jueves, 3 de diciembre de 2009

Por exigencias del guión (Actualizado).

1- PP y PSOE votan lo mismo en el Parlamento Europeo (y con gran unanimidad, que decía el otro).

2- El "gobiernodespaña" (PSOE), que ya tenía la escopeta cargada, dispara siguiendo las órdenes (o la autorización) de lo votado en el Parlamento Europeo por PP y PSOE.

3- En el Parlamento español, el PP le echa la bronca al "gobiernodespaña" por hacer lo que (entre otros) votaron los europarlamentarios del PP.

4- Los "movilizadores de la sociedad civil" (que votaron, orgullosos, al PP en las europeas de hace 6 meses) claman contra el totalitarismo "del gobierno" (son los que quieren parar los planes abortistas del gobierno -y sólo los del gobierno).

5- Los activistas subvencionados del ramo, salen a la calle para armar follón. Les llaman "titiriteros", y creo que merecidamente, puesto que distraen muy bien a los niños con su guiñol.

6- Incluso los más inteligentes (y no lo digo con ironía: Pablo Molina es uno de mis articulistas favoritos) creen que la culpa de todo esto es de un tal José María Sanz (nombre de guerra: Loquillo) y una tal María Laura Corradini (34 años -¡sorpresa!-, nombre de guerra: Chenoa).

7- Así, que ¡ale-hop!: ya tenemos la materia prima procesada como pienso fácilmente digerible: "Loquillo malo (ya no te compro el recopilatorio estas navidades). Zapatero malo (ya no te voto -tampoco lo he hecho nunca, pero bueno...)". "Oiga, ¿y el PP?". "¿El PP? Pues...el PP...¡Loquillo malo, Zapatero malo!".

8- Se supone, por tanto, que nos tenemos que creer que, cuando Loquillo y Chenoa descuelgan el teléfono y marcan un número, ponen a 510 eurodiputados firmes y en primer tiempo de saludo.

El guión se ha repetido un montón de veces y se seguirá repitiendo, ¿Por qué?.

Por la misma razón por la que el guión de todas las películas de Paco Martínez Soria, o de Manolo Escobar, o de Steven Seagal, se parece tanto: Porque funciona.

Será que, a la gente, lo que le gusta es la sensación de seguridad de lo ya conocido -o que se da por sentado- de antemano y, por eso, asume el guión con tanto entusiasmo ("¡Estupendo! ¡Manolo Escobar es el bueno! ¡Y se liga a Conchita Velasco gracias a su simpatía y encanto personal, a pesar de tenerlo todo en contra! ¡Y los malos son los de siempre! ¡Qué alivio! Y, por cierto, ¡qué listo soy, que he adivinado toda la historia desde el principio!").

Porque (que nadie lo dude, aunque sé que todo el mundo lo sabe) una película de Manolo Escobar en la que Manolo hubiese hecho de malvado potentado especulador que pretendiese derribar la casa de un humilde y simpático currante que cuidaba de su madre enferma, para hacer un campo de golf y unos apartamentos (mientras intentaba meterle mano a Conchita Velasco sin intención alguna de casarse con ella luego), hubiese sido un sonoro fracaso de público.

Y es que, ya se sabe: "Lejos de nosotros, señor, la funesta manía de..."

Y, sobre todo, (no faltaba más): "¡Vivan las caenas!".

PS: Los periodistas vuelven a mostrarnos los peces de colores para entretenernos (o será que no dan para más): Se habla de "ley antidescargas", cuando, de lo que se trata, es de controlar el acceso a internet de la población (quién sí, quién no y a qué contenidos).

PS2: Cuando, en una democracia liberal, oigan las palabras "regulación" y/o "reforma", sepan que van a perder dinero y derechos; deben imaginarse, por tanto, a alguien metiéndole la mano en el bolsillo para llevarse la cartera y poniéndole unas esposas.

Actualización: Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, confirma que la ley permite el cierre de cualquier página web, sin necesidad de autorización judicial.

No hay comentarios: