miércoles, 9 de marzo de 2011

Filomeno, a mi pesar.

Como muchos de los lectores de este blog, he tenido la oportunidad de leer, estos días, dos artículos sobre la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, fundada, como todos ustedes saben, por Monseñor Marcel Lefèbvre ("¡Niño! ¡Esa lengua...!"), publicados en sendos portales católicos (en realidad, uno de dichos artículos es la respuesta al otro). Ambos artículos son de un tono bastante mesurado, al contrario que muchos de los comentarios a los mismos.

Lo que más me ha llamado la atención, y sobre lo que voy a incidir, en concreto, es la comparación que algunos hacen entre los protestantes y los llamados "lefebvrianos" (¿por qué les llaman "lefebvrianos"? ¿Acaso Monseñor Lefebvre se inventó algo nuevo?), incidiendo en algunas similitudes entre ambos grupos, e incluso insinuando que son prácticamente lo mismo (o los segundos, una variedad más de los primeros).

A mí, esta comparación me parece completamente equivocada. En primer lugar, porque, teniendo un cierto tufillo hegeliano (ya saben: tesis, antítesis, síntesis...), me parece una versión postconciliar del tan manido tópico de "los extremos se tocan, y el bueno soy yo, que soy moderado y estoy en el centro".

Y, en segundo lugar, porque la forma y el tono en que se habla, en general, en la Iglesia Católica (tanto las ovejas como los pastores) de los "lefebvrianos" y de los protestantes, es completamente distinta. Y la forma en la que se les trata (a la hora de ajuntarlos o no, igualmente tanto por parte de los pastores como de las ovejas), también.

Por ejemplo, si los protestantes y los "lefebvrianos" son tan similares, y Monseñor Lefèbvre cayó en errores tan parecidos a los de Lutero, ¿cómo es que Monseñor Lefèbvre no tiene un arbolito plantado en su memoria en el jardín de alguna de las iglesias más conocidas de Roma? Lutero lo tiene (en San Pablo Extramuros, más concretamente).

Si es cierto que los "lefebvrianos" no están en comunión con el Papa...¿cómo es que su Superior General no fue invitado, como uno más, al happening de Asís, para salir en la foto, igual que el resto de líderes de todos los "hermanos separados" del orbe?. ¿Será invitado Monseñor Fellay, actual Superior General de la FSSPX, a la nueva performance en conmemoración de las bodas de plata de tan magno evento, al igual que los líderes de todas aquellas personas que, ni están en comunión con el Papa, ni tienen el menor deseo de estarlo?.

Si a los herejes no se les puede llamar "herejes" porque la palabra les ofende (y no entiendo por qué les ofende, ya que "hereje" es el que sostiene una opinión opuesta al dogma católico; si yo fuese hereje y estuviese convencido de tener razón, llevaría muy a gala el serlo), y hay que llamarlos "hermanos separados" o "hermanos mayores", ¿por qué esa insistencia en llamar "cismáticos" a los "lefebvrianos", que a lo mejor también se ofenden de que se les cuelgue dicho sambenito? (sambenito, que, por otra parte, ni siquiera es merecido, como recordó Monseñor Perl, vicepresidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei).

¿No se puede llamar "hereje" al que lo es -¡que se nos enfada, oiga!-, pero sí "cismático" al que no lo es, por mucho que se ofenda? De hecho, ¿por qué tanta rapidez al llamar "cismáticos" a los "lefebvrianos" para luego dar mil rodeos con el lenguaje con el fin de no calificar así a los ortodoxos, no sea que Alexis II o Athanasios XXXI - o como se llamen- nos miren con gestos severos tras sus pobladas barbas?.

Además, si es cierto que hay tantas similitudes entre los "lefebvrianos" y los protestantes ¿cómo es que la efemérides del centenario del nacimiento de Monseñor Lefèbvre no fue celebrada con los mismos fastos y con la misma -por abundancia e importancia- participación de la jerarquía eclesiástica que el quinto centenario del nacimiento de Lutero?.

