autoayuda.

Pues todavía no se sabe de nadie que, saliendo de Madrid y siguiendo la carretera de La Coruña, se haya plantado en el Cabo de Gata, aun llevando las mejores intenciones de llegar allí.

"Algunos dicen: hagamos el mal para que venga el bien. Estos bien merecen la propia condena" (Romanos 3:8),

Lo dijo San Pablo, un fundamentalista, obviamente anclado en el pasado, que hoy merecería ser anatemizado por los apóstoles de las celebraciones festivas, acogedoras e integradoras. Es más, según he leído, era un extremista de tal calibre que (parece ser que debido a una insolación, un golpe de calor o algo así), en lugar de luchar por el ecumenismo, se le metió en la cabeza que tenía que convertir a todo quisque a su religión.

Pero hay berenjenales en los que ya nos meteremos otro día.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Rajoy provoca que HO retrate el 17-O

.

Don Alejandro Campoy, "consigliere" de la plataforma (creo que lo he dicho bien) HO y, por lo que él cuenta, el currante que está llevando el peso de la organización de la manifestación contra el PSOE del 17-O (que será aprovechada por cientos de miles de españoles para protestar contra el aborto) ha tenido la amabilidad de dedicarme hoy la entrada de su blog, felicitándome, además, porque, según él, ha sido un servidor el que ha obligado a Rajoy a "rectificar" (aviso: la postura de Rajoy y del PP ante el aborto es la misma de siempre):

http://blogs.hazteoir.org/ragnarok/2009/09/17/activistas-de-aes-promovieron-la-rectificacion-de-rajoy/

El pasado 29 de Marzo, por la tarde, el presidente del gobierno convocó un consejo de ministros (era domingo por la tarde) para decretar la intervención de la Caja de Castilla-La Mancha por parte del Banco de España, en una flagrante maniobra para restar espacio en los medios (especialmente en las portadas de los periódicos) del día siguiente a la manifestación contra la reforma de la ley del aborto que había tenido lugar por la mañana. Lógicamente, la maniobra de "contraprogramación" (evidentemente, negada por el gobierno) fue dura y justamente criticada, entre otros, por Ignacio Arsuaga, presidente de la plataforma mencionada.

El pasado 8 de Septiembre, el semanario lanacion.es desvelaba la convocatoria, por parte del PP, de su convención nacional en Barcelona del 16 al 18 de Octubre; "contraprogramando" tan descaradamente la manifestación del 17-O, el PP parecía prestarse de nuevo a hacerle el "trabajo sucio" a otros (como cuando Ruiz-Gallardón se querelló contra Jiménez-Losantos, por ejemplo). Don Alejandro se despachó a gusto (como suele hacer) contra el PP por semejante ocurrencia, y aproveché para manifestar mi deseo de que se le reprochase al PP su maniobra para quitarle espacio en los medios a la manifestación del 17-O igual que al gobierno se le criticó en su momento.

La iniciativa de HO no ha sido reprochar al PP que contraprogramase la manifestación, y punto, sino reprocharle al PP que no se sumase a ella detalle este último en el que don Alejandro no parece haber caído. Como tampoco ha caído en lo chocante que resulta que los organizadores de una marcha supuestamente provida corran tras el partido abortista más votado en las pasadas europeas para que la encabece,y hasta le echen la bronca por no sumarse a ella (como si su papel fuese el hacerlo), cuando lo normal es que un partido abortista no quiera saber nada de una marcha provida. En cambio, el pasado 29 de Marzo, en ningún momento se le reprochó al PSOE que no sumarse a la marcha, sino hacer la reunión del consejo de ministros un domingo por la tarde con evidentes intenciones.

En cambio, lo que le han exigido al PP, y por lo que se han felicitado los organizadores de la autoproclamada como marcha más apartidista que se ha visto en España desde los tiempos de Viriato, es que mostrase públicamente su apoyo a la misma (algo que otros muchos han querido hacer en los medios y se les ha prohibido, y si no me creen, pregunten en la Coordinadora Navarra por la Vida). El subconsciente, así, traiciona a don Alejandro, ya que parece ser que confunde mi deseo (mostrar coherencia reprochando ahora al PP lo que se le reprochó al gobierno en Marzo) con los suyos y los de sus colaboradores en la plataforma (que el PP se sumase a la manifestación).

Por cierto, que la prohibición a la Coordinadora Navarra por la Vida a hacer declaraciones de apoyo a la manifestación parece ser que se debe a que sólo los delegados de DAV pueden hacer tal cosa (currar, puede currar todo el mundo, pero salir en la prensa sólo los delegados de DAV). El jolgorio desatado en HO al animar Rajoy a los simpatizantes del PP a acudir a la manifestación (y que, al contrario que al resto del universo, no sólo se le prohíba, sino que se le exija exhibir públicamente su apoyo) me obliga a preguntarme desde cuándo es Mariano Rajoy delegado de DAV.

