miércoles, 6 de enero de 2010

Mira quién habla...



A ver si te enteras, Pepe.

Que no engañas a nadie. Aprende de nosotros, hombre: a tí la Conferencia Episcopal te suelta un chorreo y a nosotros nos dan la comunión con TV en directo en la Misa del día de la Almudena.

¿No lo has pillado todavía, con lo avispado que eres para otras cosas?: Ser abortista no es el problema, sino ser abortista y no ser del PP. Entonces se te echa todo el mundo encima.

Mira que tener que recordarte esto delante de todo el Sanedrín...

2 comentarios:

Seneka dijo...

Joder, apártate que me tiznas ...

Te animo a que no te pierdas la entrada que el propio Cosidó le dedica al tema en su blog (http://iblogcosido.blogspot.com/2010/01/comulgar-con-piedras-de-molino.html), con perlas, auténtico retrato del conservadurismo español s XXI, tan maravillosas como éstas:

"Respeto democráticamente la decisión del presidente del Congreso, José Bono, de haber votado a favor de la Ley del Aborto recientemente aprobada, pero discrepo profundamente de los argumentos que esgrime públicamente para defender el sentido de su voto."

"Puedo entender que José Bono haya antepuesto su conveniencia política, partidista o personal a sus convicciones morales, no seré yo quién tire la primera piedra,"

"Cuando uno se ve obligado a claudicar de determinados principios en función de intereses que pueden resultar legítimos o no, lo razonable y lo honesto es optar por un prudente silencio en vez de alardear de esa claudicación haciendo comulgar a los demás con ruedas de molino."

"Escribo estas líneas desde la fraternidad cristiana, sin ánimo alguno de herir ni de generar polémicas teologales sobre las que mi conocimiento es más que limitado."

El colega se retrata con una desvergüenza tal que me hace pensar de verdad se lo cree. De tan blandito se llega al a-morfismo. Y así casi todos.

Museros dijo...

Gracias por la referencia del blog del señor diputado, Seneka.

Resulta que el "derecho a asesinar" le merece todo el respeto del mundo, si se vota democráticamente, entiende que se anteponga la conveniencia a las convicciones, cree que los "intereses" te "obligan" a claudicar...

Vamos, el manual del democratacristiano ejemplar. Sólo falta que propongan la canonización de Nicolás Maquiavelo como patrón del malminorismo.

Pero lo de "optar por un prudente silencio" me recuerda a las películas esas de mafiosos, en las que uno de ellos presume en público de cómo tienen comprada la connivencia de politicos y jueces (jerarquía eclesial, en este caso), y los otros le echan la bronca por descubrir el pastel (no sea que a algún policía despistado se le ocurra investigar y empezar a tirar del hilo, que por ahí le vienen siempre los problemas a los mafiosos en las películas).