domingo, 1 de abril de 2012

Arbeit macht frei.

Después de despedir miles de empleados públicos...

¡Oh, casualidad!.

...pedimos voluntarios (es decir, "gente que trabaje gratis"), preferentemente en los servicios públicos, para sacar a la Rodina de la crisis, toda ella culpa de "los que estaban antes".

También en el Ayuntamiento de Madrid se ha producido una situación similar: tras una oleada de despidos de funcionarios, la alcaldesa de la capital pidió también "voluntarios" para el mantenimiento de ciertos servicios públicos.

Naturalmente, en ningún momento se les ha ocurrido, ni a doña Esperanza, ni a doña Ana, trabajar de balde "por España". En el caso de doña Ana, tampoco se le ha ocurrido pedir a su marido, don José María Aznar, que renuncie a su generosa pensión vitalicia o a las subvenciones estatales que recibe su liberalísima fundación (FAES), desde la que se ataca continuamente todo lo público (excepto la millonaria subvención que la FAES recibe anualmente, se entiende).

Pero estas infundias demagógicas, típicas de rojos y gentes de mal vivir, no nos preocupan a los "buenos españoles". Nosotros, para salvar a España de las hordas rojas que acechan tras cada esquina (se les puede oler porque se lavan más bien tirando a poquito), e impedir que aprovechen la crisis para quitarle votos a "los nuestros", estamos dispuestos a trabajar gratis.

Lo que haga falta por el partido y el Amado Líder. Y, al que no llore cuando Mariano pille una amigdalitis, que le casquen una buena multa (lo mandaríamos a la cárcel, pero es que allí comería y dormiría gratis, y no podemos consentir que un enemigo del pueblo viva así de bien a nuestra costa).

Y, si te han bajado el sueldo, o te has quedado sin trabajo, recuerda lo que dice doña Esperanza: "El Estado no puede resolver todos tus problemas...pero sí los de mi hijo". Y no sólo eso: lo que también puede hacer -y hace- el estado es llevarse la mitad de tu exiguo sueldo para que a doña Esperanza no le falte de ná (léase: escolta, pensión y coche oficial vitalicios).

En los admiradísimos Estados Unidos, ya se ha propuesto que dicho voluntariado sea obligatorio, y de, al menos, dos años de duración. Así que ya saben lo que pronto "habrá que hacer" para "trabajar por España"...

Todos, por tanto, en fila marcando el paso de la oca ipso facto. Y el que rechiste será considerado un vago, un perroflauta o (lo peor de lo peor) un socialcomunista. Sí, no me miren así: verán cómo no pasará mucho tiempo sin que los orgullosos simpatizantes peperos acaben tachando de "comunista"... a todo el que se niegue a trabajar gratis para el estado (ironías del CCCP).

Son las cosas que pasan cuando la gente se empeña en caminar por la senda (electoral) ancha y transitada que lleva a la perdición (a la perdición de derechos laborales, beneficios sociales, poder adquisitivo, etc).

Más sobre el stajanovismo cívico constitucional y el CCCP (capitalismo cívico constitucional pepero), aquí.

PS: En la foto, la entrada a un sitio en el que no había salario mínimo, ni indemnización por despido, ni convenios colectivos, ni sindicatos, ni ninguna de esas cosas que, según los liberales, perjudican la sacrosanta "productividad" e impiden que todos seamos millonarios.

1 comentario:

Ambrosio dijo...

Felicitaciones por el artículo.

Lo del "centro de trabajo" de Arbeit macht frei puede ser una broma comparado con lo que se avecina. Y a corto plazo.

¿Creen ustedes que estamos mal?. Pues se equivocan: estamos magníficamente, fenomenalmente bien en España. Porque todo es relativo, y si comparamos la situación con la que puede haber en un par de años, la situación actual es idílica.

¿Que somos agoreros? ya.... yo recomiendo rezar, por si las moscas. Me parece que es la única solución