Y, si "lefebvrianos" y protestantes son taaaan parecidos, no se entiende que haya por ahí tanto enrollao que presume de asistir, con cierta regularidad, a cultos en iglesias protestantes, pero que, ni loco, acudiría a una Misa oficiada por un sacerdote de la FSSPX. Si son tan parecidos, tan guay y enrollao les debería parecer dar palmas y levantar los brazos en compañía de luteranos y evangélicos como arrodillarse en silencio mientras un sacerdote de la FSSPX realiza la Consagración en latín y dándote la espalda. Digo yo.

Y, en definitiva, si tan parecidos son protestantes y "lefebvrianos", no tiene lógica alguna que, para los primeros, todo sea apertura, tolerancia, sonrisas, y mucha cremita por la espalda y, para los segundos, todo sea palo y tentetieso, recelo y agresividad en el lenguaje. Si tan parecidos son unos y otros, no se entiende que sea tan fácil sorprender, posando en la misma foto, a obispos católicos junto a obispos protestantes (y obispas protestantas, oiga) y, en cambio, sea tan dificilísimo pillarlos en una foto junto con un obispo de la FSSPX.

No deben ser tan parecidos (para empezar) cuando tanto glamour parece tener el juntarse con unos, mientras los otros (al parecer) deben ser evitados a toda costa, como si padeciesen una enfermedad contagiosa.

Y, si tan parecidos fuesen, los sacerdotes de la FSSPX encontrarían las mismas facilidades para dar Misa en cualquier iglesia o catedral (cuyas puertas y altares se les cierran de par en par) que las que encuentran los protestantes (y musulmanes, y budistas, e hindúes) para celebrar sus saraos en los templos católicos (que son todas, y algunas más). Y, lógicamente, ningún inconveniente tendrían muchos sacerdotes católicos en concelebrar Misas con los sacerdotes de la FSSPX, igual que no tienen mayor reparo en perpetrar rituales de los llamados "ecuménicos" con clérigos de otras confesiones y religiones.

Y, sin embargo, todos sabemos que no es así. El rollo ecuménico, al parecer, es aplicable a todo el mundo mundial, excepto a los obispos, sacerdotes y fieles de la FSSPX (quienes, además, ni están excomulgados -mira tú, en esto sí han sido tratados como Lutero- ni forman parte de cisma alguno).

Por otro lado, si fuese cierto los "lefebvrianos" son "cismáticos" (o cuasicismáticos, o filocismáticos, o cismáticos-ma-non-troppo), ¿la comparación adecuada no sería con los ortodoxos, en lugar de con los protestantes, al fin y al cabo?.

¿O, al fin y al cabo, esta diferencia de trato no obedece más que a la democrática -y cobarde- costumbre de, siguiendo un flagrante doble rasero, tratar de forma completamente distinta a los grupos numerosos y a aquéllos cuyo número de integrantes es escaso? (que, si tan parecidos fuesen, insisto, parecido trato merecerían).

PS: Les recuerdo que el contenido de este artículo (y de este blog) no pretende ser dogmático, sino únicamente pastoral (y cuando entienda lo que eso significa, se lo explico, que algunos llevan medio siglo intentándolo, y aún no lo han conseguido).

15 comentarios:

Un chouan dijo...

No podría estar más de acuerdo. Una más de las demostraciones patentes del doble rasero empleado por los que se suponen "moderados", "centrados","ecuánimes", en definitiva TIBIOS.

Gonzalo dijo...

Bien puesta la guinda de "tibios", un calificativo muy adecuado y descriptivo, por Un chouan.

Anónimo dijo...

Bravo,Museros.
Mahoma ,Lutero y Buda edificarán la Ciudad católica con la ayuda del gran arquitecto del universo.
Nuestros hermanos mayores,que tanto nos quieren,no desean que los pequeñines tengan malas compañias como ese revisor llamado Willamson.

Kreuzberg

Coronel Kurtz dijo...

Genial. Me hizo reír un buen rato. Qué nos quedaría sin el humor.

