lunes, 13 de junio de 2011

Trampa saducea.

Los agentes de Rubalcaba continúan recibiendo una paliza tras otra, a manos de...los agentes de Rubalcaba.

Imagino que será el castigo que merecen por su estrepitoso fracaso a la hora de "evitar una victoria arrasadora del PP" en las elecciones municipales y autonómicas (teniendo en cuenta que los resultados superaron las previsiones más optimistas de los vencedores, diríase incluso que no sólo no la evitaron, sino hasta que la precipitaron).

PS: Si no ordena que se disuelvan las concentraciones, es porque es cómplice de las mismas (¿significa eso que Ángel Acebes, entonces ministro del Interior, era "cómplice" de las concentraciones que hubo ante las sedes del PP el 13 de Marzo del 2004?). Si ordena que las disuelvan...es que es un bestia.

PSS: ¡Ay, si don Rafael levantase la cabeza...!.

3 comentarios:

azahar dijo...

No sé por qué se piensa que los acampados han favorecido el resultado electoral. ¡Si estaba cantado! Con o sin acampados.

Y rubalcaba no es que sea un bestia; es que es una bestia. Pero no por los desalojos, sino por su trayectoria.

Y porque piense así de este sibilino personaje y coincida con análisis interlobocómicos o de cualquier entidad piriodística, no me ubica en su esfera.

Me trae al fresco lo que piensen los suciolistos, los acampudos y los pepoteros. No caigo en trampas.

Yo sí que soy antisustemas.

Un saludo.

Museros dijo...

Hola, Azahar.

Una victoria amplia del PP estaba cantada. Los mejores resultados del PP en unas municipales en toda su historia y los peores del PSOE desde 1979, no.

Las acampadas en sí, ni favorecieron ni dejaron de favorecer. Su utilización para asustar y movilizar al electorado pepero, sí favoreció al PP.

Pero, desde luego, el que busque aquí manos negras y gente manejando hilos desde las sombras, debería entonces asumir que, una de dos: o Rubalcaba no es tan listo (ya serían tres pifias de este tipo en dos años; dos de ellas en sólo tres meses) o el fin no era, precisamente, perjudicar al PP.

Y, aunque no planteo ningún falso dilema tipo "O con Rubalcaba o con Intereconomía", después de ver cómo, haga lo que haga Rubalcaba (incluso cuando hace lo que le exigen, como en este caso), siempre está mal, pues empieza uno a plantearse si no habrá mucho de exagerado en el papel de supervillano todopoderoso que los peperos (cuya única excusa para pedir el voto nunca ha sido otra que inventarse supermalvados socialistas de los que salvarnos) siempre le han querido colgar.

azahar dijo...

Museros,

no le hace falta a rubalcaba una manchita más en su jugoso curriculum.

Precisamente, estos últimos sucesos han puesto humo sobre hechos graves que estaban candentes hasta este momento y de los que ya no se informa porque, ¡claro! estamos muy entretenidos con esa masa acampada.

Que hay gente manejando hilos, Museros, está claro. Esta espontaneidad alguien la organiza, alguien convoca, alguien da instrucciones, alguien controla....no es descabellado afirmarlo.

Ahora bien, eso no quita que lo haya pasado en grande cuando han impedido la entrada en el Parlamento catalán a los políticos. Como no creo en la mayoría de las instituciones, lo observé como un espectáculo ajeno: piojosos contra piojos.

Eché en falta a Jimmy Jump, de todas maneras.

Un saludo, Museros.