sábado, 19 de junio de 2010

Elecciones antizp [adas]: el no-defensor del título.

A estas alturas me empieza a parecer bastante claro: se quiere utilizar la misma táctica que se utilizó en Estados Unidos antes de las elecciones presidenciales del 2008.

Fue entonces cuando los medios de comunicación (¡qué oportunos y aplicados son cuando se les necesita...!) destaparon el enorme agujero de bancos y aseguradoras, mientras se daba cancha a políticos y "expertos" (otros que también están ahí cuando hacen falta) que afirmaban/advertían/amenazaban con que la única forma de "salvar la economía" (entiéndase: salvar la economía de los amigos y patrones de los políticos que ocupan el poder) era robar de forma legal al contribuyente para sanear, en la medida de lo posible, las cuentas de empresas privadas.

En Estados Unidos, hace 2 años, fue el presidente saliente, George W. Bush, el que abrió la caja de Pandora de los "planes de rescate" (que es como llaman hoy en día los ladrones de guante blanco al reparto, con luz y taquígrafos -y hasta televisión en directo-, del dinero ajeno entre unos cuantos colegas), elevando así el nepotismo a rango de decreto-ley (¿para qué molestarse en hacerlo a escondidas si los medios de comunicación pueden convencer a mucha gente de que la única forma de evitar el apocalipsis es dejar que les roben?). Se avecinaban elecciones en otoño y era preciso que, antes de que ganase quien tenía que ganar, otro cargase -de cara al público- con todas las culpas para que el recién llegado quedase limpio de polvo y paja (aunque siguiese haciendo exactamente lo mismo que el que se iba).

Además, sirvió para hundir en las encuestas al partido republicano, que seguía manteniendo (para exasperación de su candidato) su ventaja sobre el demócrata desde que un discurso de la entonces gobernadora de Alaska en la convención del partido diese la vuelta a los sondeos de opinión durante un fin de semana de Julio.

Todo lo que está pasando con el presidente del gobiernodespaña, convertido súbitamente en el muñeco del pimpampúm de propios y extraños (especialmente de los propios, que son los que le arrean de lo lindo; los extraños siguen con sus habituales y perpetuos pedos de monja), se ha de entender así, en mi opinión. El robo y el expolio al que los españoles llevan siendo sometidos (con gran placer por parte de una gran mayoría de ellos, encantados de haberse conocido democráticamente, todo sea dicho) desde hace más de 30 años está quedando demasiado en evidencia y se intenta salvar el sistema (que consiste, simplemente, en que unas cuantas decenas de miles viven a cuerpo de rey a costa del trabajo de varias decenas de millones y de la miseria del resto), cargando todas las culpas sobre el que, probablemente, será el presidente saliente dentro de no mucho. Con elecciones o, preferentemente, sin ellas (los sondeos dan una ventaja tan contundente al PP que el riesgo de que el PP no sea capaz de perder estas elecciones es demasiado elevado, me parece).

Irónico destino, por tanto, el de Zapatero: hacer en España el mismo papel que en Estados Unidos hizo su (suponemos, que la comedia no conoce límites) odiado George Bush, encarnación, para él y sus fans de simplonería talantista (no confundir con "atlantista"; ésa era la simplonería del otro). Eso sí: la diferencia es que Bush sabía que se tenía que marchar de todas formas al haber cumplido el período máximo de mandato permitido para un presidente en los Estados Unidos. Quizás por eso no le costó tanto hacer su papel.

Zapatero, en cambio, parece resistirse. No lo dejarán marcharse hasta que haya completado la bajada de sueldos (tanto en empleados públicos como privados), la implantación del despido libre (subvencionado, además, por los contribuyentes) y el recorte de las pensiones. Y todo ello se cargará en su debe. De hecho, el conocido mantra para mentes simples "La culpa de todo es de Zapatero" es repetido ya con más ahínco por la fanaticada (como dicen en Méjico) socialista que la pepera (¿quién iba a decirnos que el grupo Intereconomía acabaría sirviendo de laboratorio de ideas para el PSOE?).

A Zapatero, además, le falta la finezza de Bush, capaz -como buen capoderegime- de sacrificar su imagen y su ego, cuando fue necesario, en beneficio de la famiglia ("No es nada personal, Giorgio, son sólo negocios") y pasar unos años en la metafórica cárcel de la satanización mediática ante la mal llamada "opinión pública" (lo de "pública" es correcto, lo otro no).

Además, como quedó demostrado en Estados Unidos, esa satanización mediática del que se va es imprescindible para que el que venga parezca un salvador, ya sea de la variedad "mesías" (si vende un paraíso inmediato y gratis total) o "moisés" (si vende un paraíso en un futuro lejano a cambio de mucho sacrificios en los años venideros). Pero el cambio de la cabeza visible y la asunción de todas las culpas por parte de uno sólo (el anticristo copia y parodia a Cristo en todo, incluso en esto) para absolver a todos los demás (oligarcas) es lo que ha permitido al sistema funcionar como siempre mientras se intenta aparentar que todo ha cambiado. Y las cosas no cambian (como demuestran estos dos años en Estados Unidos): lo que cambia es la cara que sale por la tele y el trato que le dan los medios de comunicación (si a uno lo satanizaron, al nuevo lo declaran "santo subito" en Oslo incluso sin necesidad de hacer, no ya milagro, sino buena obra alguna).

