jueves, 12 de noviembre de 2009

La Iglesia Patriótica Española

El código de Derecho Canónico, dice, en su canon 1398, lo siguiente:

"Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae".

Según monseñor Martínez Camino, uno de los más entusiastas representantes del alerón malminorista de la CEE (y lo cierto es que,a estas alturas, ya no sé si hay algún otro alerón en dicha conferencia), los políticos que voten a favor de la reforma legislativa que quiere aprobar el gobierno, no pueden comulgar, pero no serían excomulgados, porque, según su particular interpretación del canon 1398, sólo debe ser excomulgado quien procura directamente un aborto. Es decir, quien lo realiza.

Monseñor Martínez Camino (a quien presupongo muchas cosas, pero de ninguna manera falta de inteligencia), así, parece intentar transmitir la curiosa (y, tengo que decirlo: perversa) idea de que colaborar necesariamente y actuar para que el mal suceda es mucho menos grave que cometer ése mal.

Según ésta interpretación, ninguna culpa habrían tenido Hitler de lo sucedido en Auschwitz o en Treblinka, ya que él "simplemente" promulgó las leyes que hicieron posible tal aberración, pero nunca le puso la mano encima a ningún judío (salvo, imagino, para acariciarlo delante de los fotógrafos). Ninguna culpa habría tenido Goebbels, según la lógica de monseñor Camino, de los ghettos, las noches de los cristales rotos o las cámaras de gas, ya que Herr Joseph "solamente" se pasó años transmitiendo, a través de la radio y los periódicos, ideas como que los judíos no eran personas, que tenían la culpa de todo, y que Alemania sería un paraíso cuando los matasen a todos. En Nüremberg, por tanto, según la hermenéutica de monseñor, debían haber sido juzgados y condenados los jovenzuelos barbilampiños y asustadizos que abrían y cerraban las puertas de las cámaras de gas o abrían la espita (o lo que fuese) para que entrase el Zyklon B.

O, ya puestos, resulta incomprensible, entonces, la manía que se le tiene, entre los católicos, a ese emperador romano pelirrojo conocido como Nerón. ¿Acaso abrió él las puertas de toriles en el Coliseo para que leones, tigres y osos saliesen a la arena a devorar (vivos) a los mártires?. ¿Acaso mordió Nerón en persona a algún cristiano? Evidentemente, no. Urge, por tanto, un acto de desagravio al emperador, cuyo único pecado (y dispensen una palabra tan reaccionaria y preconciliar) fue no conformarse con ser quien era y atormentar los tímpanos de su círculo de amigos y familiares (algo parecido a lo que haría, dos milenios más tarde, Jesulín de Ubrique).

Por supuesto, nada tiene que decir monseñor Martínez Camino de la legislación abortista vigente y de quienes la votaron en su momento, o no la votaron toda, pero la defienden igualmente.

De hecho, monseñor podría estar preparando el camino (valga la redundancia) para exculpar al PP en la conciencia de muchos (que tampoco lo necesitan, puesto que su cerebro ya está entrenado para buscar cualquier excusa para exculpar al PP por hacer lo mismo por lo que antes culparon al PSOE) cuando mantenga vigente la "ley Aído", puesto que según monseñor sólo tienen culpa (y un poquito, nada más) los que, en su momento, votan la ley para aprobarla.

Muchas veces me he preguntado cómo sería, tener en España, algo parecido a la llamada Iglesia Patriótica China (ésa iglesia títere del gobierno de Pekín que éste quiere hacer pasar por "católica", y cuya función, en esencia -como las iglesias luteranas oficiales de los países escandinavos- es decirle a los fieles que todo lo que hace el gobierno está muy bien y es perfectamente compatible con el cristianismo). Teniendo en cuenta lo sucedido en España en los últimos 35-40 años, empiezo a pensar que hacerse una pregunta así, es muy parecido a ser un náufrago en medio del Atlántico y preguntarse cómo sería el agua salada.

Eso sí, la palabra "patriótica" no se podría usar en España por razones obvias, puesto que la palabra "patria" asustaría incluso a esos aguerridos españoles que, estando superencontra del aborto, no vacilan en apoyar con su voto a los abortistas buenos (tengamos en cuenta que estos españoles, imitando el ejemplo de su líder, no conocen más patria que la Constitución). Es más, monseñor Camino nos indica de forma muy clara el ídem: si los políticos que votan a favor de leyes abortistas (o que votaron en su momento) tienen, como mucho, sólo un poquitín de culpa, ¿qué culpa van a tener los que les votan?.

