martes, 14 de septiembre de 2010

O lo uno o lo otro.

Una de estas dos frases tiene que estar equivocada:

"La modernidad es irreversible" (cualquier liberal, cualquier día).

"El cielo y la tierra pasarán. Pero mis palabras no pasarán"
(Mateo 13:31).

Si la primera frase fuese cierta, El que dijo la segunda no habría sido más que un chuleras bravucón que acabó como tenía que acabar. Si la segunda frase es cierta, la primera es, sencillamente, la excusa de alguien que, dejándose llevar por un afán compulsivo de formar parte del grupo más numeroso posible, pasar a engrosar las filas del enemigo en cuanto vienen mal dadas.

2 comentarios:

luigichido dijo...

La modernidad pasó algún día, pues no es más que "neobarbarie".

Ni la homosexualidad, ni el infanticidio, ni nada de eso es nuevo.

Simplemente, se están retomando prácticas precristianas abolidas durante el cristianismo.

Seneka dijo...

Es que no lo has pillado, Museros. La modernidad es irreversible porque si la miras por el lado del forro es feísima e inutil.