jueves, 19 de mayo de 2011

¡Que vienen los rojos! (actualizado).

Desde hace más de 35 años apelan al mismo argumento (al único argumento que exhiben) a la hora de pedir el voto: el miedo a los rojos. Como ahora los rojos andan de capa caída, han encargado a sus acólitos en los medios que busquen y encuentren rojos por todas partes.

¿Que quiénes son los rojos, en este momento? Pues cualquiera que salga a la calle (por muy justas que sean sus reivindicaciones) sin el visto bueno del PP.

Mientras tanto, las buenas gentes de la derecha excusan su participación en los eventos porque, según les han mostrado en las televisiones afines al PP, corretean por la Puerta del Sol varios individuos sospechosos de no haberse duchado desde el fin de semana pasado y con litronas en la mano y porretes en la boca. Son las mismas buenas gentes de la derecha que llaman "sectarios" (y cosas peores) a los socialistas por no acudir a las manifestaciones de la AVT en las que tantos aplausos recibe un antiguo ministro del Interior que soltó más etarras que Rubalcaba, y que responde al nombre de Jaime Mayor Oreja.

Claro, que la excusa es perfecta: Los rojos se están adueñando del movimiento porque la derecha se queda en casa. Y la derecha se queda en casa porque los rojos se están adueñando del movimiento. Y la derecha se queda en casa porque, como son gente inteligente, independiente, leída y con criterio, no mueven un músculo (ni disparan una neurona) si antes no les han dado permiso los de intereco, Losantos o Pedrojota.

Y así andan: después de quejarse de que la izquierda les colgase el cartel de "ultraderechista", ahora son ellos los que le cuelgan el sambenito de "ultraizquierda" a cualquiera que salga a la calle a pedir cambios en el status quo actual (el mismo status quo contra el que tanto había que protestar y tanto había que cuestionar cuando el PSOE lideraba las encuestas de intención de voto).

¿Habría ganado la UCD las elecciones generales de 1977 si, pocos meses antes, un gobierno de este partido no hubiese legalizado al PCE? ¿Se habría evitado que los partidos fieles a los "Principios del Movimiento" (léase Fuerza Nueva y compañía) tuviesen representación parlamentaria de no ser por eso mismo?.

El PP arrasará este domingo. Porque millones de españoles, reaccionan de manera pavloviana, y alivian su miedo pidiendo que sea el PP el que haga todo lo que iban a hacer esos malvados rojos a los que tanto pánico les tenemos.

El problema lo tendrá Mariano Rajoy. Con su partido copando casi todas las autonomías y los principales ayuntamientos, ya no va a poder esconderse detrás de ningún gobierno socialista.

PS: El terrorífico lema de la acampada "ultraizquierdista" en mi ciudad: "Ni PP ni PSOE. Ni abstención, ni voto en blanco, ni nulo. Todo les favorece. Vota partidos minoritarios. Mándales al paro".

Actualización: Luis del Pino ve lo evidente, y lo explica muy bien.

2 comentarios:

Gonzalo dijo...

Plas, plas, plas.

Con una salvedad: Donde no haya partido pequeño votable (en mi pueblo), voto nulo.

Eleder dijo...

Si los comentarios del señor Museros normalmente me gustan (con picos de "me encantan"), este post me ha parecido ya directamente sublime.

¿No ha pensado en hacerse un Twitter, señor Museros? Sería muy agradecido!