Y, citando a Ignacio, ahora se ve que la marca ZP ha sido un acierto por partida doble: en su momento, permitió que al candidato ahora presidente se le absolviese de todas las manchas que arrastraba la marca PSOE en la memoria, incluso, de muchos socialistas. Ahora, la marca ZP permitirá la concentración, en una sola persona, de todas las culpas, y la absolución (en la mente de los votantes socialistas) de la marca PSOE de todo lo ocurrido durante los años en los que el papá de las góticas más notorias de España ha sido presidente del gobierno.

9 comentarios:

Ignacio dijo...

Gracias por la referencia

aukeran dijo...

Buen análisis.

Fray_Fanatic dijo...

Zapatero está precisamente resistiéndose como gato panza arriba a adoptar el papel de chivo expiatorio que se le quiere colgar. Gana tiempo, reforma-sí-pero-al-final-no, toma un par de medidas que suenan en la "buena línea" de controlar gasto, pero en realidad sigue subiendo el déficit... En definitiva, está tratando de engañar al mundo.

Y el problema está en que puede recabar apoyos bastantes como para aguantar hasta 2012 sin hacer nada. Y esa es la vía más directa a la quiebra del país, porque la credibilidad internacional de Zapatero es nula y los PGE del año próximo van a ser mirados con lupa por el mundo entero...

Maite C dijo...

Tienes toda la razón en todo lo que escribes y muy acertada la similitud que haces con las elecciones en EE.UU. de 2008.

Pero sí tienen que pasar todavía dos años aguantando a semejante personaje con todas sus improvisaciones y errores, no creo que podamos resistirlo.

Casi me atrevería a decir que es un tema que considero repetitivo y agotado.

Muy buena la foto que has colgado de R.Z. La ridiculez del calcetín blanco va parejo a su idiosincrasia.

Un saludo Museros.

Museros dijo...

Ignacio: De nada.

Aukeran: Gracias.

Fray Fanatic:

Sí. Parece que cree que más allá de los Pirineos las cosas funcionan como aquí: "Con un par de discursitos y diciéndoles lo que quieren oír los tengo contentos mientras hago y deshago a mi antojo". No sé si en algún momento puede llegar a darse cuenta de que no es así.

Lo cierto es que no dudo que el PSOE llegará hasta 2012. El que creo que no llegará (por aquello del chivo expiatorio) es Zapatero.

Maite C:

No es cierto que Zapatero improvise, como nos quieren hacer creer el PP y sus medios afines (sin su contribución, toda esta mentira no sería posible). El funcionariazo, el salariazo (reforma laboral) y el pensionazo estaban previstos desde hace un año.

Zapatero no es el inventor de nada, sino el ejecutor de un plan, nada más. Lo que ocurre es que su egocentrismo le está llevando a no quitarse de enmedio cuando le toca ni a querer comerse él solito el marrón peperosocialista del crash inmobiliario.

Un saludo.

Maite C dijo...

Que sea el ejecutor de un plan, de acuerdo, pero muchas veces improvisa sobre la marcha y rectifica cuando le conviene.
Esta por ver como acaba todo. No veo que R.Z. aguante hasta las próximas elecciones.

Y justamente me citas el PP cuando ni confío ni creo en él. Lo mismo que del Psoe.

Museros dijo...

Maite C:

Zapatero improvisa en detalles menores (como cualquiera acaba haciendo, al fin y al cabo) para intentar, hasta el último momento, seguir en el poder tras ejecutar el plan (algo que creo que no ocurrirá).

¿Rectificar? Bueno, creo que en realidad lo que hace es primero, mentir (a sabiendas de que lo hace), y luego reconocer la realidad, pero no cambiar los planes (cuyas líneas maestras ya estaban trazadas desde tiempo ha).

He citado al PP porque la propaganda de que Zapatero es alguien que hace TODO sobre la marcha proviene de este partido político y sus medios afines. En lo principal no improvisa. En absoluto. De hecho, ha contado con el apoyo parlamentario del PP en todas las decisiones que han maquillado y agravado la crisis económica derivada del crash inmobiliario español.

Maite C dijo...

La estrategia de R.Z. que sigue y aplica tajantemente y que no se tuerce ni un ápice, es la destrucción de los principios y valores morales. Ahí ni improvisa, ni miente, ni rectifica. Lo tiene super claro y llega hasta el final.

Pero en todo caso no es el tema específico de tu post.

Un cordial saludo

Museros dijo...

La destrucción de los principios y valores morales que han fundamentado la civilización occidental es la estrategia, no de Zapatero, sino también del PP y del régimen político en el que vivimos (con la colaboración, y no sólo por omisión, de buena parte de la jerarquía eclesiástica española y millones de católicos españoles bienpensantes).

Que mucha gente llame también a eso la estrategia "de Zapatero" (como si la hubiese inventado él y fuese a acabar sustituyéndole por Almunia o por Rajoy, o por quien toque) es, sencillamente, el gran éxito de la propaganda del PP y sus medios de comunicación afines. Así consiguen que la gente salte de la sartén a las brasas y que todo siga su curso.

Un saludo.