lunes, 25 de abril de 2011

Blood Money (I).

Hace unas tres semanas, pronosticaba, en una entrada del blog que, después de la manifestación convocada por las asociaciones y plataformas satélites del PP (y otras que, sin serlo necesariamente, aspiran a ello a cambio de las consabidas treinta monedas de plata arrancadas al contribuyente), se acabarían las generalidades y vaguedades buenistas y las sonrisas forzadas intentando disimular (no siempre con éxito) el sempiterno rictus de desprecio que merecen los mendigos que pretenden zamparse las migajas que caen de la mesa común de la derecha de toda la vida.

El caso es que las hostilidades abiertas de han desatado mucho antes de lo que el autor de este blog, sinceramente, esperaba. Y cuando, ante una amenaza, en principio, tan insignificante que difícilmente merece ser llamada así, se da tal puñetazo encima de la mesa, no hace falta ser un Sócrates ni un Cicerón (ni tampoco un Maquiavelo) para darse cuenta hasta qué punto están prietas las filas y con qué celo se quiere evitar siquiera la más remota posibilidad de que se pierda una sola migajita del festín.

En Mairena del Alcor, provincia de Sevilla, al parecer, el partido Familia y Vida tiene la intención (imaginamos que lo hará, finalmente) de presentar una candidatura al Ayuntamiento de esta localidad. Nos hemos enterado gracias al presidente de una asociación de este municipio de la comarca de Los Alcores: Provida Mairena.

Y, en contra de lo que pudiese uno pensar, dado el nombre de esta asociación, no nos hemos enterado de la noticia debido a la alegría de su presidente, sino al patente disgusto que, entre líneas (y sobre ellas) se muestra en esta carta por la presentación de esta candidatura antiabortista.

En efecto: ¿en qué cabeza cabe que un partido antiabortista pudiese tener la más remota relación -aunque sólo fuese la simpatía o afecto, que no el voto, de algunos miembros- con una asociación "provida"?. Menos mal que ahí estaba don Manuel Fernández, presidente de Provida Mairena, para sacarnos de tan funesto equívoco, que sólo puede ser producto de mentes enfermizas deseosas de perjudicar a la asociación que preside.

Don Manuel, para que todo le quede absolutamente claro a quienes corresponda, no firma una carta de tono neutro y ponciopilatista (algo que ya sería reprochable, pero que no dejaría de ser fiel a los tópicos por todos conocidos), asegurando que su asociación es "independiente de cualquier sigla política" y mostrando su apoyo a cualquier iniciativa "por la vida, venga de donde venga" (omitiendo que, si viene de donde suele venir, dicha iniciativa tendría bien poco de "provida" y mucho de "abortismo mitigado"). En absoluto.

Contradiciendo, por enésima vez, a los que repiten el tópico de la propaganda derechista sobre la "derecha que no se moja", Don Manuel no se molesta en disimular su rechazo a la presentación de una candidatura antiabortista (sería la única, de presentarse) al Ayuntamiento de su municipio (candidatura, por cierto, encabezada por un miembro de la asociación que preside). ¿Por qué? Muy sencillo: podría restarle unos pocos votos al PP; partido abortista que, además de haber votado a favor de la ley que permite la eutanasia en Andalucía, podría haber prometido, según don Manuel, ayudas, vía dinero público (que es la vía mediante la que se nutren los estómagos agradecidos), a su asociación (entre otras).

De hecho, y para que no quede duda de la importancia del poderoso caballero en la lista de prioridades de dicha asociación, su presidente hace una lista de los logros de la misma cuantifícándolos, no en abortos evitados o familias o mujeres embarazadas que recibieron su ayuda, sino en euros. Y, en su carta, sus reproches al PSOE no se deben, principalmente, a las políticas abortistas de este partido, sino a su negativa a financiar las actividades de Provida Mairena con el dinero de los contribuyentes.

Y tampoco es cierto, como quiere dar a entender don Manuel, que esté en peligro una supuesta victoria del PP en este municipio (o la salida del PSOE de la alcaldía) en las elecciones del mes que viene. Basta con echar un vistazo a los resultados de las pasadas elecciones municipales para comprobar cómo la única duda es si el PSOE seguirá gobernando en solitario o necesitaría echar mano de los concejales de IU para conservar la alcaldía (y, se ponga don Manuel como se ponga, y por mucho dinero que le hayan prometido para su asociación, ningún problema tendría el PSOE si, llegado el caso, también necesitase a los concejales andalucistas). De hecho, podríamos utilizar un argumento muy del gusto de los votantes del PP y preguntarle a Don Manuel Fernández si no le estará haciendo el juego a IU, partido que sería el principal beneficiado de que el PSOE no repitiese mayoría absoluta y que, al igual que el PP, demuestra ser bastante más abortista que el PSOE.