Algunos han cambiado el "Apacienta mis ovejas" por "Apacigua mis votantes". Como en la Iglesia Patriótica China.

Eso sí, los católicos chinos fieles tienen, al menos, una Iglesia (perseguida y en la clandestinidad). Me temo que los españoles no tenemos ni eso.

PS: De todas formas, y conociendo el percal, seguro que si el PP sacase en youtube un vídeo de Rajoy haciéndole un aborto a SSS (perdón: haciéndole un aborto al hijo de SSS), la reacción de los votantes centrorreformistas sería algo así como decir frases del tipo: "Rajoy tiene que aclararse respecto al aborto", o "Las ambigüedades del PP sobre el aborto confunden a la gente". Quizás no faltaría alguien con alzacuellos que soltase algo así como que la culpa es del niño por no apartarse a tiempo cuando entra en el útero la cuchilla y el aspirador.

PS2: Las reacciones a las declaraciones de monseñor Camino exculpando a los políticos que votan a favor de la reforma de la ley del aborto (que no es lo mismo que "votar a favor del aborto") han sido las esperadas, pero las más llamativas han sido las de Ana Pastor (cuya ley de destrucción masiva de embriones humanos contó con el apoyo de monseñor Martínez Camino) y Jorge Fernández Díaz en plan "yo no conozco de nada a ese señor tan educado".

14 comentarios:

Seneka dijo...

Impresionante e irrefutable (o a mi se me antoja así).

La trfulca que políticos y periodistillos del sistema han liado al respecto tiene como finalidad proporcionar los contrafuertes necesarios para sostener esta actitus hipócrita y cobarde.

Un saludo, don Museros.

Joaco dijo...

Me parece muy interesante que los obispos hayan decidido por fin hablar y condenar a los políticos abortistas a través de su portavoz.... aunque estoy bastante de acuerdo con las críticas que se merecen los obispos, y con que el Sr. Martínez Camino tendría que aclarar muchas cosas: ¿qué pasa con la ley vigente? ¿una vez más, sólo vamos a atacar la “reforma”? ¿qué pasa con quienes no derogaron la ley vigente cuando tenían mayoría absoluta, permitiendo así que se cometieran muchos miles de abortos? porque me parece que hay algo así como “pecado de omisión”, bastante a tener en cuenta. Y yo formulo ahora una pregunta más:

¿qué pasa con el Rey?

la ley Aído, como la vigente ley que ha permitido matar a centenares de niños no nacidos en España, como todas las leyes, debe ser aprobada en el parlamento.... y necesariamente sancionada con la firma del Rey para que entre en vigor. ¿Este trámite de estampar una firma personal para que se pueda empezar a matar no nacidos no es procurar el mal o colaborar necesariamente con él?

Recuerdo que el rey Balduino de Bélgica se negó a firmar la ley del aborto aprobada por el Parlamento belga, con lo cual creó una grave crisis política en su país. Los políticos tuvieron que inventar un “malabarismo” para aprobar la ley sin la firma de Balduino, el cual estaba dispuesto a abdicar antes que firmar. Y naturalmente, como buen católico, actuó así después de consultar y dejarse asesorar por el Vaticano.

A pesar de la cortedad o insuficiencia de la condena de Martínez Camino, ya les han empezado a caer tortas por todos lados a los obispos por parte de la “clase política”. Veremos si una vez más se acobardan, y esto solo ha sido un “amago”, o siguen como deberían en la necesaria lucha contra este auténtico genocidio, que requiere de su intervención enérgica si se quiere acabar con él.

Embajador en el Infierno dijo...

Museros, cuando leí la noticia no daba crédito. Parece que por fin vamos despertando. Estando de acuerdo con tus apreciaciones, a mi las declaraciones de Mons. Martinez Camino me parecen un paso adelante. Espero sinceramente que, como tu sugieres, no sea para luego dar dos pasos atrás. Que, en cualquier caso es lo habitual. De momento mantengo la esperanza.

Museros dijo...

Seneka:

Bienvenido al blog, y gracias.

Quizás tengas razón y la trifulca haya sido la enésima representación del truco de los que simulan pelearse en un bar para que los echen y así irse sin pagar (como dijo Ignacio en el blog "Este lado de la galaxia").

Un saludo.

Joaco:

Como siempre, podemos ver el vaso casi vacío o con una gota de agua. Depende de la pregunta que te hagas, que puede ser: "¿Qué me parece esto en comparación con lo otro?", o "¿Cuáles son las responsabilidades de un obispo?". Que se hable de un mendrugo de pan duro como si fuese un fastuoso festín demuestra el hambre (espiritual, claro) que está pasando la abandonada feligresía en España en estos momentos.

