sábado, 27 de febrero de 2010

Enemigos irreconciliables.

"...y el que diga que matar judíos es lo mismo que "matar gente" ofende gravemente al Reichstag, y será considerado como enemigo del pueblo alemán que, a través de las urnas, eligió a los que lo componen".

Resulta llamativo cómo, una y otra vez, escuchamos a los políticos exigir que la verdad calle "por el bien de la democracia" y cuántas veces, recuerdan (a los periodistas y al común de los mortales) que la verdad debe silenciarse porque contarla es "dañino para la democracia/las instituciones" (especialmente cuando les pillan metiendo la mano en la caja fuerte).

Porque, ¿qué tipo de "instituciones" son ésas que necesitan del silenciamiento sistemático de la verdad para protegerse, cual versión políticamente correcta de la "Cosa Nostra"?. ¿Qué tipo de régimen político es ése que tiene a la verdad y a la libre difusión de la misma como perennes enemigos?.

1 comentario:

azahar dijo...

Y los demócratas acatando los resultados de la santa voluntad popular. Sea la que sea.

Pero arremetiendo contra todo lo que tenga "tufillo" a uno de los mejores gobernantes, de los conservadores de la Fe,uno de los que procuraron la mejor estabilidad de la sociedad, uno de los que con la mayor valentía se enfrentaron a todo con un orgullo de ser español,de preservar la historia que nos hace Grandes a los españoles, los mejores, con ese orgullo y gallardía que ha quedado olvidado. Debemos mucho al General Franco ¿qué debemos a estos líderes demócratas? Que me lo expliquen. Soy toda oídos.

A estos líderes que han abandonado a una parte de España, que negocian con los nacionalistas, que han prometido la luna y nos han dejado SOLOS.

¡Viva España! Pese a quién le pese.