martes, 17 de noviembre de 2009

Poderoso caballero...

Javier Garisoáin, presidente de la CTC, es una persona que tiene la rara (y sanamente envidiada por un servidor) habilidad de decir sólo lo que tiene que decir mientras dice todo lo que tiene que decir. Ante la manifestación del 17-O, lamentó que se llevase, innecesariamente, al llamado movimiento provida a una trinchera que no era la suya (la defensa de las posiciones abortistas del PP).

Lo que quizás se imaginaba, pero no dijo, Javier Garisoáin (Embajador en el Infierno sí lo apuntó), era que, al (mal llamado, seamos justos) movimiento provida no se le iba a cambiar de trinchera, sino de campo de batalla (coincidiendo, una vez más y como siempre, con la defensa de la postura de un partido abortista muy conocido).

Como ya hemos dicho en otra ocasión, los líderes del movimiento proPP enmascarado de movimiento provida están implantando, a marchas forzadas, la mentalidad propagada por el gran adalid del lobby abortista mundial, B. Hussein Obama, para desactivar el movimiento provida, que no es otra que olvidarse de los abortorios y centrarse en ayudar económicamente a las mujeres embarazadas (mujeres que, en casi todos los casos, no pensaron en abortar en ningún momento y por eso precisamente buscaron ayuda económica).

Las "propuestas" del PP (mantener la ley Aído, pero dando dinero a las asociaciones "provida") han sido acompañadas de una iniciativa (repito: ¿quién dijo que "la derecha" no sabe hacer campañas propagandísticas?) de una plataforma llamada "Mujeres contra el aborto" ante el Parlamento Europeo. Tal iniciativa, contra lo que cabría pensar de una plataforma con ese nombre, no consiste en pedir la derogación de ley abortista alguna, sino leyes de "protección a la maternidad".

Ése es el nuevo neologismo que va a sustituir, en las mentes de muchos, a la lucha contra el aborto (lucha que se da definitivamente por perdida, mientras -como suelen hacer los centrorreformistas cuando se rinden-, para disimular, se dan saltos celebrando una victoria inexistente). Y ahora se entiende mejor la maniobra benigniana de mezclar, en la manifestación del 17-O, una cosa con la otra (recordemos: "Por la vida, por la mujer, por la maternidad").

Se busca así, convertir a las asociaciones provida en ONGs de ayuda a la embarazada (la mayoría ya lo son, pero se trata de conseguirlo con todas). Me parece muy justo y necesario ayudar económicamente a las embarazadas con problemas de este tipo (si alguien se merece esa ayuda, son ellas), pero se está confundiendo (bajo la ya consabida etiqueta de la estrategia) una cosa con la otra.

De hecho, como se puede comprobar en esta otra versión de la noticia, ya hay quien se felicita porque se deje de luchar contra el aborto (que eso de "luchar" suena como que muy violento y poco elegante).

Se entiende también, como ya dijimos, que las asociaciones provida se pusieran todas en primer tiempo de saludo en cuanto Güemes les recordó, con un estilo digno de Vito Corleone en sus mejores días, quién tenía la llave de la caja fuerte. Bastó eso para que a Güemes, incluso, se le hiciera, en directo y a través de la cadena de TV Interhipocresía, una entrevista-masaje que ríase usted de las de Gabilondo a Zapatero en la campaña electoral de las generales del 2008.

Las promesas de dinero hechas por Rajoy han bastado para que las autodenominadas asociaciones provida (y ésta es la última vez que las llamo así) se coloquen en fila como las mozas casaderas en una boda, dándose codazos por colocarse mejor para pillar el ramo que va a tirar la novia: las alabanzas al PP por mantener la "ley Aído", pero soltando pasta, ya han empezado a caer.

Por parte, claro está, de los que se manifestaron contra la "ley Aído", y cuya conducta revela que únicamente (aun sin saberlo, quizás, en algún caso) estaban pidiendo dinero.

Nunca hubo tal manifestación provida. Lo que hubo fue una fiesta de recaudación de fondos para los palmeros del PP a cambio de llevar éstos a cientos de miles de personas (aceptemos pulpo como animal de compañía) a Madrid para hacer de "extras" (pagando, además) en el publirreportaje de los líderes de este partido que saldría al día siguiente en casi todos los medios afines.

El caso es que, con el aborto, se está aplicando la misma estrategia progre que con otros delitos; pensemos en el robo, por ejemplo: primero se modifica el Código Penal para establecer sanciones ridículas para el delito (si es que se sanciona). Luego, cuando los robos se multiplican, los mismos que los favorecieron dejándolos prácticamente impunes, ofrecen, como solución, ayudas económicas para los potenciales ladrones.

Por supuesto, los que sigan (sigamos) insistiendo en la imperiosa necesidad de ilegalizar (y castigar) el aborto serán etiquetados adecuadamente por los mismos que, hace cuatro días, iban a "luchar contra el aborto" hasta que se helara el infierno, si hacía falta.

