jueves, 14 de octubre de 2010

Víctimas del infanticidio (actualizado)

La maldad humana (al contrario que el Universo, como afirmó haber descubierto Albert Einstein) no parece conocer límites. En Argentina ya se ha propuesto la despenalización del infanticidio. Se soluciona así la incoherencia de despenalizar el asesinato del hijo cuando tiene cordón umbilical y castigarlo cuando ya no lo tiene.

Se escuchan, como es lógico, las opiniones de los que se sienten horrorizados ante tamaña maldad, con la que se pretende facilitar a las madres que, al igual que sucede con el aborto, puedan encargarse ellas mismas del holocausto contemporáneo (que eso de recurrir a soldados que lleven a las víctimas al matadero a punta de pistola o de fusil es muy poco sutil y ya no se lleva).

Sin embargo, y teniendo en cuenta lo que ha sucedido con el aborto (que es lo mismo que el infanticidio, con la única diferencia de que el inocente asesinado tiene cordón umbilical) a lo largo de estos años, no sería de extrañar que, tras un tiempecito de rotundas y aconfesionales muestras de indignación, muchos de los que hoy protestan empiecen a sugerir ideas tales como que "en todo infanticidio hay dos víctimas: la mujer que estrangula a su hijo y el hijo estrangulado", o que "la mujer que estrangula a su hijo recién nacido no debe ser castigada, sino ayudada", o que "las mujeres se ven empujadas a asesinar a sus hijos recien nacidos por una sociedad insolidaria" (argumento este último que, seguramente se oirá incluso en las homilías de algún obispo pelagiano).

No me extrañaría ver asociaciones "provida" que afirmasen que es utópico volver a prohibir el infanticidio, y que lo que hay que hacer es centrarse en ayudar a las mujeres embarazadas para que ninguna tenga que estrangular a su hijo. O asociaciones que pedirán donativos o subvenciones para ayudar con el tratamiento psicológico de las mujeres que sufran remordimientos de conciencia por haber tirado a su hijo al cubo de la basura (con la bolsa cerrada).

Surgirán, por supuesto, estadísticas (provida, claro está) que "demostrarán" que casi todas las mujeres que matan a sus hijos recién nacidos lo hacen obligadas por las circunstancias o las personas que las rodean. Estadísticas que, casualmente, serán facilitadas por las mismas asociaciones que aspiran a vivir del dinero ajeno merced al muy socialdemócrata método de fabricar víctimas inexistentes y luego acudir prestos a salvarlas.

Y, lógicamente, tampoco faltarán (serán la regla, no la excepción) los que, proclamándose provida, digan que, bajo ningun concepto, una mujer que asesina a su hijo recién nacido, debe ir a la cárcel. Eso sí, si usted fuese un hombre e - Dios no lo quiera- intentase perpetrar semejante barbaridad, verá como ningún provida le llama "víctima" ni pide subvenciones para pagarle la psicoterapia (en ese caso, los provida recuperarán el sentido común en un periquete).

Ideas y ocurrencias, todas ellas, que, imagino, si son tan buenas (a la vista está) para defender la vida de los nascituri, deben ser extraordinaria e igualmente efectivas para defender la vida de los inocentes ya nacidos, por lo que sería un gran error no utilizarlas. Sería absurdo considerar una víctima a la mujer que mata a su hijo el día antes del parto y, en cambio, considerarla como una asesina si lo mata veinticuatro horas después.

Resumiendo: no pasará mucho tiempo, si nada lo remedia, antes de que veamos a la gran mayoría de los que se creen provida repitiendo los mismos argumentos que ahora se esgrimen para despenalizar el infanticidio; exactamente igual que hoy en día, en España, los provida están utilizando los mismos razonamientos que, en su día, sirvieron de excusa para despenalizar el aborto.

Y a lo mejor no falta mucho para que algún obispo, incluso, diga que no quiere ver en la cárcel a ninguna mujer que haya asesinado a su propio hijo. Que ya se sabe que la verdad -al contrario que la democracia- se propone, pero no se impone.

Y sé que esto ocurrirá, entre otras cosas, porque ya está ocurriendo.

Actualización: Fray Fanatic analiza la ley que despenaliza el aborto en Argentina, así como algunas repercusiones que podría tener (ya saben: primero fueron a por el recién nacido, pero yo ya estaba crecidito del todo, así que no hice nada...).

7 comentarios:

Ignacio dijo...

Lo que ya sucedió vuelve a suceder: la eugenesia nazi y conmunista en busca del hombre nuevo, pero con celofan campañas de prensa y un adecuado tratamiento "pedagógico" en los medios: pero exactametne lomismo.
Y se encuentran maravillosos.

Museros dijo...

Y, además, en versión "hágalo usted mismo, cómodamente y sin salir de casa".

Es el genocidio Ikea.

Maite C dijo...

Todo está sucediendo tal y como lo explicas. Muy bien enfocado.

Facilidades todas, y parches para despues del aborto, los que quieras.

Tan sútil como cierto y por tanto terrible.

luigichido dijo...

Los "pro vida" vienen resultando "pro elección", como llaman ellos a sus supuestos enemigos ideológicos.

El hecho de no vetar una decisión criminal con amenazas carcelarias, ¿no implica de facto admitir que esa decisión es admisible? ¿No es eso ser "pro elección"?

Embajador en el Infierno dijo...

Y todos los que te llaman profeta de calamidades hoy, no te darán la razón dentro de 15,10 o incluso 5 años cuando todo esto haya pasado. Seguirás siendo el mismo facha radical que tan bien nos viene para no parecer nosotros tan fachas y tan radicales.

Poco a poco me voy apuntando a la doctrina del "quieticismo" (que no se me emocione el Ignacio que no tiene nada que ver con el quietismo de su adorado Carranza): esto no hay quien lo pare, exceptuando eso si, a la mano de Dios. Añoraremos, eso también, los bofetones que nos daban nuestros padres. Porque el mustio va a ser de ordago.

RADIOMARIANO dijo...

Me parecía imposible, alguna exageración de los Provida, pero no, es cierto. Os pego los enlaces de "Honorable" Cámara de Diputados Argentina:



http://www1.hcdn.gov.ar/sesionesxml/provisorias/128-20.htm
http://www1.hcdn.gov.ar/dependencias/dselectronicos/actas/2010/128OT13_04_R20.pdf



Y digo yo, porque no las encierran antes y así cumplen la ley y salvan la vida de un niño, un futuro ciudadano.



Saludos.

RADIOMARIANO dijo...

Hemos visto en estos días manipular con insistencia los fundamentos jurídicos de la “igualdad” y de la “no discriminación”; curiosamente son los mismos ideólogos que ahora –cuando hablamos de personas y no de estilos de vida- los niegan.

"Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley" (Pacto de San José de Costa Rica, art. 24), eso exige que todas las vidas se tutelen con la misma intensidad. De prosperar este proyecto si una mujer bajo la influencia del estado puerperal --(expresión por demás difusa) mata al hijo, recibiría de 6 meses a tres años de prisión; pero, si bajo la influencia del mismo estado puerperal, mata a su vecina recibiría de 8 a 25 años, y si mata al marido perpetua.

Madre hay una sola

En el caso tan actual de la inseminación artificial de lesbianas en el que afirman que hay “dos madres”, si lo mata la que lo parió, entra y sale, la otra “madre” quedaría recluida por años.

http://www.notivida.org/boletines/723_.html