miércoles, 25 de agosto de 2010

Según aconseje la jugada.

Monseñor De Gea, arzobispo emérito de Mondoñedo (Lugo), anima a los católicos a boicotear los medios de comunicación que difundan mensajes y valores anticatólicos y/o que ataquen a la Iglesia.

Hace tiempo que el que escribe estas líneas practica este sano deporte que Monseñor nos sugiere. Por eso mismo hace mucho tiempo que dejé de escuchar la Cope y de ver Popular TV, si bien tampoco las sintonizaba mucho, todo sea dicho.

De todas formas, es justo reconocer que la programación de estas dos cadenas era muy recomendable como sustitutivo de la farmacología: ¿les cuesta despertarse por las mañanas? Las peroratas de Jiménez-Losantos eran más estimulantes que cualquier expreso doble; ¿les cuesta conciliar el sueño a cualquier hora del día -incluso casos extremos como el de los que tienen turno de noche esta semana o este mes y desean dormirse a las 11 de la mañana, por ejemplo-? Popular TV es mucho más potente que cualquiera de los cócteles que se emplean en los hospitales psiquiátricos para sosegar al paciente que, gracias a la desinhibición a la que conducen algunos estados de esquizofrenia -por ejemplo- es capaz incluso de romper las recias correas que le sujetan a la cama.

El caso es que Monseñor De Gea (que cita claramente a qué medios se refiere, no sea que alguien tenga la mala idea de aplicar coherentemente su, por otra parte, excelente recomendación) no hace sino recordarnos una regla elemental del comercio (ahora, "marketing"): no hay mejor manera de espabilar al mercachifle que no comprarle su producto cuando no te satisface. Así, cuando las ventas disminuyan (y sepa el porqué), las cualidades del producto se corregirán como por arte de magia y la calidad del mismo aumentará (suponiendo que el propósito del vendedor sea vender una cantidad mayor del producto, y no vender la cantidad que fuere de un producto específico, claro está).

El caso es que, leyendo la carta de Monseñor De Gea, recuerda uno esta entrada del blog Elige la Vida, y se pregunta por qué, si las cosas son tan sencillas de entender y de explicar, no se aplica esta inapelable (y efectiva) lógica también a los partidos políticos.

Porque, según las recomendaciones de los grandes estrategas de estas últimas tres décadas, para que El País se convirtiese en un medio de comunicación católico ejemplar, lo que habría que hacer (en teoría) es comprarlo todos los días (y hasta varios ejemplares para familiares y amigos), porque esto reforzaría el "sector católico" de este periódico (sí, no se rían; seguro que en El País hay trabajando algún que otro católico, y hasta de Novus Ordo diario, si me apuran).

O la mejor forma de que Pepsico se atase los machos (nunca mejor dicho) y dejase de financiar actividades del lobby gay sería ponerse morado (a diario, y si su médico les regañase por semejante transgresión y aberración dietética, díganle que están cambiando el mundo, que es algo muy importante) de las distintas variedades de patatas fritas de la marca Matutano (eso sí, recordándole a Pepsico que lo hacen para "cambiarla por dentro" y que "debe definirse cuanto antes, y de forma contundente" sobre si apoya o no al lobby gay).

El caso es que, viendo lo claras que se tienen algunas cosas (cuando interesa) y lo bien y lo pristinamente que se explican (cuando conviene) los mismos ministros de la Iglesia que responden con evasivas en otras ocasiones, piensa uno hasta qué punto ciertas cosas se hacen como se hacen, no por ignorancia o miedo, sino porque se quieren hacer así y punto pelota.

Porque un servidor no conoce a Monseñor De Gea, pero no me extrañaría (en el caso de que Monseñor tuviese este punto en común con otros colegas suyos) que si alguien le preguntase -al hilo del contenido de su carta- si no habría que boicotear también a los partidos de programa político anticatólico, contestaría con las consabidas (y taranconianas) referencias a "infiltrar por dentro", o súbitamente recordaría que tiene una agenda muy apretada y que tiene que marcharse enseguida.

Lo que no deja de ser llamativo es el guante centrorreformista que lanza al final de su misiva, pidiendo a alguna "asociación" que se ocupase de estas campañas de boicot. Me pregunto quiénes podrían encabezar la lista de voluntarios (aconfesionales, faltaría más), sorprendiendo así (jajaja) a Monseñor.

6 comentarios:

Seneka dijo...

Estupendo y jugoso, como siempre. No se te escapa una.

Maite C dijo...

Jajajajajaja.......

Eres único para comparar tan acertadamente cosas tan distintas.

Perspicaz, como siempre.

Fray_Fanatic dijo...

La buena noticia es que tontos no son....

Museros dijo...

Gracias, Séneka.

Maite C:

Gracias también, pero en realidad son ellos los que aplican lógicas completamente distintas para problemas esencialmente iguales.

Fray Fanatic:

¡Esa es la mala noticia!.

Fray_Fanatic dijo...

Tú siempre tan optimista :D

brigante dijo...

Mons. Gea Escolano tiene un largo historial en "desaconsejar" el voto al PSOE, pero -curiosamente- no decir nada acerca de otros partidos. Ejemplo:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1992/09/02/020.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1994/07/19/056.html