viernes, 10 de febrero de 2012

Soy francés...

...¿A qué quieres que te gane?.

Pero no crean ustedes, queridos compatriotas, que no les entiendo: Andamos obsesionados con el Contador de la bici, para poder olvidarnos un rato del contador de la luz, el del agua, el del gas, el de la gasolinera, el del euribor...N'est-ce pas?.

Pero si todo esto es de 1º de Propaganda (principios nº 3, 4 y 10)...

12 comentarios:

Ignacio Tomás dijo...

Gracias por la referencia

azahar dijo...

Sí, sí, propaganda…. pueden solapar lo que quieran, pero sólo llegará a quienes no tienen de que preocuparse; puesto que los contadores que refieres, la carestía de la vida, el robo maquillado de impuestos, la inasistencia de los enfermos y ancianos en la seguridad social, etc. se sigue teniendo muy, pero muy en cuenta por los que tienen que sufrirlos; al menos es la voz de la calle ( o la que llega a mis oídos), no la de los noticieros de la t.v.; dedicados a quienes tengan estómago para seguirlos.

De todas formas, se puede estar a todo y no olvidarnos de nada. Intentar refrescar memorias para contrarrestar lo que se queda en el tintero; al menos, realizar el esfuerzo dentro de las posibilidades de cada uno.

Es comprensible que, en función de la región española en que se viva, los desprecios a los españoles puedan parecer anecdóticos o carentes de interés; porque no se sufren cercanamente: en las escuelas, en los comercios, en las administraciones públicas, en los medios de transporte, en los trabajos, en la comunidad de vecinos….Para quienes tienen que estar en un continuo estado de marcar posiciones es doloroso que se vayan abriendo más frentes, porque es carnaza para el repugnante entorno, que no duda en meter el dedo en la llaga.

Siguiendo con esto, decir que es muy difícil educar a los hijos en valores patrióticos y morales en regiones con gran auge nacionalista, cuando en el medio en el que se tienen que mover no existen; porque no existen desde la educación primaria, ni se permite que existan. Por ello, hacer valer el orgullo español en el deporte - así como en otros ámbitos que podría exponer- y ofenderse por las burlas a España, es uno de los contenidos a proteger.

Y de eso se trata, sin olvidarse de los contadores, claro. La memoria siempre despierta y la réplica a punto, en cualquier momento, sin dejarse pisotear.

Museros dijo...

A mí, la forma en que han reaccionado los españoles me ha recordado, un pelín, a la furia que demuestran muchos musulmanes cuando se hace una caricatura de su ídolo.

De paso, vuelve a quedar en evidencia que otro de los dogmas de la España cañí no es más que un mito: que los españoles tenemos un excelente sentido del humor.

El sentido del humor se demuestra siendo capaz, para empezar, de reírse de uno mismo. Y la reacción de muchos españoles (enfadándose por unos guiñoles o una caricatura) les deja en evidencia. Como recuerda Ignacio Escolar en su blog (creo que copiando la idea de este post), ¿qué dirían los alemanes de las imitaciones que hace José Mota de Angela Merkel?. O los portugueses y los argentinos de las caricaturas que se hacen de Mourinho o Messi en algunos diarios. ¿O algún holandés se quejó de aquel genial guiñol que retrataba a Louis Van Gall con cara de ladrillo?.

Además, todavía no he visto a ningún español exigir presunción de inocencia para ningún deportista no-español que da positivo en un control antidopaje. Pero resulta que si un deportista español da positivo, siempre, siempre, se debe a una conspiración internacional o a que le han echado droga en el Cola-Cao (como decía el otro).

Y tal vez el problema sea ese: que, a falta de pan, buenos son los malabaristas y los saltimbanquis del circo como símbolos nacionales.

El arquetipo del hidalgo castellano, inflado de soberbia y muy orgulloso de sus símbolos superficiales de grandeza, pero sin un mal trozo de pan que llevarse a la boca, sigue vigente.

Nos bajan los sueldos, las pensiones, nos suben los impuestos, pero "somos" (¿somos?) campeones de Europa de fútbol y de baloncesto. Y del paro, y de la corrupción, y del salario mínimo miserable, y...