PS: Dije que iba a escribir algo sobre Pepiño Blanco, pero creo que, desde las 5 de la tarde de ayer, está escrito todo lo que había que escribir. No obstante, y por si alguien no lo ha leído, en el blog Motu Proprio vuelven a dar completamente en el clavo, incluida la hilarante analogía entre el ministro de Fomento y la burra de Balaam.

11 comentarios:

Maite C dijo...

Por supuesto que se tiene que derogar la ley del aborto. Cueste lo que cueste. Lo estoy machacando constantemete en blogs, foros y plataforma y a los del PP inclusive.

Lo de la protección de la maternidad es otra cosa, que me parece fantástica, pero considero que es de más a más.

Sería conveniente Museros que volvieses a entrar en los blogs en los que hemos coincidido muchas veces. No lo dejes por favor. Los lee mucha gente y es necesario insistir en este tema y en los que convenga. Cuantas más personas participen, mejor.

Un cordial saludo

Museros dijo...

Hola, Maite.

Como bien ha dicho Azahar en un comentario a la entrada anterior (y recuerdas tú ahora), intentan que nos olvidemos del que necesita protección (el hijo) para que la gente se centre en quien no la necesita (la madre), mezclando churras con merinas. Es la desactivación (por implosión sobre sí mismo) del movimiento provida (o de muchas personas que forman parte de él).

Ya lo advirtieron varios blogueros, utilizando metáforas parecidas: Los perros pastores llevan a las ovejas al matadero en medio de sonrisas. Pues ahí lo tienes: jaque mate.

Además, hacen como los progres de izquierdas, que te mezclan "cuidados paliativos" con "eutanasia", como si fuesen lo mismo (y no tienen nada que ver), para confundir al personal.

Ojalá me equivocase y algunas cosas cambien, pero los que siguen al PP a todas partes, muy posiblemente abandonarán la "lucha contra el aborto" (que ya se ha quedado "demodé" y sólo es para "puristas") para pasarse a la "protección de la maternidad", que parece ser la "nouvelle vogue" del centrorreformismo.

Si don Benigno no da puntada sin hilo. Está claro. Ha preparado muy bien a la gente para aceptar el "golpe de timón".

No obstante, esperemos que el tiro les salga por la culata y que, igual que las aguas se revolvieron lo suficiente como para obligar a Benigno a mencionar la ley del 85 tras la mani, podamos seguir revolviéndolas para recordar que, aunque presenten dos cosas como equivalentes e intercambiables, nada tienen que ver la una con la otra.

Un saludo.

Museros dijo...

Sobre lo de volver a pasarme por las urbanizaciones nuevas del extrarradio, con piscina y campo de tenis, la verdad es que se está muy bien en el "casco viejo" de la ciudad.

Y al casco viejo de la ciudad acaban subiendo más turistas de los que uno se imagina al principio (aunque sólo sea por curiosidad).

Un saludo.

Maite C dijo...

¿Que me estás diciendo que no quieres pasarte por ahí?.

Recapacita por favor.

Los blogs en los que escribís, todos más o menos pensamos igual y lo comentarios siempre son buenos.
No entra nadie que genere polémica y por lo tanto no tenemos la opción de decirles lo que pensamos.

Pásate, no tienen ni piscina ni campo de tenis. Deja el casco viejo y métete de lleno. Aunque sea para ayudarme.

Con todo afecto.

brigante dijo...

¿A qué blogs te refieres, Maite?

azahar dijo...

Hola, Museros.

Lo de "Mujeres contra el aborto" es una iniciativa trampa. Feminista en sus presupuestos. Cuando surgió me adherí al manifiesto, (en contra del aborto me he adherido a todo). Lo ví como una, a priori, buena intención aunque no comulgaba con todo al articulado que esgrimía.

El 17-O (por la t.v.) escuché las alegaciones de las promotoras y me quedé perpleja. Ni una palabra por la vida del niño en cualquier circunstancia, bajo cualquier supuesto. Todo, todo se centró en la mujer que ¡pobrecita! se veía obligada a abortar y la protección para ella.

Perdonen, pero me parece que..."eso" fuera de tiesto.

En este asunto se está perdiendo de vista al ser humano que está siendo despedazado y martirizado durante un buen rato hasta que lo rematan.

Que la madre que mata a su hijo es CULPABLE. Culpable hasta la médula y no valen excusas. Que las víctimas de esta sociedad son esos miles de niños (in crescendo) que son asesinados.

Y mientras que a las mujeres aborteras se les dé entrada de palco y aplausos porque, encima, han tenido que tomar una decisión tormentosa, el mensaje anti-abortista será un fraude total.

Un saludo

irichc dijo...

Y mientras que a las mujeres aborteras se les dé entrada de palco y aplausos porque, encima, han tenido que tomar una decisión tormentosa, el mensaje anti-abortista será un fraude total.

