lunes, 21 de septiembre de 2009

Directo al mentón.


Lo dijo para que el que quisiera entenderle pudiera hacerlo. Varias décadas después, el que por entonces era su discípulo más joven, todavía recordaba la frase (sencilla y penetrante igual que una flecha):

"La verdad os hará libres" (Juan 8:32)

Y dijo "libres", no "simpáticos".

1 comentario:

Embajador en el Infierno dijo...

Yo sigo aquí con mi manía de poner postre a tus excelentes entradas: Juan 6, 60-66.