martes, 20 de septiembre de 2011

Liechtenstein, enemigo de "lo bueno".

En Liechtenstein, algo más de la mitad de la población ha rechazado, en referéndum, una iniciativa conocida, coloquial y propagandísticamente, como "Antes ayudar que castigar" [a las mujeres que matan a sus hijos mediante un aborto provocado], y que perseguía la despenalización del aborto en este pequeño país alpino.

Dicho de otra manera: En Liechtenstein, aun habiendo dado un peligroso paso en muy mala dirección al someter a votación una cuestión como ésta, se ha rechazado de plano la filosofía de ese conglomerado de asociaciones, foros y plataformas afines al PP que, habitualmente acompañados de arrimados varios y variados, ha conseguido ser conocido como "movimiento provida".

Una filosofía (la del llamado "movimiento provida" español) que incluye, como uno de sus grandes eslóganes, la afirmación de que, a la mujer que aborta a su hijo, no hay que castigarla, sino ayudarla.

Una "filosofía" - la del "movimiento provida" en España- que es (como ellos mismos reconocen en este artículo) la que han utilizado los abortistas siempre y en todas partes para que el aborto sea permitido (y, por supuesto, la que se quiere utilizar también en Liechtenstein).

Y, como bien reconocen ellos mismos, dando un portazo en las narices a los razonamientos del movimiento provida español ("ayudar antes que castigar"), Liechtenstein ha dicho "No al aborto".

No sabemos si los grandes expertos en marketing y en estrategia, cuando pase la euforia del momento, darán una gran regañina a la gente decente de este pequeño país (una exigua mayoría, a tenor del resultado del referéndum), puesto que han votado "en negativo" (es decir, rechazando una propuesta), y bien sabido es (pardiez) que hay que ser súperpositivos, caiga quien caiga (más de cien mil al año, y sin contar las píldoras), y que "la vida se defiende" estando a favor de todo y en contra de nada.

Pero, por ahora, su reacción, como la de cualquier trepa profesional, ha sido acudir en auxilio del vencedor para apuntarse un tanto y, de paso, echar la culpa de su propia propaganda ¡al presidente del gobierno! (a ver si ahora va a resultar que es el propio Zapatero el que lleva las riendas de los manifiestos, declaraciones y manifestaciones de las organizaciones satélites del PP).

Porque, tal y como reconocen ahora (como si ellos alguna vez hubiesen afirmado lo contrario), el eslogan de "ayudar en lugar de castigar" (pregunten a algún provida español si a las mujeres que abortan a sus hijos habría que mandarlas a la cárcel, a ver qué les contesta), no es más que (tal y como se ha dicho siempre en este blog) un "disfraz buenista" para colar la despenalización del , o (en el caso de que ya se haya colado) para justificar su perpetuación (que, recordemos, ya los hay que no tienen empacho alguno en calificar dicha despenalización como "buena").

Pero, como ya hemos dicho en otras ocasiones, tanto cinismo y tanta caradura (alegrándose de que en Liechtenstein triunfe, en un referéndum, lo contrario de lo que ellos defienden aquí) tiene una fácil explicación.

Aquí han sacado a la gente a la calle para pedir, no la prohibición del aborto, sino que la legislación abortista en España (píldoras abortivas, experimentación con embriones, aborto libre despenalizado), continuase como estaba. Dicho de otra manera: han sacado a la gente a la calle a defender la continuación del programa abortista del PP (el partido para el que siempre han pedido el voto, cada vez con menor disimulo).

En Liechtenstein, en cambio, (como en Brasil, Argentina, Uruguay), donde el PP no se presenta a las elecciones, no tienen problema alguno en llamar a las cosas por su nombre. Llegando al extremo, repetimos, de afirmar ahora que es el presidente del gobierno el que sostiene todo lo que ellos siempre han sostenido y seguirán sosteniendo.

Para que vean que, de tontos, ignorantes y/o ingenuos, no tienen ni un pelo.

Que, al fin y al cabo, de todos es sabido que, para vivir sin dar golpe, tiene uno que ser bastante más listo de lo que aparenta.

PS: Al afirmar que Liechtenstein es un país "mayoritariamente católico", los laicistas ppositivos "pasan por alto" un importante detalle: Liechtenstein no sólo es un país "mayoritariamente católico". También es un país confesional católico.

5 comentarios:

Orisson dijo...

Plas, plas, plas

Gonzalo dijo...

Me sumo al plas, plas, plas... pero no habría que dejar pasar ocasión de decir que ese referéndum es inaceptable en su planteamiento, independientemente del resultado.






(Ya, ya sé que no lo estás defendiendo)

luigi dijo...

En México está a punto de pasar la legalización del aborto hasta el noveno mes. Hoy se decide el asunto.

luigi dijo...

Poco faltó para que en México se despenalizara el aborto hasta el noveno mes, como en Canadá y China...

Fue la valiente intervención del presidente Calderón la que influenció al heroico ministro Rebolledo para inclinar el fiel de la balanza a favor de la vida prenatal.

Pero los abortistas volverán a la carga, y si no hacemos muchas campañas antiaborto verdaderas (no "buenistas"), perderemos la contienda.

Que este susto nos sirva de escarmiento y acicate...

luigi dijo...

El PAN mexicano corre el riesgo de caer en el buenismo:

http://www.oem.com.mx/elsoldezacatecas/notas/n2247401.htm