sábado, 31 de julio de 2010

Nihil novum sub sole (VI)


"...en nuestros días, en toda Grecia, la natalidad ha descendido a un nivel muy bajo y la población ha disminuido mucho, de forma que las ciudades están vacías y las tierras en barbecho, a pesar de la larga ausencia de guerras o epidemias...

"...Las gentes de este país han cedido a la vanidad y el apego a los bienes materiales, se han aficionado a la vida fácil y se niegan a casarse o, si lo hacen, a mantener consigo a los recién nacidos, y sólo crían uno o dos, como máximo, a fin de procurarles el mayor bienestar posible mientras son pequeños y dejarles luego una fortuna considerable. De ese modo, el mal se ha desarrollado con rapidez sin que nadie se haya dado cuenta.

En efecto, cuando sólo se tienen uno o dos hijos, basta con que la guerra se lleve a uno y la enfermedad al otro para que, efectivamente, los hogares queden vacíos...Cualquier recién llegado nos dirá que la solución depende, sobre todo, de nosotros, y que lo único que tenemos que hacer es alimentar otras ambiciones o, a falta de ellas, aprobar leyes que obliguen a los padres a criar a sus hijos."

Polibio, historiador griego (200-118 a.d.C)

10 comentarios:

Joaco dijo...

vaya, resulta que en el siglo II antes de Cristo ya había "retrógados" que denunciaban ciertos males..... y ni siquiera podían ser cristianos, mecachis en la mar. Digamos que el sentido común existe desde que existe la Humanidad. Y los imbéciles también, claro. Realmente llamativo.

Joaco dijo...

se saltó una "r" cuando escribí retrógrados

Fray_Fanatic dijo...

Esta entrada, Museros, es enorme. ENORME.

jose dijo...

Hola,

Desde luego era tremendamente imprudente tener pocos hijos antes del siglo XX.

Dadas las condiciones actuales en que lo normal es que todos los hijos sobrevivan, lo prudente es tener pocos.

Joaco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joaco dijo...

El argumento de jose podría servir para llegar a la conclusión contraria: puesto que antes los hijos morían más fácilmente y ahora no (bueno, ahora se les mata antes de nacer), lo lógico sería que antes se tuvieran pocos y ahora muchos. Pero no es ese el problema: tanto antes como ahora había prioridades confundidas y el evitar tener hijos llevaba a la decadencia de una civilización. Y me temo que en la “sociedad occidental” actual nos estamos enterando ya de esto y nos vamos a enterar más aun en el futuro.

Gonzalo dijo...

Secundo el comentario de Fray Fanatic.

Enorme.

Roberto Gómez dijo...

Esto de que no eran cristianos esta gente que andaba jodiendo a la buena gente de Grecia, lo soluciona Amenábar en un momento. No hace falta ni una película, con un cortometraje está solucionado
¿El argumento?. Un tal Polibio, facha y franquista, desde unos pergaminos que subvencionaba un obispo a través de copias piratas de las que tenemos pruebas en los escritos del Mar Muerto, y en confabulación con un tal Jesús que mintió sobre la fecha de su nacimiento, y que intentó desestabilizar Grecia con jeringonzas natalistas, y en contra del condón de pellejo de cabra; juntó a unos discípulos, que relamente eran todos gays dentro de un armario, pero que odiaban a los progresistas de la islas helénicas, pero que fueron barridos por una Ley de Memoria Histórica, y que entonces pasó a llamarse Atlántida donde reinaron felices los de una tal Ceja, con un Comité de Sabios en armonia con todas las Civilizaciones; hasta que el citado Jesús volvió a la carga unos años más tarde con unos agentes secretos que se hacían pasar por pescadores de Galilea y los miembros y miembras de la Agencia de Agentes secretos que después montaron , que fueron los que rompieron el Partenón con sus Rosarios ... y llegó Amenábar y por fin nos enteramos todos de como fue realmente.

¡Qué Heródoto, ni que Tucídides, ni que Polibio, ni que gaitas!.

Esto se saca una Ley de Memoria Griega y se cambia ahora mismo. ¿Quién es la realidad para contradecir?.
Hay que sacar toda referencia del Polibio ese. Empezando por este Blog.

Un saludo.

Museros dijo...

Joaco:

Decía Romano Amerio, en su obra "Iota Unum", que uno de los grandes errores del hombre contemporáneo era creer que las situaciones a las que se enfrentaba (y la forma en que lo hacía) eran completamente nuevas.

Como bien dices, ni siquiera hace falta ser cristiano para tener un mínimo de sentido común (ni tampoco lo primero asegura lo segundo, claro está).

Fray Fanatic y Gonzalo: Gracias.

Jose:

Como te dice Joaco, lo "imprudente" (aunque yo no lo diría con esa palabra) era tenerlos antes, cuando rara era la familia que no enterraba a uno o varios de sus retoños por cosas que hoy se solucionan en unos minutos en cualquier centro de salud.

De todas formas, lo llamativo es que las excusas que ha puesto la gente para no tener hijos siempre han sido las mismas: la comodidad y el placer por encima de todo.

Roberto Gómez:

No es de extrañar que adelgacen, cada vez más, la importancia de la Historia o la Filosofía en los currículos de la enseñanza. Como si el objetivo de la educación debiera ser la formación de analfabetos funcionales capaces de desempeñar una tarea útil en el llamado "mercado laboral".

Roberto Gómez dijo...

¿Trabajador bueno?: trabajador ignorante.
Primero se habla de libertad, de educación, de autonomía, ... de revolución. Y en este orden.
Áhí tenemos por su claridad y sin rodeos a Bakunin, Kropotkin, Mella y otros que pusieron en práctica las concepciones libertarias sobre la educación integral: Paul Robin en Cempuis, Faure y la experiencia pedagógica de La Ruche y, por fin, Pelloutier y el modelo de asociación obrera de las Bolsas del Trabajo en Francia.

Las Humanidades siempre hacen referencia a la transcendencia. Al pensar del Hombre, a su asombro ante lo que le rodea y ante sí mismo. Comienzo de la Filosofía.

Perdonando a todos, ¿qué es un técnico?. Un ignorante de sí mismo.
(Esto era sólo un ejemplo).

Simplemente una demostración al alcance de cualquiera.

Una biblioteca, la que sea, la de nuestro pueblo ... la de la Diputación... la que sea ... buscad a los clásicos de la Literatura Universal ... a los pilares del pensamiento occidental ... buscad ... y no encontraréis.

Un saludo.