miércoles, 9 de septiembre de 2009

Los "noalaguerra" del PP


Hace unos días, los soldados españoles atrincherados (sí, atrincherados) en Afganistán tuvieron que repeler a tiro limpio un ataque enemigo (según la ministra de Defensa, de unos rateros que pasaban por allí), matando a varios sin sufrir ninguna baja.

Ante la enésima evidencia de que nuestros soldados en Afganistán están inmersos en un conflicto bélico, enseguida se empezaron a oír las lógicas reclamaciones de coherencia a los subvencionados millonarios que capitanearon las manifestaciones contra la guerra de Irak (la segunda, por supuesto); como era de esperar, su silencio fue tan atronador como bullanguera su palabrería cuando el gobierno era de otro color.

El 17 de Octubre, en Madrid, asistiremos a la versión "pepera" del "noalaguerra", encabezada por un ex-secretario de estado del PP (Benigno Blanco) y un sobrino de Rodrigo Rato (Ignacio Arsuaga). A pesar de las evidentes diferencias estéticas que muestran las imágenes que encabezan esta entrada, las similitudes y paralelismos son innegables.

1-Al igual que a los "noalaguerra" les molestaba sólo el conflicto bélico al que un gobierno del PP mandó soldados (que ni siquiera llegaron a necesitar entrar en combate), a los "noalaborto" les molesta, no el aborto, sino una ley abortista en concreto (casualmente, la única que, en este momento, cuestiona el PP).

2- La preocupación que mostraron los "noalaguerra" por la muerte de inocentes en la guerra de Irak contrasta con su absoluta indiferencia ante los que mueren en conflictos bélicos apoyados por gobiernos del PSOE (Afganistán, entre ellos). Igualmente, los "noalaborto" muestran la misma indiferencia ante la suerte de los inocentes asesinados al amparo de leyes aprobadas por gobiernos del PP (legalización de píldoras abortivas, Ley de Reproducción Asistida) o no cuestionadas por este partido (como la despenalización del aborto). Es más, igual que los "noalaguerra" actúan como si no hubiese guerras en el mundo ahora que gobierna el PSOE, los "noalaborto" hablan como si, en España, nunca hubiese habido aborto hasta que nombraron ministra a Bibiana Aído.

3- Por supuesto, al igual que el interés de unos por las guerras (incluso por la única que les parecía intolerable) se esfumó en cuanto el PSOE llegó a la Moncloa, se esfumó, en su momento, la oposición de otros al aborto cuando gobernó el PP; y, a nadie extrañará, que cuando (más pronto que tarde, apuesto) vuelva a gobernar el PP, los "noalaborto" encontrarán tolerable y aceptable lo mismo que les llevará a llenar las calles de Madrid el 17 de Octubre (igual que encontraron tolerable la despenalización del aborto en el mismo momento en que el PP anunció que no derogaría la ley abortista vigente).

4- Y de la misma forma que la nobleza aparente y buenista del genérico "no a la guerra" llevó a las manifestaciones a muchas personas que, sinceramente, la guerra es un mal que debe evitarse siempre que sea posible (que no es lo mismo que "debe evitarse a toda costa"), el "no al aborto" (que, en realidad, es "no a las leyes abortistas cuestionadas, por ahora, por el PP") sacará a la calle a muchas almas bienintencionadas que piensan y que saben que el aborto es un asesinato que no debe ser tolerado bajo ley alguna, y seguramente no coincidirán en casi nada con el manifiesto y los lemas de los convocantes, los cuales (al igual que los "no a la guerra") manipularán las motivaciones de los asistentes en favor de los intereses del "partido político nodriza".

Eso sí, hay una diferencia muy concreta: A diferencia de lo que hizo Zapatero retirando los soldados de Irak, si la "ley Aído" se aprueba, seguramente no será derogada el primer día que Rajoy duerma en el palacio de la Moncloa.

Por cierto, con tanto rojerío (tanto cromático como ideológico) en ambas fotos, me ha costado distinguir qué manifestación era cuál. ¿Casualidad?.

3 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que dices. Yo apunto otra diferencia importante: mientras que los promotores del "No a la Guerra" recibieron su pago via SGAE y via nombramiento ministerial de una de los suyos, sospecho que los titiriteros del PP no se van a comer una rosca (vease el asunto de Red Madre en la comunidad de Madrid) cuando llegue el momento, aunque no descartaría la concesión de cargo de relumbrón para alguno de los más conspicuos.

Museros dijo...

Gracias y bienvenido, Embajador.

Muy apropiado lo que dices y la observación de que hemos pasado del "político profesional" al "activista profesional" (son la pantalla ante la mala imagen de los primeros).

El tiempo y los cargos que se vayan recibiendo dirán.

Pablo dijo...

¡Se pueden distinguir por las banderas españolas! :-)