domingo, 29 de noviembre de 2009

Cierto: mueven a vomito.

Tras superar la "ley Aído" su primer trámite parlamentario sin mayores sobresaltos que las doctas sesiones teológicas con las que nos han deleitado el presidente del Congreso y el del PNV (de las que tambien hablaremos, pues sus exégesis beben de fuentes centrorreformistas, nada menos), ha causado especial (y más que justificada) indignación la foto de una jóvena miembra socialista acompañada de sus "conmilitones abortistas":


Pero, ¿qué ocurre cuando la jóvena miembra (o no tan jóvena) que se fotografía sonriente acompañada de sus "conmilitones abortistas" no es socialista (ni sus "conmilitones abortistas" tampoco) ?. Pues que eso se llama "fiesta por la vida", "lucha por la vida" o "cambiar la sociedad". Y no causa indignación, sino admiración. Vean, si no, algunos ejemplos:






[Inciso: El algodón de esta gigantesca hemeroteca llamada "internet" no engaña. No me extraña, por ello, que el Parlamento Europeo, con Aleix Vidal-Quadras a la cabeza, se haya puesto rápidamente manos a la obra para que puedan cortarle internet a quien quieran].

Como se puede comprobar, la "presión social" que ejercen algunos sobre el PP es, literalmente, asfixiante (imagino que tanto estrujón cansa, por muy cariñoso que sea). Lo que pasa es que, algunos todavia no queremos entender que al PSOE se le presiona criticándolo y negándole el voto, y al PP, se le presiona votándolo y a base de besos y abrazos (y con ésto acabo de resumir, en un par de frases, los cientos de conferencias y seminarios, los miles de artículos y todas las manifestaciones de las platajuntas centrorreformistas).

En mi pueblo siempre se ha usado el dicho "Eres mas pesado que aquél que mató el cochino a besos". No quiero ni imaginar cuanto se tarda en matar un cochino a besos (como parece que intentan hacer algunos que, sin embargo, tienen clarisimo como se mata el cochino en un santiamén -y sin necesidad de pasarse décadas "cambiando la sociedad"- cuando del PSOE se trata).

El caso es que, a un servidor, el legendario "pesado" que "mató el cochino a besos" no era más que un listillo que ni siquiera mató al cochino en cuestión, sino que -para no tener que matarlo nunca (léase "negarle el voto a su partido abortista favorito")-, mientras pedía a los demás que matasen a sus cochinos (léase "negasen el voto al resto de partidos abortistas"), se pasó la vida haciéndole cariñitos al suyo inventándose que los besos son armas letales y mortales de necesidad.

Y es que, a mi, ver a las cochinas (las del voguerío español, en este caso) revolcándose en su propio cieno me da arcadas (para qué negarlo). Pero me darían muchas mas arcadas ser yo, con una sonrisa en los labios, el que se tira al cieno a revolcarse con los cochinos.

PS: Esto es lo que hizo Javier Arenas (junto con sus conmilitones) unas semanas después de recibir el abanico mágico cambiasociedades. Algunos no tienen precio como estrategas (y lo digo totalmente en serio, porque cuando una cagada se repite con tanta frecuencia, no hay que ser muy listo para darse cuenta que el propósito, desde el principio -desde hace un cuarto de siglo, de hecho- siempre ha sido cagarla, por lo que la estrategia ha de considerarse un éxito absoluto, -por desgracia).

6 comentarios:

Joaco dijo...

Totalmente de acuerdo. Es mucha la tela que hay que cortar al respecto, si seguimos tirando del hilo.... puede que demasiada.... por ejemplo: que el Sr. Aznar tenga el privilegio de casar con toda pompa a su hija en El Escorial por parte del Cardenal Rouco, mientras era el Presidente del Gobierno con el que más escandalosamente había subido el número de abortos, sin mover un dedo por evitarlo.... o el Sr. Aznar era cordialmente recibido por el Abad del Monasterio de Silos en visita tradicional... y podíamos seguir hablando de los sres. obispos haciendo encendidas alabanzas de la Constitución de 1.978 en vigor, que ha permitido legalizar el genocidio abortista y otros variados desmanes contra la Moral y la Justicia.... sí, demasiado, pero me temo que los "radicales" tenemos la razón, aunque seamos descalificados o incluso insultados. TOTALMENTE DE ACUERDO.

Anónimo dijo...

Era Toñin el que mato un cerdo a besos...

Museros dijo...

Joaco:

Nos guste o no reconocerlo, es innegable que, sin la colaboración de la gran mayoría de la jerarquía eclesiástica en España, el famoso "régimen de derechos y libertades que nosotros nos hemos dado a nosotros mismos" nunca hubiera sido posible.

Y el trato exquisito (como si nunca hubiesen hecho nada malo digno de reprobación o sanción canónica) dado por esa misma jerarquía a tantos políticos (a todo el que así lo ha querido) ha lanzado el mensaje subliminal a muchos de que todo lo que hacían esos políticos estaba bien hecho o que sus "errores" no eran tan importantes después de todo.

Ahí estaba el mismo Rouco que mencionas dando de comulgar con tv en directo al alcalde de Madrid y a doña Esperanza dos días antes de que Martínez Camino recordase que "procurar" un aborto supone la excomunión latae sententiae.

Anónimo:

No conozco al mortífero Toñín, pero imagino que muchos sí han oído hablar de él y se han protegido adecuadamente, ya que en España casi todos los "cerdos" (y "cerdas") llevan guardaespaldas cuyos sueldos pagamos entre todos.

Joaco dijo...

Pues sí, Museros. ¿quién influiría más en la siniestra maniobra que nos trajo el decadente y corrupto sistema político que sufrimos hoy? ¿la jerarquía eclesiástica? ¿los altos dirigentes políticos del franquismo? ¿la Corona? bien, si hablamos de Moral, hay unos máximos responsables, eso está claro. La catástrofe no vino “de fuera”, sino “de dentro”, eso está claro, y a ver quién arregla ahora esto. Porque ahí está la raíz del mal, y nadie parece querer verlo. Un saludo.

Museros dijo...

Publico el comentario de Joaco que (no sé por qué) no ha salido arriba (lamento estas torpezas informáticas):

"Pues sí, Museros. ¿Quién influiría más en la siniestra maniobra que nos trajo el decadente y corrupto sistema político que sufrimos hoy? ¿La jerarquía eclesiástica? ¿Los altos dirigentes políticos del franquismo? ¿La corona?. Bien, si hablamos de Moral, hay unos "máximos responsables", eso está claro. La catástrofe no vino "de fuera", sino "de dentro", eso está claro, y a ver quién arregla ahora esto. Porque ahí está la raíz del mal, y nadie parece querer verlo. Un saludo".

Museros dijo...

Joaco:

Planteas, Joaco, una pregunta cuya respuesta (creo) es tan sencilla como terrible:

¿Quién tiene la culpa del saqueo de la ciudad? ¿El ejército enemigo que la sitiaba o los que, desde dentro, abrieron la puerta y convencieron a la gente para que entregase sus armas?.