martes, 8 de marzo de 2011

Estado de shock...séptico.


Al final, las famosas cloacas del estado, que con tanta urgencia necesitaban limpiarse, han resultado ser de una índole muy distinta a la que imaginábamos.

El vicepresidente del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, podría estar, debido a las complicaciones de una infección urinaria, ingresado en una UCI (en la que, probablemente, pase este año la triste efemérides del 11-M).

Y esta vez, como me recuerda un amigo de Facebook (Nuño Fernández de Oviedo, más concretamente) no hablamos de la Unidad Central de Inteligencia, precisamente.

Don Alfredo (a quien se suele tener por Bruto y que podría resultar ser César) quizás no se haya guardado lo suficiente de los idus de Marzo.

El gafe, como siempre, ileso e indemne. Y los que pululan a su alrededor, cayendo uno por uno. Desde hace once años. Y aún le tienen por tonto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo es que no veo tan claro que Rajoy vaya a poder con Zapatero que ha destrozado a todos sus rivales.

Fdo Nathanbforrest