sábado, 29 de enero de 2011

Todo lo demás es arrejuntarse.

Casi me da un soponcio esta mañana cuando, buceando por internet, me entero que Zapatero nos ha declarado a todos divorciados latae sententiae. Todavía no sé si contarle a mi legítima -perdón, a mi ex, que aún no me he acostumbrado a mi nuevo estado civil- la inesperada noticia, o fingir que aquí no ha pasado nada y que seguimos siendo marido y mujer, por la cuenta (corriente) que me trae.

Semejante bombazo informativo fue anunciado ayer en un programa de la cadena Intereconomía llamado "Lágrimas en la lluvia", presentado por Juan Manuel de Prada y que sigue el conocido formato que popularizase José Luis Balbín con "La Clave": película y tertulia.

Los tertulianos, según cuenta religionenlibertad.com, se dedicaron también a cuestionar y señalar las malignas consecuencias de la ley que permite el llamado "divorcio express", y que ha incrementado de forma meteórica el número de matrimonios que, al final, resultaron no serlo tanto como se pensaba.

Lo llamativo del asunto es que, en ningún momento se ha cuestionado que el divorcio (que fue legalizado en 1981 por el partido al que votaba la derecha biempensante por aquel entonces, la UCD) deba prohibirse. Parece ser que lo malo no es divorciarse, sino divorciarse a toda pastilla, ya que el divorcio, por lo que se ve, no es rechazable si se prepara al "baño maría", pero resulta deleznable si se cuece en un pispás en el microondas.

A mí esto me plantea un serio interrogante: si el divorcio debe estar permitido, será que no es tan malo. Y, si no es tan malo, ¿qué problema habría en facilitarlo todo lo posible?.

O lo uno, o lo otro. Digo yo.

Aunque, a estas alturas, ya sabemos la respuesta: El debate no era (ni es) "divorcio sí o divorcio no". Como siempre.

Los aguerridos y aguirreados votantes del PP, amantes de los platos cocinados a fuego lento (hasta que prueben los recalentados al microondas, ya verán), amenazan con exigir a Rajoy (después de votarle, como está mandado) derogar la llamada "ley del divorcio express", para poder divorciarse despacito, que es lo que hace la gente de buena familia (y los quieroynopuedo que pretenden pasar por tal).

Sin embargo, la conducta de la llamada "derecha sociológica" ya la conocemos todos de sobra: exigir mucho y conformarse con nada (que lo suyo es proponer sin imponer).

Mientras tanto, monseñor nos recuerda que en España es más fácil divorciarse del cónyuge que de la compañía telefónica (aunque no me queda muy claro si lo que critica es lo rápido que se divorcia la gente o lo mucho que tardan en darte de baja los de Movistar). Lo que no ha dicho monseñor es que, para muchos españoles, es infinitamente más fácil divorciarse de la compañía telefónica que del partido al que votan fielmente (iba a decir "religiosamente", pero no quiero herir la sensibilidad aconfesional de nadie).

Pregúntenle a monseñor, si no me creen: seguro que ha cambiado ya varias veces de compañía telefónica.

Mi padre (que en Gloria esté) solía describir a la perfección la verdadera naturaleza de las cosas (al parecer, no del todo conocida para los sesudos tertulianos del toro azul gaviota) con una frase de lo más expresivo y elocuente, y que aún suele ser repetida y recordada con alborozo y cierta frecuencia en las conversaciones familiares:

"Casarse, se casa uno una vez en la vida. Todo lo demás, lo llamen como lo llamen, es arrejuntarse".

Se pongan como se pongan Sus Altezas Reales.

PS: Empiezo a tenerle fobia a los neopalabros acabados en -fobia. ¿Ustedes no?.

15 comentarios:

nidixinipixi dijo...

Ya lo dijo Nuestro Señor:

"Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre" (Mateo 19.6) (que lo separe un juez o un notario).

Y el quinto mandamiento que proscribe el aborto a menores de 16 años sin consentimiento paterno:

"No matarás" (sin el consentimiento de tu padre o de tu madre).

Menos mal que están nuestros obispos para recordarnos que... Ah no! Bueno, pero al menos no me negarás que el dato ese de cambiar de operadora de teléfono está bien traído. Como la campaña contra el aborto con la foto del lince (aunque la foto muestre a un niño de cinco meses).

Lo importantes es que divorciarse sea tan molesto al menos como cambiar de operadora, porque si hacemos el trámite difícil a lo mejor mucha gente se la disuade de divorciarse.

Ya puestos, podríamos llamar al antiguo divorcio (el de UCD), "portabilidad matrimonial" para diferenciar así mejor lo que es lícito de lo que no.

Un abrazo Museros, de nuevo en el clavo.

Anónimo dijo...

¿No le parece que tal vez tuviera algo que ver con el problema de tal vez un par de contertulios presentes?

Y no diría yo que Prada, Hertfelder o Arcones estén casaditos para siempre con el partido.

