sábado, 27 de febrero de 2010

Doña María de las Bisagras.


- Pues sí, doña Salvadora, como lo oye usted: después de gozar de sus favores siempre que la necesitaron, colmándola, a cambio. de regalos y riquezas, la abandonaron y permitieron su escarnio público, y todo para salvaguardar el buen nombre de sus familias y calmar el ambiente, que se estaba volviendo irrespirable.

- Ya se lo decía yo, señá Vicenta; que estas cosas siempre acaban igual...

Así contó esta historia, no por conocida, menos repetida, el director italiano Giusseppe Tornatore:

1- La maciza del pueblo. (o bien: "¡Menudo par de escaños tienes, preciosa!")

2- La golfa del pueblo (o bien: "Como no pensamos dejar a nuestros maridos, aun sabiendo que nos ponen los cuernos, tendremos que desahogarnos con ella").

Por supuesto, las enlutadas y repetidamente cornudas esposas volvieron a casa con sus maridos como si nunca hubiera pasado nada (todo sea por "proteger las instituciones"), y aquí paz y después gloria.

Y es que, para que la olla a presión no explote, hay que abrir la espita y dejar salir algo de vapor de vez en cuando.

No hay comentarios: