jueves, 31 de diciembre de 2009

Hoy, festividad de San Silvestre.


Hoy, 31 de Diciembre, es la festividad de San Silvestre, papa desde el año 314 al 335. Fue durante su papado en el que la Iglesia salió, para siempre, de las catacumbas (a donde se la intenta hacer volver cada vez con menos disimulo), y se construyeron las basílicas de San Pedro y la Santa Cruz, en Roma (entre otras). Convocó, además, el Concilio de Nicea, en el que se condenó la herejía arriana (que negaba la divinidad de Cristo).

La herejía de Arrio, sacerdote de Alejandría, siguió siendo profesada por una gran parte de la cristiandad durante más de dos siglos tras haber sido condenada (¿no tiene esto ciertos paralelismos con el modernismo -ya sea en su versión liberal o en su versión socialista?).

Merece la pena leer esta homilía de San Atanasio, el enemigo más acérrimo del arrianismo y que muchas veces lo combatió predicando en solitario en diócesis en las que era la religión mayoritaria (todo ello con gran irritación, lógicamente, de los obispos arrianos, más aggiornati respecto a las corrientes de opinión de su tiempo), acerca del gran error que supone asumir que la opinión de la mayoría es la prueba de la verdad (aunque algunos se crean que han descubierto la pólvora, esto de la "construcción de mayorías para cambiar la sociedad" -con consecuencias nefastas- ya estaba muy en boga en tiempos de Constantino el Grande).

Finalizo con otra cita de San Atanasio (que se me ha colado aquí en la festividad de su Papa coetáneo, San Silvestre):

"No sigáis la muchedumbre para obrar mal, ni el juicio te acomodes al parecer del mayor número, si con eso te desvías de la verdad".

Y es que, el que exhibe como principal -o único- argumento que el hecho de que forma parte de un grupo más numeroso que el de su interlocutor, en realidad es porque no tiene argumento alguno.

Feliz y santo 2010 a todos.

3 comentarios:

Álvaro dijo...

¡Feliz 2010!

Anónimo dijo...

Muy buena la análogia entre arrianismo y modernismo.

Museros dijo...

Feliz 2010, Álvaro, aunque sea con retraso.

Anónimo:

Aunque no estoy muy versado en la historia de las herejías, ni, más concretamente, del arrianismo, sí veo paralelismos (así, a bote pronto) con el modernismo:

1- La herejía se extiende con gran virulencia aun después de condenada (de hecho, se extiende con mayor intensidad después de ser condenada).

2- La mayoría de los cristianos la acaban profesando. Es más, muchos consideran a la herejía como "el cristianismo normal" (si así se puede decir). Incluso llega a ser la religión "oficial" en algunos países.

3- La herejía llega a estar tan extendida que, en un momento dado, parece amenazar con borrar la ortodoxia (que es vista como una rareza exótica y anticuada destinada a desaparecer) de la faz de la tierra.

Ya te digo: son apreciaciones superficiales, pero creo que son paralelismos interesantes.