Museros dijo...

Si un deportista (español, por ejemplo) se ha dopado o no es una historia. Puede ser o no ser verdad. Pero a mí no me afecta en absoluto.

Hacer de esa historia una especie de asunto nacional, y mostrarlo como una demostración de una conspiración internacional, demuestra otras intenciones muy distintas (que me parecen muy claras).

azahar dijo...

Lo del sentido del humor de los españoles no tiene nada que ver con esto. Una cosa es reírse de uno mismo y otra, muy distinta, que en Francia se promueva una campaña para reírse de los españoles, con ánimo malicioso como ésta. Si me mentan a la madre repetidamente, se me empieza a acabar el sentido del humor.

¿Cómo se pueden comparar las parodias de José Mota –que no lo conocen ni en su casa- con lo que ha pasado en Canal +, con mucha más repercusión internacional y afectando al deporte español? Esto contribuye a dañar nuestra imagen. Te puedo asegurar, con pleno conocimiento de causa, que si vives en el extranjero ayuda mucho más un éxito deportivo español para dar a conocer España, que cualquier campaña de publicidad institucional o el discurso de cualquier politicastro.

Y que cada uno cuide de su casa. Que cada deportista tenga su apoyo por los suyos; aunque esto no tiene nada que ver con el caso de Contador. Es un asunto que tendrá que resolver él mismo, pero que ese hecho desate las burlas hacia todo el deporte español, mofándose en un vídeo, creo que tiene otras connotaciones a las que hay que oponerse, como españoles que somos.

Y eso no debe considerarse furibundo –como el ejemplo de los moros que refieres-, creo que es algo más serio y razonado.

azahar dijo...

Mantener un discurso pesimista hacia España como el de los regeneracionistas - tan intelectuales ellos y tan ejemplares para muchos y que, a mi parecer, tanto daño hicieron- me parece menospreciar un principio, un valor, que debe acompañarnos y defenderlo ante las agresiones. Si algunos lo defendemos dentro de nuestras fronteras, ante los nacionalistas, con los perjuicios que ello conlleva, ¿cómo no se va a defender fuera de ellas?

Sea una cortina de humo o no –poco me importa porque no me dejo influir por los medios de comunicación, a los que no hago ni caso- es un hecho que ha ocurrido. Y porque los medios lo intenten presentar como pantalla para ocultar lo que, realmente, se está cociendo en España, no quiere decir que no se le dé la importancia que merece.

Y para pan y circo, lo que se da en cualquier medio, Museros, hasta en las bitácoras. Porque si se tuviera que buscar el pan, no se estaría escribiendo, como hacemos nosotros.

Museros dijo...

En Francia no se ha promovido ninguna campaña. Eso es lo que nos cuentan en España-Matrix.

En Francia se ha emitido un "sketch" sobre un par de deportistas españoles en un programa de humor. Igual que en España se hacen programas de este tipo sobre mil temas distintos.

Es en España donde se ha montado una campaña, utilizando este "sketch" para desviar la atención de otros temas.

El otro día, sin ir más lejos, hablaba con otras dos personas sobre el físico de futbolistas como Cristiano Ronaldo y Diego Forlán, por ejemplo. Físicos muy llamativos que le hacen a uno preguntarse lo mismo que, en otros países, algunos se preguntan sobre Rafael Nadal.

Y a ninguno de los tres se nos ocurrió pensar que estábamos haciendo ninguna campaña contra los deportistas portugueses o uruguayos por hablar de este tema. O que, hablando de eso le faltábamos gravemente al respeto a Portugal y a Uruguay.

Hay cosas que son, sencillamente, ridículas. El problema no es que sean ridículas, sino que a los españoles nos parezcan ridículamente importantes.

Museros dijo...

¿Las caricaturas sobre Mahoma dibujadas en aquel periódico danés formaban parte de una "campaña" danesa contra los países islámicos?. La imitación del butanero polaco que hace José Mota...¿es también una campaña contra Polonia?...

En el mismo programa de Canal Plus, en Francia, salen guiñoles de muchos otros personajes (casi todos, políticos y hasta deportistas, franceses). ¿Esos guiñoles son, entonces, una campaña contra Francia?.

azahar dijo...