Por supuesto, no han de faltar los que, mostrando su disgusto por la carta del presidente de Provida Mairena, intenten presentarla como una "opinión personal" (cosa harto dudosa, teniendo en cuenta que firma como presidente de la asociación), ya que, como es sabido, las burradas, cuando de un rojo se trata, son el botón de muestra de una mentalidad retorcida y malvada; pero cuando las emiten las buenas gentes de la derecha ("votad a mis abortistas favoritos, que nos han prometido dinero") son siempre excepciones que confirman la regla de una bondad de intenciones tan omnipresente como permanentemente oculta.

Sin embargo, la fatwa del presidente de Provida Mairena contra los partidos antiabortistas (si ha dicho esto de Familia y Vida, no quiero ni pensar lo que hubiese escrito sobre AES o la CTC, cuya carga ideológica es bastante mayor) no es una opinión personal, ni siquiera la forma de pensar mayoritaria de los miembros de su asociación: es la línea editorial de la Presidencia de la Federación de Asociaciones Provida (a la que don Benigno Blanco siempre ha tenido comiendo en la palma de su mano), tal y como sabe cualquiera que haya podido hablar cinco minutos (y sobran cuatro, por lo menos) acerca de este tema con doña Alicia Latorre.

Y no sólo eso, sino que es, además, la línea de actuación seguida, desde que Zapatero anunció su propósito de reformar la ley abortista del 85, por el movimiento que algunos siguen, contra toda evidencia (incluso aunque la evidencia les suelte bofetones de este tipo) empeñados en llamar "provida": denostación, marginación y persecución de los que quieren acabar con el aborto, y alabanzas, parabienes y genuflexiones ante los que han prometido mantenerlo al tiempo que les ofrecían dinero público (¿cuántos niños han de morir abortados para que las asociaciones provida puedan recibir el dinero que necesitan para llevar a cabo sus actividades?; preguntémosle a los que se apelotonaban ante las cámaras en la foto "¿Qué hay de lo mío"?).

Pero, para demostrar que en Provida Mairena (donde parece molestar mucho más que les relacionen con Familia y Vida que con su homónima, doña Carmen) no se escatiman esfuerzos en hacer méritos, nada mejor que mostrar una imagen (de ésas que valen más que mil palabras) de su campaña publicitaria, con colores y tipografía fácilmente reconocibles, como podrán comprobar:




PS: Ya se habló de esto en este blog, al poco de comenzar su andadura.

PPS: Toda una demostración de la efectividad de la conocida táctica "Vamos a mostrar nuestro apoyo a las manifestaciones peperas para ganarnos la simpatía de las asociaciones satélites del PP". Para que luego digan que el lince ibérico está en peligro de extinción.

martes, 12 de abril de 2011

Oración por una niña.



Ángel de la Guarda,


Dulce compañía,

No la desampares ni de noche ni de día.

No la dejes sola, que se perdería.


Amén.

Summa Concethologica (V): La nueva globangelización

- Escucha esto que acabo de leer: "¿Puede una pareja cristiana recurrir a los métodos anticonceptivos? Sí, una pareja cristiana puede y debe ser responsable en su facultad de donar la vida".

- ¡Argh! ¡Herejía, cisma, anatema y monotema! ¡Otra vez el Zapatero y su ingeniería social! ¡No soporto los textos de estos manuales de Educación para la Ciudadanía! ¡Seguro que lo ha escrito el Savater o el Peces-Barba y es de una editorial del Polanco!.

- ¡No, no! Si es del catecismo que se va a repartir a los nuevos sarmientos de la vid durante la jotaemejota de este año. Tienes que interpretarlo a la luz de la Tradición y del Magisterio invariable de la Iglesia, y asunto arreglado.

- ¡Ah, bueno! En ese caso, déjame ver...

- ¿Adónde vas tan deprisa?

- A comprarle tres cajas a mi farmacéutico católico malminorista de referencia. Siempre pensé que le echaba bastante jeta al asunto, vendiendo este tipo de cosas, pero ahora veo que no era sino un visionario incomprendido por los radicales aferrados a formas caducas.

- ¿Tres cajas de qué?.

- Pues...¿de qué va a ser? De condones.

- ¡Noooo!. Vamos a ver..."Condones" es cuando los utilizan (o los mencionan) los rojos greñudos y sus novias zarrapastrosas con pinta de no afeitarse nunca las axilas.

