martes, 21 de septiembre de 2010

Casi la Última Cena.

Aunque lo he publicado en Facebook, lo hago también aquí, porque me consta que algunos lectores asiduos de esta bitácora no tienen cuenta en esta "red social" (y lo de "red" no es sólo por las conexiones y vínculos con otros, sino por lo difícil que es salir de la misma en cuanto uno se enreda).

Es un vídeo de un grupo de seis actores cómicos a los que considero los mejores sociólogos y antropólogos de la segunda mitad del Siglo XX (aunque justo es decir que tampoco tuvieron mucha competencia en el campo de las ciencias sociales): los Monty Python.

Aquí consiguen lo que parece, no ya dificilísimo, sino imposible: explicar, en tres minutos y medio, y de fácilmente comprensible para cualquiera, el origen del arte y la teología modernos (y, en general, de cualquier cosa apellidada "moderno/a"), mediante un hipotético Miguel Angel que intenta aportar un soplo de aire fresco a la realización de un cuadro de la Última Cena, a la que intenta humanizar y hacer más auténtica, para desesperación del Papa que le encargó el cuadro, cuyo cerrilismo e inmovilismo le impiden apreciar la esforzada búsqueda de creatividad a toda costa del pintor, en lo que a la liturgia artística se refiere.

Así, donde uno ve reforma, el otro grita "¡apostasía!"; donde el otro clama "¡ruptura!", uno sólo ve renovación. Incluso podría afirmarse que la imagen que tiene el Papa de la Última Cena es más dogmática, mientras que la visión del artista es más pastoral.

Claro que, para ser un Miguel Ángel verdaderamente democrático y del Siglo XXI, le falta decir que la culpa no es suya porque le subcontrató la realización del cuadro a un cuñado o a un primo, y, de paso, aprovechar para pedirle al Papa más dinero por haber sobrepasado el presupuesto inicialmente previsto.

Y es que, para qué negarlo, es difícil no sentir simpatía por el perplejo y atribulado artista, cuyos intentos de aggiornamento de la escena representada en el cuadro chocan una y otra vez contra la inflexibilidad del Papa. Al fin y al cabo, ¿quién es perfecto?. ¿Quién no tiene defectos?. ¿Acaso no lo hacemos todos lo mejor que podemos y con la mejor intención? ¿Lo importante no es que cada cual actúe según le dicte su conciencia?.

Les dejo para que disfruten de la escena, que forma parte de una antología representada por este grupo de cómicos en el Hollywood Bowl, y que pueden comprar (si lo desean), con subtítulos en islandés, croata y húngaro (y hasta en español, si son ustedes muy quisquillosos), aquí.

PS: Si la expresión "Reforma o apostasía" es acertada y tiene sentido, ¿quiénes fueron los apóstatas en el Siglo XVI? ¿Los de Trento?.

2 comentarios:

Gonzalo dijo...

Jaaaaajajaja.

Que pechá de reir.

Y sí, algunos de tus fans incondicionales no tenemos caralibro de ese.

luigichido dijo...

Como muchos sabrán, en Estados Unidos se han decidido a romper la misandria, tras un lustro, y aplicarán la equidad de género al ejecutar a una asesina.

Y lo curioso es que, por fin, ya la gente está comenzando a reflexionar en si no, correctamente, debiéramos ejecutar también a las mujeres que aborten. En ese sentido va este link:

http://www.slate.com/id/2268200/