domingo, 4 de marzo de 2012

Una sumisión cívica (III).

En esta entrada del blog, vamos a jugar a ese pasatiempo tan conocido de unir los puntos con una línea, a ver qué dibujito nos sale.

1- El pasado 28 de Noviembre, en la edición digital del diario malagueño Sur, Arnaldo Otegi, lejos de parecer inquieto y nervioso por la mayoría absoluta del PP, avisaba de que ETA pediría "perdón", si bien a su manera y en su momento.

2- El pasado 9 de Enero, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, llegó con algo de retraso, pero cargadito de juguetes, para a los etarras entretener, anunciando "indultos individualizados" con una condición: "petición de perdón". Como ya hemos dicho anteriormente en este blog, a ETA le basta y le sobra un "indulto individualizado" para cada preso. Nunca han pedido otra cosa, dicho sea de paso.

3- A finales del pasado mes de Febrero, en una entrevista a Europa Press, Monseñor Asurmendi, obispo de Vitoria, afirmaba que los tres obispos vascos pedirían, en una homilía conjunta, varias cosas:
a) La primera, que ETA "pida perdón" (sin perdón, no hay indulto, recordemos).

b) La segunda, y utilizando la expresión a la que recurren unos y otros cuando el gobiernodespaña negocia con ETA, "trabajar por la paz". Esta expresión, aunque muchos la asocian al anterior presidente del gobierno y su particular modo de arrastrar la letra "z" al final de las palabras, ya fue utilizada, con abundancia, generosidad y hasta abuso, cuando el presidente del gobierno se llamaba José María Aznar. Y el que no se lo crea, ahí tiene las actas de los plenos del Congreso de los Diputados del año 1999 y 2.000 para comprobarlo.

c) Y la tercera, la petición a "los que han sido ofendidos" (antes conocidos como "víctimas del terrorismo") de la "aceptación del perdón". Porque es que hay gente así de rara: les matas un padre, un hijo, un hermano o una sobrina de 3 años, y se molestan, tomándoselo, además, como una ofensa personal. Y, con el paso del tiempo, se van encabezonando cada vez más y, ahora, a ver quién los saca de sus trece. Y es que, además de darle a los etarras lo que quieren, hay que conseguir que los familiares de los asesinados por ETA se quejen lo menos posible. Y entre el obispado español no parecen faltar (nunca han faltado) voluntarios dispuestos a prestarse a semejante canallada.

4- Hace sólo unos días, la llamada "izquierda patriota vasca", pidió perdoncillo, enseñando mansamente la patita, convenientemente enharinada, por debajo de la puerta, para ir abriendo camino.

5- Y nadie parece acordarse, y ningún medio de la prensa del régimen lo menciona, pero aún sique vigente una moción del Congreso de los Diputados que autoriza al gobiernodespaña a negociar con ETA. Una moción que el PP, estando en la oposición, hace ya tiempo que renunció a pedir que se revocase.

Como pueden comprobar, el escenario ya estaba montado hace tiempo, y los actores van pillando su sitio. Incluida la jerarquía eclesiástica, haciendo declaraciones y anunciando homilías cuyo contenido, de haber sido enunciado por Monseñor Setién o Monseñor Uriarte, ya le habrían provocado sarpullidos de intensidad considerable a muchos que andan callados como p... ("como peperos", quería decir, no sean malpensados).

PS: Illa, illa, illa...Munilla maravilla... Insistimos: Cada vez que un obispo es innecesaria y profusamente elogiado por "las buenas gentes de la derecha"....

1 comentario:

Antonius dijo...

Pues sí, para el dolor y bochorno de muchos, empezando por los "ofendidos", esa es la p... realidad.