Pero en lo que don Alejandro no ha caído tampoco es en que el entusiasmo que ha despertado entre los organizadores el apoyo del presidente del partido abortista al que votan en masa los "provida" españoles, que anima además a sus simpatizantes a acudir a Madrid el 17-O a "defender nuestra postura" (despenalización del aborto, legalización de píldoras abortivas y legalización de la destrucción de embriones humanos para experimentación) retrata perfectamente a la manifestación (que no a la mayoría de los asistentes).

Así que, don Alejandro, he fracasado en mi deseo de que a Rajoy, simplemente, se le reproche contraprogramar el acto, pero me achaca usted que yo sea el causante de que hayan tenido ustedes la bondad de aclaranos en qué consiste el aquelarre centrorreformista del 17-O al felicitarse porque Mariano Rajoy haya animado a los millones de simpatizantes del PP a acudir a defender la despenalización del aborto, la legalidad de las píldoras abortivas y la legalidad de la destrucción de embriones humanos con fines experimentales ("defender nuestra postura", recuerde).Y que, encima, usted interprete que eso como "el compromiso que cabe exigirle al PP en defensa de la vida humana" le retrata aún más.

Así que, don Alejandro, si usted me achaca el haber sido uno de los que han puesto todo esto en evidencia, me llena usted de "orgullo y satisfacción", porque eso, y no otra cosa, pretendemos más gente de la que usted cree y de la que usted querría.

Don Alejandro, quizás porque se sorprende de haber descubierto que, además de gente cuyas simpatías políticas determinan su forma de pensar, haya gente cuya forma de pensar determine sus simpatías políticas pasa, en un ejercicio de proyección freudiana, a tachar a otros de ser, no personas con ideas propias que las expresan con mayor o menor claridad o acierto, sino activistas al servicio de un partido.

A continuación pronuncia una "fatwa" contra lo que él llama "grupúsculos de extrema derecha", en la que suplica al respetable que se tape los oídos y los ojos en cuanto vea o lea opiniones distintas a las suyas (especialmente si ponen en evidencia lo que todos hemos visto y oído estos días). "Lejos de vosotros la funesta manía de pensar", podría haber pedido también don Alejandro a todos los españoles bienpensantes.

Lo cierto es que la táctica de la conspiración coordinada de "laxtremaderecha" es la misma que utilizan los jerifaltes socialistas y de otros partidos de izquierda cuando se les pone en evidencia, así que imagino que don Alejandro la utiliza porque, de pronto, se ha visto en la misma tesitura. Por otro lado, simplemente cambiando "AES" por "PP" en el artículo de don Alejandro, les saldrá un discurso que podrían firmar los mismísimos Pepiño Blanco o Javier Arzalluz.

PS: Don Alejandro ha tenido esta vez la prudencia de no admitir comentarios a su "fatwa" (por cierto, que en la web de HO se ha producido un borrado generalizado de comentarios). Se ve que la libertad de expresión está muy bien para exigírsela a Zapatero y al PSOE, pero no para otras cosas.

PSS: Huelga decir que el partido Alternativa Española (AES) - que, recordemos, metió a Morín en la cárcel, ha sentado a otro médico abortista en el banquillo y hasta consiguió que los abortorios de Madrid cerrasen durante un día- no ha dicho aún esta boca es mía sobre la manifestación. Lo que sí parece claro es que el contraste entre que unos pocos, con pocos medios, cierren abortorios y metan abortistas en la cárcel mientras otros muchos, con grandes medios, se dediquen a tener a la gente entretenida con globos de colores por la calle ("transformar la sociedad", lo llaman) no parece gustar a algunos.

Y es que la Gorgona del buenismo sigue sin soportar el verse reflejada en el espejo de la evidencia.


¿Hipocresía de quiénes?


Lo primero que le viene a uno a la cabeza (a muchos no, por descontado) al ver esta foto es algo así como "¡Qué hipócritas son!".

Pues la foto se tomó en un acto electoral del PP en Málaga.

O sea, que Mariano Rajoy está donde tiene que estar. Nada se le puede recriminar por asistir a un acto de su partido.

Es hora de dejar de echarle la culpa de todo a políticos que están donde están (y estuvieron donde estuvieron) simplemente porque otros así lo han decidido.

No puede uno quejarse de las consecuencias mientras apoya las causas (copyright de Vázquez de Mella); es como tirar a propósito a alguien desde un quinto piso, pero afirmando que no queremos que se rompa ningún hueso.