- Bueno, pues...voy a comprarme tres cajas de "primeros actos de moralización".

-
Pero, ¿qué estás diciendo? ¿Acaso eres chapero, o piensas serlo?.

- No.

- Pues entonces, tampoco se les puede llamar, en tu caso, "primeros actos de moralización". ¿No has escuchado lo que acabo de leer?. Si los utiliza un joven jotaemejotero se llaman "formas responsables de utilizar la facultad de donar la vida".

- Vale..Bueno, pues a eso voy: a comprarme tres cajas de "formas responsables de utilizar la facultad de donar la vida".

- Por cierto, ¿tres cajas?. Ambicioso nos has salido, chaval...

- Hombre... ten en cuenta, que los que no use para ser "responsable al utilizar mi facultad de donar la vida", siempre puedo utilizarlos como globos, para ayudar a darle un aire alegre, positivo y tolerante al evento.

- ¡Ah! No te falta razón. Cómpralos de colores, entonces...

- ¿De qué color?.

- ¿De qué color va a ser? Pues del color de los nuestros: Azul gaviota.

- De todas formas, ya verás la que van a liar los filométricos ésos (o filogámicos, o como se llamen) cuando lean este catecismo. Pobres ellos, que no entienden esto de la hermenéutica de la continuidad...

- Ahí le has dao; en verdad, en verdad te digo, que vas para obispo.

- Pero, ¿qué dices, hombre? Si tengo novia...

- Sí, sí...tú espera a que salga el próximo catecismo y, cuando sea "interpretado a la luz de la Tradición y del Magisterio invariable de la Iglesia, con hermenéutica de continuidad", vienes y me cuentas... Sólo te pido que te acuerdes de mí y me pongas en una buena parroquia.

- ¡Pero, Paco, si tú no eres sacerdote, y además tienes novio!.

- Nada, tú siempre igual: haciendo como que no te enteras y como si no entendieses nada... ¡Pero qué buen obispo vas a ser, condenao...!.

PS: ¡Ya estoy de vuelta! También he traído una caja para tí. De todas formas...¿sabes qué es lo mejor de todo? Que, con catecismos como éste, a los cenutrios de los rojos no se les ocurre otra cosa...¡que pedir que se quiten las clases de religión católica en las escuelas!.

- Jajajajaja...Cuñaaaaaoooo...

Misterios del rosario...

...a San Estrategio del Manzano:

Lunes y Jueves: Católicos sin complejos.

Martes y Viernes: Transversales habermasianos.

Miércoles, Sábados y Domingos (y manifestaciones de guardar): La nueva derecha de toda la vida (¿es que acaso ha habido alguna otra alguna vez?).

PS: La "nueva derecha francesa que nos sirve de referente", en acción (y, de paso, demostrando en qué consiste la doctrina de la "sana laicidad", inventada por el famoso teólogo Nicolas Sarkozy, y repicada con alegría por tanto campanero).

Cortinas de humo buenistas (VIII): No hay que generalizar.

Cuando toca dárselas de listos y de enteraos, las gentes (y los políticos) de la izquierda son una panda de borregos ignorantes y analfabetos funcionales que no se saben ni las cinco vocales (y bien que nos reímos a su costa comentándolo). Y su ignorancia y analfabetismo no es, en absoluto, un atenuante (ni mucho menos, un eximente) de su culpa, sino un agravante merecedor, además, de nuestro desprecio. No como las buenas gentes de la derecha (léase "nuestros amigos, conocidos y familiares"), mucho más cultos, leídos e informados.

Sin embargo, cuando conviene, resulta que la gente (y los políticos) de izquierdas son un grupo de maquiavelos inteligentísimos y malvados que se las saben todas. Y los pobrecitos engañados que (¡ay!) no se enteran nunca de nada son las buenas gentes de la derecha. Y, en este caso, la supuesta ignorancia de los cultos, leídos e informados, además de servir de atenuante y/o eximente, ya no se considera merecedora de desprecio y chanza, sino de benevolencia y comprensión infinitas e inagotables.

Eso sí: No hay que generalizar.

viernes, 1 de abril de 2011

Último parte de paz.


"En el día de hoy, sonrientes hasta la náusea (palmadita en la espalda mediante) los tradicionalmente transversales, la sociedad civil ha alcanzado sus últimos objetivos estratégicos. La guerra empieza ahora."

Y no hay generalísimo que valga, porque eso sería generalizar, y las generalizaciones son siempre injustas (incluso ésta que acabo de hacer).