miércoles, 7 de octubre de 2009

Nihil novum sub sole.



"El presupuesto debe equilibrarse. El Tesoro debe ser reaprovisionado. La deuda pública disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos (los políticos) debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado".

(Marco Tulio Cicerón, Año 55 a.d.C.).

1 comentario:

Orisson dijo...

La cita está bien, pero podríamos hablar largo y tendido de lo que se aprovechó el amigo Cicerón de los recursos del Estado romano...

Un saludo

PD: Y además era enemigo de Cayo, y eso sí que no tiene perdón.