Si estas buenas señoras han votado al partido a cuyo acto electoral están asistiendo, deberían pararse un momento a pensar que los abortorios que hay en Málaga, a cuatro pasos de su casa, como quien dice (y en el resto de España) permanecen abiertos con su inestimable colaboración.

Por mucha camisetita que lleven y por mucha sombrillita roja con corazoncito blanco que hayan llevado a la playa de La Malagueta este verano.

Y, por supuesto, preferimos pensar que la incoherencia, aunque palpable, es involuntaria (ceguera) y no lo contrario (hipocresía).

Enlace a la entrada del blog de don Manuel Morillo en la que se pueden leer más datos interesantes (y apabullantes): http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4531

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Los "noalaguerra" del PP


Hace unos días, los soldados españoles atrincherados (sí, atrincherados) en Afganistán tuvieron que repeler a tiro limpio un ataque enemigo (según la ministra de Defensa, de unos rateros que pasaban por allí), matando a varios sin sufrir ninguna baja.

Ante la enésima evidencia de que nuestros soldados en Afganistán están inmersos en un conflicto bélico, enseguida se empezaron a oír las lógicas reclamaciones de coherencia a los subvencionados millonarios que capitanearon las manifestaciones contra la guerra de Irak (la segunda, por supuesto); como era de esperar, su silencio fue tan atronador como bullanguera su palabrería cuando el gobierno era de otro color.

El 17 de Octubre, en Madrid, asistiremos a la versión "pepera" del "noalaguerra", encabezada por un ex-secretario de estado del PP (Benigno Blanco) y un sobrino de Rodrigo Rato (Ignacio Arsuaga). A pesar de las evidentes diferencias estéticas que muestran las imágenes que encabezan esta entrada, las similitudes y paralelismos son innegables.

1-Al igual que a los "noalaguerra" les molestaba sólo el conflicto bélico al que un gobierno del PP mandó soldados (que ni siquiera llegaron a necesitar entrar en combate), a los "noalaborto" les molesta, no el aborto, sino una ley abortista en concreto (casualmente, la única que, en este momento, cuestiona el PP).

2- La preocupación que mostraron los "noalaguerra" por la muerte de inocentes en la guerra de Irak contrasta con su absoluta indiferencia ante los que mueren en conflictos bélicos apoyados por gobiernos del PSOE (Afganistán, entre ellos). Igualmente, los "noalaborto" muestran la misma indiferencia ante la suerte de los inocentes asesinados al amparo de leyes aprobadas por gobiernos del PP (legalización de píldoras abortivas, Ley de Reproducción Asistida) o no cuestionadas por este partido (como la despenalización del aborto). Es más, igual que los "noalaguerra" actúan como si no hubiese guerras en el mundo ahora que gobierna el PSOE, los "noalaborto" hablan como si, en España, nunca hubiese habido aborto hasta que nombraron ministra a Bibiana Aído.

3- Por supuesto, al igual que el interés de unos por las guerras (incluso por la única que les parecía intolerable) se esfumó en cuanto el PSOE llegó a la Moncloa, se esfumó, en su momento, la oposición de otros al aborto cuando gobernó el PP; y, a nadie extrañará, que cuando (más pronto que tarde, apuesto) vuelva a gobernar el PP, los "noalaborto" encontrarán tolerable y aceptable lo mismo que les llevará a llenar las calles de Madrid el 17 de Octubre (igual que encontraron tolerable la despenalización del aborto en el mismo momento en que el PP anunció que no derogaría la ley abortista vigente).

4- Y de la misma forma que la nobleza aparente y buenista del genérico "no a la guerra" llevó a las manifestaciones a muchas personas que, sinceramente, la guerra es un mal que debe evitarse siempre que sea posible (que no es lo mismo que "debe evitarse a toda costa"), el "no al aborto" (que, en realidad, es "no a las leyes abortistas cuestionadas, por ahora, por el PP") sacará a la calle a muchas almas bienintencionadas que piensan y que saben que el aborto es un asesinato que no debe ser tolerado bajo ley alguna, y seguramente no coincidirán en casi nada con el manifiesto y los lemas de los convocantes, los cuales (al igual que los "no a la guerra") manipularán las motivaciones de los asistentes en favor de los intereses del "partido político nodriza".

Eso sí, hay una diferencia muy concreta: A diferencia de lo que hizo Zapatero retirando los soldados de Irak, si la "ley Aído" se aprueba, seguramente no será derogada el primer día que Rajoy duerma en el palacio de la Moncloa.

Por cierto, con tanto rojerío (tanto cromático como ideológico) en ambas fotos, me ha costado distinguir qué manifestación era cuál. ¿Casualidad?.