Juanjo Romero dijo...

Museros, yo también estoy ojiplático.

Me parecen algo injusta alguna de tus apreciaciones, en otras estoy de acuerdo, pero que Martínez Camino haya dicho lo dicho, con publidad y alevosía era algo que ya ni demandábamos.

Con lo que afinas en muchos temas, aquí habría que ver si los políticos están "procurando directamente el aborto". En cualquier caso dijo que no sólo quedan excomulgados los colaboradores necesarios en un aborto sino también los que proclaman de manera pertinaz que «es lícito quitar la vida a un ser humano inocente», porque enseñan una herejía, «contraria a la fe divina y católica».


Y sinceramente, con lo que te aprecio, me parece que eso no lo deberías omitir.

Y lo que dice Mtz Camino, es mucho más grave que la excomunión, que es una pena canónica (que no implica pecado mortal).

Juanjo Romero dijo...

Por cierto, tengo mis dudas de que un político esté excomulgado por votar a favor del aborto.

Al menos en el documento de 2002 de Ratzinger, habla de no poderse acercar a la comunión, no de la pena canónica de la excomunión.

Rijad dijo...

No se por que tanto jaleo ahora, si esto mismo lo dijo en la COPE hara un mes.

Seneka dijo...

Juanjo está en lo cierto.

Echadle un vistazo al comentario de Perlimplín en la entrada de ayer del Embajador, hace el análisis in extenso (gracias Perlimplín).

Por lo que a mí respecta, lamento el pronto. Tras releer varios medios creo que me pasé de frenada. Monseñor ha estado valiente y se agradece.

azahar dijo...

Hola Museros.

Reconozco que las declaraciones de monseñor Martínez Camino me dejaron perpleja cuando las escuché. Y me he estado frotando las manos, al comprobar el revuelo que han causado: a los implicados como católicos e, incluso, a quiénes no les importan por no ser creyentes.

No obstante, estoy de acuerdo con la queja que expresas. Por una razón: porque se han quedado cortas. Y digo esto porque, ya, no valen medias tintas en el tema del aborto. Ha dejado "impunes" a los que ya han aceptado la vigente ley abortista. Es decir, sus declaraciones se han dirigido a la votación de la futura ley. Pero, en el supuesto del PP (que han declarado votarán en contra de este proyecto) ¿qué pasa con ellos si han colaborado activamente -legislativamente- en acciones relativas al aborto en el pasado? ¿O han omitido cualquier acción que derive en su penalización?

Parece como si se pasara página de la ley vigente -de por sí terrible- y sólo hubiera lugar a condenar la reforma.

Con ello, tal como comentas, se da paso a la postura del PP y de sus votantes.

Entiendo que estamos en un momento en el que tenemos que afinar muy bien las palabras, no sea que se dé por asentado y aceptado el mal que gobierna y acabe considerándose un bien. O, por omisión, acabe siendo lo normal.

Un saludo.

Juanjo Romero dijo...

Seneka, gracias, no es momento de entrar en harina, pero no hay excomunión, por eso las precisiones de Mtz Camino son muy buenas y en la línea de lo que les aclaró Ratzinger como Prefecto CDF a los obispos yankees cuando no se aclaraban.

En el fondo es mucho más duro, porque "pecado público" requiere reparación pública, y como en el caso de los divorciados vueltos a casar, al no ser un tema reservado a la conciencia, hay obligación por parte del sacerdote de actuar, y si hace falta sacarlo de la cola, pues se le saca.

azahar, ya sabes que coincido con muchas de las cosas que decís (tú y otros como tú, gracias a Dios). Pero aquí creo que os estáis pasando de frenada. Más que nada porque hay otra frase de Mtz Camino en esa misma conferencia y en el mismo contexto que reza así:

«Esto vale para todos, incluso por encima de lo que diga el partido»

Creo que es de justicia, cuando alguien hace y dice las cosas bien reconocérselas.
Y mezclar todo, al final provoca que pierda fuerza vuestro argumentario. No es lo mismo la acción que la omisión, siendo las dos muy malas, no son lo mismo.
Y hay que recordar que en la anterior ley el PP votó en contra, puso recurso de inconstitucionalidad, y gracias a un ejercicio cercano al filibusterismo parlamentario de Federico Trillo se impidió in extremis que se aprobase una ampliación en el último gobierno de González. Trillo, por defecto de forma aplazó una votación que ya no pudo celebrarser por disolución de las Cortes.
Que después no han hecho nada para quitarla, de acuerdo. Pero decir que es lo mismo tampoco es justo.

