lunes, 20 de septiembre de 2010

Laiccionario (V).


Espíritu del concilio:

1.-
Queda terminantemente prohibido todo aquello que estuviese permitido o fuese obligatorio antes de 1965.

2-.
Se permite (o mejor aún, se considera obligatorio) todo aquello que estuviese prohibido con anterioridad a 1965.

3.-
Para no molestar, queda abolido el "¡Viva Cristo Rey!", que será sustituido, a partir de ahora, por "¡Viva la gente!".

5 comentarios:

Ignacio dijo...

Mientes: eso no pasó en Trento.

Museros dijo...

Me refiero a lo que muchos han venido en llamar "espíritu del concilio", después de clausurarse el Concilio Vaticano II.

Desde luego que no pasó en Trento.

Orisson dijo...

Ay, mi madre. Museros, macho, demos gracias a Dios que parece que el Papa Benedito está volviendo las aguas a su cauce. Lentamente, pero en la Iglesia nunca se han hecho las cosas con prisa.

Un saludo

Astigarraga dijo...

Orisson
"Lentamente, pero en la Iglesia nunca se han hecho las cosas con prisa"
Entonces, ¿los cambios de la Misa, sacramentos, Biblia, Catecismo, via crucis, rosario -hasta padrenuestro- no los hizo la Iglesia?
Demos gracias a Dios que parece que el Papa Benedicto... pero no mintamos

Orisson dijo...

Astigarraga, calma, please, que esos "cambios" ni han sido ni son definitivos. Y un poco de lexatín, macho, que te pones de un nervioso...

Un saludo

PD: Por cierto, yo no miento. Puede ser que me equivoque incluso más veces de las aconsejables, pero no miento. Sólo por aclararlo.