Completamente de acuerdo. Aunque no hay una sola solución penal al problema.

Museros dijo...

Azahar:

Cierto. Pero ahora estamos ante otra "vuelta de tuerca" al asunto. Primero se hablaba (poco) del niño y luego, poco a poco, se habló de "las dos víctimas"; ahora ya no hablarán ni del aborto.

Es algo así como los trucos de los prestidigitadores: colocar un pañuelo (madre que aborta) encima de la mano que tiene la bola (niño) y ¡ale-hop!, cuando quitas el pañuelo la bola ha desaparecido de la mano, como si no hubiese estado ahí nunca.

irichc:

El problema es que mucha gente entiende la frase "no hay una sola solución penal al problema" como "no hay solución penal al problema" (lo mismo que dicen los batasunos del "problema vasco", por cierto).

Lo principal, y sin lo cual lo demás no va a ningún lado, es la penalización del delito. Nada hay tan efectivo, a la hora de disuadir y de cambiar mentalidades, como prohibir y penalizar un crimen; se deja de hacer, tanto por el miedo al castigo, como por el cambio de mentalidad que produce el cambio de la ley positiva con el paso del tiempo.

Obviamente, eso no nos exime de nuestra responsabilidad hacia nuestros semejantes en apuros (y las embarazadas no son una excepción, lógicamente).

Pero pensemos en los años en que en España se ha llegado a pasar hambre (ejemplo: 1946). Según la teoría progre y "buenista", según la cual, todo el mundo es bueno y los delitos se deben a problemas en la vida del criminal, en 1946 deberían haber abortado casi todas las embarazadas. Y, sin embargo, seguro que el número de abortos (todos ellos fuera de la ley) fue irrisorio comparado con (por ejemplo) los años boyantes de la economía española a principios de esta década (años en los que el número de abortos se disparó, por cierto).

La economía no guarda relación alguna con el aborto.

Hambre y problemas económicos gravísimos, pero aborto prohibido: pocos abortos.

Aborto permitido y problemas económicos menores (o economía boyante): Muchísimos abortos.

Esto es una obviedad de la que parece que se quiere evitar que la gente se dé cuenta. Y podemos imaginar el por qué.

Un saludo.

Joaco dijo...

Es que eso de “los derechos de la mujer” y la “emancipación de la mujer” son clichés o tópicos falsos que se usan hoy día para cometer todo tipo de latrocinios. El más grave es el genocidio abortista, pero bastante graves son también la demolición de la familia, la desatención del cuidado y educación de los hijos (en los que la mujer desempeña una función más intensiva que el hombre, sobre todo cuando son pequeños, se pongan como se pongan las feministas) y un largo etcétera que no es adecuado detallar aquí, todo ello avalado por leyes sectarias y canallescas (o sea, “progresistas”). Ahí está la “madre del cordero” de muchos males de nuestro tiempo, me parece a mí.

azahar dijo...

Muy acertado el comentario de Joaco y comparto totalmente la visión de que la mujer es necesaria- fundamental- cerca de sus hijos en los primeros años de su vida. Es algo que las feministas no entienden porque sólo responden a estímulos competitivos con el varón. Les gusta ser machotas. La igualdad entre el hombre y la mujer no es cuestión feminista, sino de justicia. No hay que ir más lejos.

De todos modos, este feminismo es contradictorio -como tantas cosas sin fundamento- con la imagen que se transmite de la mujer abortera o de la mujer potencialmente abortera, a la que se considera sin capacidad de reflexión, de decisión, de enfrentarse al entorno, de asumir responsabilidades, etc...

Por tanto, no entiendo muy bien ¿en qué quedamos? ¿En qué la mujer está capacitada para "todo y más" o en qué es una endeble que se deja arrastrar por las circunstancias y por las presiones? No sé, ¿una doble lectura?

Cuando conviene es prototipo y cuando conviene es víctima. Pero me hace gracia que cuando se la convierte en víctima es hasta el límite de considerarla tonta, pero tonta del bote: Que no es capaz de proseguir con su embarazo, que no es capaz de alimentar a su hijo, de cuidarle y educarle....sino le ayuda la sociedad. ¡Vaya, vaya!

Museros dijo...

Cuánta razón tienes, Azahar...

Nuestras bisabuelas criaban a ocho o diez hijos ellas solas. Sin vacunas, sin pediatras, sin guarderías, sin preescolar, sin "método Estivill" ni gaitas.

Y ahora resulta que los "defensores de la vida" hablan como si, cuando una embarazada tiene un problema, fuese "lo normal" y lo inevitable que mate a su propio hijo.

Al menos, las Bibianas y los Zapateros no engañan a nadie. Los de las camisetas de colores (roja para "los partidos en casa" y blanca para "los partidos fuera de casa") son mucho más letales y peligrosos.