Lo que sí digo es que quedó feo el plagio de Mtinez Camino a Hertfelder con lo de la compañía telefónica. Los obispos no cambian de compañía telefónica ni pagan su teléfono. Sí me imagino en cambio a Prada, Arcones o el mismo Viladrich pagando su teléfono.

Museros dijo...

Nidixinipixi:

De acuerdo contigo en que la comparación con lo que se tarda en darse de baja en una compañía telefónica es ilustrativa (como la campaña que mencionas) a la hora de señalar una gran contradicción.

El problema, como siempre, es que la comparación se queda corta porque parece que la raíz del problema no es el divorcio, sino la rapidez con la que se realizan los trámites del mismo.

Igual que con el aborto: Que se obligue a pasar un trámite para que un psiquiatra te firme un certificado, que, si no, nadie nos va a creer cuando digamos que lo hicimos a disgusto y por "necesidad".

Lo que pasa también es que uno se parte la caja una y otra vez con todos estos católicos que sacan pecho denunciando (de seis años a esta parte, ojo) planes perversos para no dejar títere con cabeza (salvo que la tenga llena de serrín).

Es descacharrante oírles sus bravatas en plan "se van a enterar, porque los católicos no nos vamos a callar", y luego, si les planteas la necesidad de que hablen como hablaría un católico (ejemplo: prohibir el aborto o el divorcio) te dicen que ¡cómo van a decir eso, que se les echa la gente encima y quedarían fatal!. Menudos valientes...

Es como la profe de religión de Granada: Hoy en día ser católico supone hacer o aceptar lo mismo que los rojos, pero criticando a los rojos.

Anónimo:

No he entendido la pregunta que hace sobre el "problema" de algunos de los contertulios.

Tampoco he entendido lo del plagio de Camino a Hertfelder. ¿Quiere decir que la idea de comparar el divorcio con la baja de la compañía de móvil era de éste último?.

No es resquemor. Se lo pregunto sinceramente para que lo aclare un poco más y asegurarme que le he entendido bien (o que le he entendido).

Lo de que Prada y Hertfelder (no conozco a Arcones) no estén "casados con el partido"...ejem, ejem. Todavía recuerdo un glorioso artículo de don Juan Manuel, tras el 17-O, indignadísimo porque los políticos peperos habían acudido a esa manifestación para defender la legislación abortista vigente (que era lo que defendía dicha manifestación), y manifestando su sorpresa por tal suceso, y diciendo que "la próxima vez" (siempre es "la próxima vez") se iban a enterar...Vamos: lo mismo que diría cualquier simpatizante del PP.

De todas formas, saldremos nuevamente de dudas (si es que a alguien le queda alguna) cuando se acerquen las elecciones de Mayo y les escuchemos decir cómo su "partido" les pone los cuernos, pero que más cuernos pone el hambre.

Gonzalo dijo...

No pondré la mano en el fuego, pero escuchar a Prada hablar, con evidente rictus de desprecio, de "esta derecha pagana y cobarde" en referencia al pepé, hombre... cuanto menos digamos que no me disgusta.

Museros dijo...

"Esta derecha pagana y cobarde"...a la que habrá que seguir votando, en un "ejercicio de responsabilidad", para echar a los socialistas, etc,etc...

Veremos,en su momento, si la segunda parte de la frase es más o menos así.

De todas formas, en cinco palabras, De Prada suelta dos mentiras propias de la propaganda pepera. Puede que sin darse cuenta, pero las repite.

1- "ESTA derecha...": ¿Es que hay alguna otra? ¿Es que ha habido alguna vez alguna otra?.

2- "pagana" (ok) y "COBARDE": ¿Cobarde? ¿Dónde está la "cobardía" del PP, un partido que hace lo que hace con toda la decisión e intención del mundo?.

Esta última es, quizás, la mayor mentira de la derecha (esa derecha que dicen que no sabe hacer propaganda): si el PSOE hace algo malo, es por convicción; si el PP hace algo malo, es por cobardía.

Desde que tengo uso de razón, el PP se comporta igual. Y desde que tengo uso de razón, los simpatizantes del PP hablan igual: como si hubiese "varios" PPs (hay dos: el de verdad y uno que sólo existe y ha existido en la imaginación de sus votantes) y como si los políticos del PP fuesen tontos y siempre hiciesen lo contrario de lo que realmente les gustaría hacer...

Fray_Fanatic dijo...

Tuiteo ese último párrafo de tu comentario, Mus. El de los dos PP´s. No pongo enlace porque no me cabe :(

nidixinipixi dijo...

Perdona Museros, estaba siendo sarcástico. Estoy totalmente de acuerdo con tú análisis.

Saludos

Anónimo dijo...

¡Qué clarividencia y qué bien escribía Jose Antonio!


.

EL DIVORCIO

Mientras vamos pensando en elecciones y otras bagatelas, continúa su obra corrosiva de los fundamentos patrios una de las más detestables leyes de las Constituyentes: la del divorcio. Todo iba encaminado en esa ley a dar facilidades; la baratura de las costas, la rapidez del procedimiento (como si no hubiera nada más urgente que disolver a las familias), la multitud de las causas que se pueden alegar y aun la introducción del divorcio sin causa, es decir, por mutuo disenso, por acuerdo amigable adoptado por los cónyuges con la frivolidad con que se decide ir a una verbena.