Museros, no ha sido un sólo sketch y, en lugar de campaña, puedes utilizar el calificativo que prefieras. Pero todo esto forma parte de una lluvia fina anti-española (que tiene sus raíces en la leyenda negra). Sí. Y yo estoy contra eso. De que se tome a España por el pito de un sereno (aparte criticaré cualquier cortina de humo y los enfoques de la economía)

Dutemple, uno de los guionistas, tiene el cuajo de decir que se parte de risa con el Viva España. Resulta que le hace mucha gracia que los españoles tengamos un 25% de paro y los jóvenes se preocupen sólo por el deporte y se adhieran incondicionalmente a sus deportistas ( no sé qué fuente ha empleado para concluir eso). ¡Qué desparpajo el de Dutemple! ¡Qué guay!, ¿verdad, Museros?

Parodiar a un deportista concreto me puede parecer intrascendente en un momento dado; pero en este caso los tiros van más allá.

No se puede estar impasible, salvo que se coincida con el descreimiento, la chanza, y entremos en un terreno en el que todo cabe y todo vale.

Dime algo importante para ti, Museros; pues sería como jugar e ir contra eso que es importante para ti. Es así de sencillo.

Museros dijo...

Yo estoy completamente de acuerdo con Dutemple: lo que dice es de puro sentido común. Y es lo que piensa, y ve, mucha gente fuera de España-Matrix. No sólo en Francia.

Y, para situar las cosas en sus justos términos, volvamos a la pregunta de siempre: ¿Hacer chistes sobre Cristiano Ronaldo es burlarse de Portugal, de los portugueses, o de todos los deportistas portugueses?. El guiñol que parodiaba a Raúl en Canal Plus de España, ¿era también una burla contra España y los españoles?.

Sí, esto ha ido mucho más allá de un "sketch", pero únicamente en España. Imagino que en Cataluña lleva cayendo "lluvia fina antiespañola" desde hace mucho tiempo, pero nada tiene eso que ver con un "sketch" en la tv francesa (donde también se parodia a deportistas franceses, recordemos).

Y a mí no me extraña que a un país con un 25% de paro y en el que una simple broma sobre dos o tres deportistas provoca esta reacción, se le tome por el pito del sereno. Lo que me duele es que sea España donde pasen estas cosas.

azahar dijo...

Me extraña que, en este mundo globalizado en que ocurre el aborregamiento de muchos españoles -que tú bien denuncias-, tú seas partidario de un laissez faire a los Dutemples de todo pelaje (incluso estés de acuerdo con él).

Me extraña que no reconozcas el efecto negativo de parodias así. A Cristiano Ronaldo se le parodia individualmente, no por ser portugués.

Museros, yo entiendo lo que quieres decir en el sentido de que se agite un espantajo españolista para velar la realidad, pero tú pareces no entender o aceptar que piense que España pueda estar por encima del régimen (de éste o de cualquiera).

Si pretendes demostrar que aceptando la mofa estás denunciando el aborregamiento de la masa ¿crees, de verdad, que se alcanzará una mayor objetividad para que se abran los ojos?

azahar dijo...

No por defender a España se está como Rajoy leyendo el Marca y viendo teledeporte. ¿Puedes entender eso?

Es más, creo que coincidiendo en la defensa de España y uniéndonos en esa defensa, se puede conseguir dejar de estar aborregado. Porque, además, una característica de los mentirosos de toda calaña del régimen, que han contribuido a ese aborregamiento de los españoles ha sido, precisamente, el poco apego a España, cuando no el antiespañolismo.

Por eso me sorprende que critiques al régimen y critiques la defensa de España (aunque sea con respecto a esta parodia intrascendente)

Es más, ese piojo resucitado, empanado, que has presentado encontraría acomodo en muchos centros de poder del régimen actual, con lo cual me entran dudas sobre si tú también formas parte de ello. Un poco de rigor, por favor.

Aunque una no posea carné de adscripción a ninguna agrupación o partido político o sociedad de lo que sea, no quiere decir que no se entere de la película y se chupe el dedo. Que parece que se tenga que estar en la atalaya, para tener criterio.

Un cordial saludo.