Museros dijo...

Embajador:

Como ya te digo, hasta ahora estamos viendo y oyendo más de lo mismo. El largo silencio de los obispos a la hora de bajar a la arena de lo concreto ("La Iglesia prevee tal sanción canónica para tal conducta") coincide con el largo tiempo en el que el PSOE ha estado sin introducir ninguna ley abortista nueva (fue el PP el que introdujo las aprobadas desde el 85 hasta ahora).

Azahar:

Coincido contigo. La falta de tinta hace que las medias tintas parezcan tintas completas. Y en este asunto, no caben medias tintas.

Hay que tener en cuenta que hablamos de un obispo, por lo que creo que las declaraciones de monseñor deben valorarse teniendo en cuenta cuáles son las responsabilidades de su cargo.

Seneka y Juanjo:

Os contesto más tarde, que ahora me resulta imposible seguir.

Un saludo a todos.

azahar dijo...

Juanjo,

sabes que nunca, jamás, me he atrevido a cuestionar la palabra de un sacerdote, aún no estando de acuerdo. Mi respeto llega mucho más allá de sus palabras y, entiendo, que debo obediencia a la Iglesia (salvo en los casos de estos sacerdotes que han salido a la palestra y que yo no conocía, con declaraciones que van en contra de la doctrina, es de sentido común).

No soy experta en derecho canónico, voy consultando conforme van surgiendo las cosas. Por ello no puedo opinar, por el momento, si en esta jurisdicción es o no aplicable en la misma medida la acción que la omisión, aunque con vuestras informaciones te podría decir que me basta. En derecho civil, el art. 1.902 refiere.."El que por acción u omisión....", equiparando la acción o la no-acción con conocimiento de causa. Otra cosa, representa el error, en interpretación o en acción. Pero la falta de previsibilidad o cuidado "de un buen padre de familia", que se dice en derecho, está castigada civilmente.

Saber que en un centro abortista se están cometiendo crímenes y girar la cabeza, es omisión. ¿Qué se puede hacer para evitarlo? Participar de alguna manera para oponerse. No creo que Dios nos juzgue en función de lo que buenamente, hayamos hecho en cantidad. Hay quién, por circunstancias, puede tener acceso a hacer más y quién pueda estar limitado. Es la calidad de lo que hacemos lo que cuenta.

Pero omitir cualquier gesto o intención, consentir, incluso aceptar por derrota, tiene connotaciones activas pues se corresponde con el aspecto subjetivo de la persona, cuestión valorada en derecho. Porque se toma una decisión, la de no intervenir.

Anónimo dijo...

Esperanza Aguirre y Gallardón han comulgado juntos, por ese orden, el Día grande de la Patrona de Madrid, en una misa en la Plaza Mayor retransmitida en directo por Telemadrid.
¿Falta de coherencia o algo más?
El hecho es este, por un lado Monseñor Camino (por primera vez desde Mons. Guerra en 1985) recuerda la excomunión a los políticos abortistas y, por otro, en vivo y en directo, el Cardenal de Madrid da la comunión, a la presidenta autonómica que más abortos subvenciona y al alcalde que más píldoras abortivas ha dado (incluso a menores sin el consentimiento de sus padres). Y recuerdo que para muchísimos (Ricardo de la Cierva entre ellos) Gallardón, el del obelisco de la Plaza de Castilla, es masón, y que Aguirre es asidua asistente a las reuniones del Club Bildeberg.
De manera similar, lo grave no es que Bono se crea católico, es que ha comulgado (incluso rosquillas en la parroquia herética de S. Carlos Borromeo, cuyos sacerdotes hacen propaganda del aborto en TV, y que depende de Mons. Rouco -el más “integrista” de los obispos conservadores españoles-) de la mano de varios obispos, con alguno de los cuales muestra públicos signos de íntima amistad
Porque no solo escandalizan los socialistas y peperos que atacan a la Iglesia por ellas, también la pública comunión de Gallardón y Aguirre, delante de Mons. Rouco, es un escándalo (por parte del obispo). Y más en el marco de esas tardías, parcas e incompletas manifestaciones
¿Ustedes lo entienden?.
Yo si, pero no me dejarían explicárselo

Museros dijo...

Anónimo:

Aquí se te permite explicar lo que haga falta. No te puedo asegurar que todo el que lea la explicación estará de acuerdo con ella (sospecho que yo, en gran parte, sino en su totalidad, sí).

Pero por explicar que no quede.

No obstante, hay una frase que me gusta mucho y que permite empezar a "tirar del hilo": que a los árboles se les conoce por su fruto.

Un saludo.