Todos esos alicientes han producido tal cantidad de pleitos de divorcio como para mover a espanto. Familias de vieja tradición no han reparado a veces en dar el escándalo de promover divorcios. Y otras han llegado incluso a estimular a que lo promuevan gentes de las más humildes y sanas capas populares.

Urge poner coto a esta especie de corrupción, no menos vituperable que la organizada por empresas sin conciencia para alcoholizar a los negros de Africa o a los isleños del Pacífico. Los autores de la ley del divorcio, cautos, sabían muy bien que a las instituciones profundas y fuertes, como la familia, no se las puede combatir de frente, sino que hay que ablandarlas por el halago de la sensualidad y minarlas por procedimientos insidiosos. Así, no se les hubiera ocurrido predicar de modo directo la inmoralidad familiar, pero sí se cuidaron de fomentarla solapadamente con leyes como la del divorcio.

Desde el punto de vista religioso, el divorcio, para los españoles, no existe. Ningún español casado, con sujeción al rito católico, que es el de casi todos los nacidos en nuestras tierras, se considerará desligado del vínculo porque una Audiencia dicte un fallo de divorcio. Para quienes, además, entendemos la vida como milicia y servicio, nada puede haber más repelente que una institución llamada a dar salida cobarde a lo que, como todas las cosas profundas y grandes, sólo debe desenlazarse en maravilla de gloria o en fracaso sufrido en severo silencio.

(Arriba, núm. 16, 4 de julio de 1935)

Kreuzberg

Joaco dijo...

José Antonio Primo de Rivera, que era abogado profesional, rehusaba casos de divorcio en su bufete. Los tiempos cambian que es una barbaridad. En 1.981, la Ley de Divorcio que ha minado y destruido la familia en España fue promovida por el Cardenal Arzobispo Presidente de la Conferencia Episcopal, véase:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1995/03/16/076.html

El diablillo dijo...

Amigo, no le sobra ni le falta nada a lo dicho. Inter-es-Conde-suya, cada vez me parece más un circo, y no por la temática que plantea que es implanteable en otros medios, porque se ven los límites, por un lado el PP y por otro lo conferenciaepiscopalísticamente correcto.

Maite C dijo...

Joaco.
¿Podria precisar la fecha exacta del año 1981 en la que se publicó en ABC la referencia sobre el divorcio por el entonces Cardenal Arzobispo Presidente de la Conferencia Episcopal Española?.

El enlace resulta insuficiente.

Gracias y un saludo.

Joaco dijo...

Quizás pulsando hemeroteca de ABC salga la referencia. Siento ser podo diestro en estas cosas. Es una noticia sobre unas declaraciones del sacerdote Martín Patino, secretario personal de Monseñor Tarancón, en el ABC del 16 de marzo de 1995.

Maite C dijo...

¡¡Muchas gracias Joaco!!.

Creo que las declaraciones que en su momento hizo el sacerdote jesuíta Martín Patino sobre Mn.Tarancón, son efectivamente muy graves, gravísimas.

Llegados a este punto, no quiero ni imaginarme los documentos inéditos que se guardan en estas cuatro cajas.

Un cordial saludo.

Joaco dijo...

Y tan grave Maite C. Como me comentaba hace tiempo un amigo: ¿para qué queremos hoy masones si los obispos hacen mucho mejor la labor tradicional de los masones? se van a quedar en paro, los pobres masones, por la competencia de los obispos. Y claro, el pobre monseñor Martínez Camino, con todo lo que tiene detrás, pues qué va a decir del divorcio. Pues tonterías de que si cambiar de teléfono y no sé qué. No tiene fuerza moral para hablar sobre este y otros graves asuntos relacionados con la Moral, que debería ser lo suyo. En fin, de pena.

Alfonso dijo...

Efectivamente, el divorcio es gravísimo. Sus consecuencias han sido nefastas para España. Valiente denuncia la tuya porque todos hemos desistido de esa batalla que damos por pérdida o si hablamos de ella los hacemos con la boca pequeña. Total, porque tenemos a alguien, incluso de los nuestros, de los buenos, que en su momento se divorció. Porque somos unos blanditos y unos incoherentes. Es uno de los grandes problemas de nuestra Patria y quizá el origen de tantos males que sufrimos ahora. Familias descompuestas, jóvenes y no tan jóvenes absolutamente idiotizados, la destrucción del Matrimonio que deja de ser para toda la vida para convertirse en lo que a mí me apetezca cuando yo quiera. Un desastre. Un absoluto desastre. Creo que es importante no dar esta batalla por perdida. Un cordial saludo Museros, Alfonso. Vaya cáncer la UCD. El daño que hizo a España. Y la cantidad de alelados que revindican al desgraciado de su presidente (y luego se quejan de zETAparo pero si Suárez fue el zETAparo de los 70-80. Un ignaro, incompetente mayúsculo y pusilánime que ha contribuido de forma muy efectiva con la destrucción de España)