Mendrugo dijo...

Filomenal el post.

No es cosa de poner verde al P. Iraburu, que ha bregado tanto y tan bien ¡y en los tiempos difíciles!, como un apóstol de la buena doctrina católica. Como él mismo dice con guasa en los comentarios, «aliquando bonus dormitat etiam Homerus».

Cualquiera que haya tenido trato con lefebvristas sabe que ellos siempre se han sentido miembros de la Iglesia Romana. Es una gran parte de la jerarquía la que les rechaza y les quiere dejar fuera, tachándoles de cisma, etc. Les tratan «como a leprosos», palabras del Papa. Recuérdense las reacciones a la remisión de las excomuniones. Allí se vio lo que entienden por koinonía y Caridad.

Por eso, al plantearse una solución canónica, los «lefes» se fijan en la situación actual de los «filos» y los institutos Ecclesia Dei, tratados a la baqueta por los obispos. (P.e., el IBP a manos del Card. Rubiano).

Son ciertamente estos intolerantes los que se empeñan en demostrar que no hay lugar en la Iglesia para los «lefes» ni para los «filos». Como nuestro Card. Rouco, que con tan zafio estilo persigue en su arquidiócesis la misa tradicional, atropellando los derechos de los fieles.

Son los Roucos, y no los «filos», los que estorban cuanto pueden la regularización canónica de los lefebvristas (por mejor decir que su «reincorporación total a la Iglesia», ya que no se tienen que reincorporar).

Coronel Kurtz dijo...

Coincido con Mendrugo. Desde el comienzo no hubiésemos tenido affaire Lefebvre si los obispos no se hubieran comportado como lo hicieron. Como dijo Madiran, los tradicionalistas son "los perros", perros rabiosos agregaría, a los que muchos no quieren ni darles agua.

luigichido dijo...

En el mundo moderno, toda religión es bienvenida mientras se apegue al esquema europeo de los derechos humanos.

Si tecleamos "webislam homosexualidad" o "webislam aborto", nos daremos cuenta de que la izquierdización no la dirigen sólo a la ICAR.

Anónimo dijo...

El artículo del p. Iraburu ha tenido réplicas. Anoto algunas, por si os interesa:

http://cnelkurtz.blogspot.com/2011/03/correo-recibido.html

http://religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=14255

http://exorbe.blogspot.com/2011/03/sobre-un-articulete-del-p-iraburu.html

Toto corde.

Embajador en el Infierno dijo...

Como de costumbre gran sentido común que da lugar a comparaciones de lo más "curiosas".

Advierto que yo utilizo normalmente el término "Lefebvrianos" y lo hago sin ninguna intención ofensiva. Es forma fácil de identificarles, igual que la gente llama "franciscanos" a los seguidores de San Francisco (aunque su nombre verdadero sea el de frailes menores).

Y sin considerarme filo-lefebvriano (creo que no tengo relación con ninguno que lo sea) si que estoy de acuerdo en que hay un doble rasero y posiblemente el número sea la causa. Digo además que Williamson me cae bastante mal. Por lo demás me parecen tan estupendos los esfuerzos del Papa por devolver a los anglicanos a casa, que los esfuerzos del Papa para que los lefebvrianos pongan el otro pie dentro de casa.

Anónimo dijo...

Un fantasma recorre Europa. No. No es el fantasma del comunismo. Es la estúpida superstición cronológica.
El pasado caducó y el conocimiento llega con nosotros los modernos.
¿La Pascendi,la Inmortale Dei? Fueron refutadas por el Concilio Vaticano segundo(izquierda),Rafael García Serrano dixit.
Es la superstición evolutiva que Monseñor Lefebvre expone en su libro "Lo Destronaron":
"La evolución.Rechazando la sumisión a lo real,el liberalismo es arrastrado a rechazar también la esencia inmutable de las cosas;para él,no hay naturaleza de las cosas,no hay naturaleza humana estable,regida por leyes definitivas,establecidas por el Creador.El hombre vive en una perpetua evolución progresiva;el hombtre de hoy no es hombre de ayer;se cae en el relativismo."

Kreuzberg

Anónimo dijo...

Para reirse un rato: http://info-caotica.blogspot.com/

azahar dijo...

Con tanto "filo.. lo que sea"....una queda abrumada. Entre "ismos" y "filos", me da la impresión de haberme perdido algo, entre medio.

Muy de acuerdo, Museros, con tu planteamiento.

Sin opinar sobre el fondo del asunto -al no tener los conocimientos adecuados- me adhiero, (apelando al sentido común), a la injusticia, cometida por ciertos sectores al no medir con el mismo rasero. Y, lo peor, la soberbia utilizada por esos mismos.

Porque lo que está bien claro, y ahí no hay duda, es el evidente rechazo que existe hacia posiciones religiosas (denominadas integristas, no sé por qué) y el abrazo hacia un aperturismo, considerando y respetando creencias alejadas de la verdadera fe, que es católica. Así se ponen al mismo nivel, (en cuestión de fe), a la creencia musulmana, la filosofía budista, la errata protestante, etc.... y ¡todos a rezar, en comunidad!. Eso sí, cada uno a lo suyo. Porque la fe es "privadísima" y responde a la conciencia de cada uno. Así que todos tienen razón, menos los que se niegan a "progresar" en ese batiburrillo.

Y eso es lo que nos han ido enseñando, creando una confusión total. Y así hemos crecido, hemos pasado nuestra adolescencia, sin saber exactamente por dónde tirar.

Porque todo es bueno, todo es correcto, tan sólo se trata de una elección entre las ofertas del mercado. Y la demanda, irá en progresión a esa oferta, que es lo que se está viendo.

Y hablando del apodo....¿Es lo mismo decir lefebvrianos que lefebvristas? Creo que no. Lo segundo es más despectivo.

Un saludo.

In diebus illis dijo...

Jaja, estoy totalmente de acuerdo. A mí me repatea mucho eso de que los esfuerzos del Papa... como muy bien dices para tener un arbolito como Lutero. Para traerlos a la comunión... Si yo huí de su comuniones sacrílegas. Y no hace muchos años, huí de las estupideces y blasfemias que dicen en su misa: Embajador ¿usted se traga lo del prefacio del domingo 16º del tiempo ordinario?

En verdad es justo bendecirte y darte gracias,
Padre santo, fuente de la verdad y de la vida,
porque nos has convocado en tu casa en este día de fiesta.
Hoy, tu familia, reunida en la escucha de tu Palabra,
y en la comunión del pan único y partido,
celebra el memorial del Señor resucitado,
mientras espera el domingo sin ocaso en el que la humanidad entera entrará en tu descanso. Entonces contemplaremos tu rostro
y alabaremos por siempre tu misericordia.
Con esta gozosa esperanza,
y unidos a los ángeles y a los santos,
cantamos unánimes el himno de tu gloria:
Santo...

Seguir aguantando herejías no gracias. Y a mí lo que haga el Papa es problema suyo: que si el conodonazo, los maricas saltimbanquis bailando medio desnudos, la comunión en la mano, pedir un gobierno mundial, el Asís 4 que ha convodado: A Dios tendrá que dar cuentas yo no quiero ningún acto de falso de reconciliación sino que pidan ellos perdón por sus pecados y todas las mentiras que llevan enseñando desde hace 5 decadas.

Anónimo dijo...

La comisión mixta católico-luterana dijo que Lutero fue testigo de Jesucristo en su documento de 1983.

¿Por qué no hay comisión mixta católico-lefebvriana que diga que el arzobispo francés fue testigo de la Tradición?

luigichido dijo...

El ecumenismo tipo bahá me parece un tanto absurdo: ¿se puede ser cristiano, judío y mahometano a la vez?

Quizá en cuanto a filosofía práctica sí, pero en lo que atañe a doctrinas como si Cristo fue profeta o divinidad, no pueden ser compatibles esas religiones.