domingo, 10 de enero de 2010

Robolución versus Feudalismo.

Volviendo al decreto de Diciembre de 1792 de la Convención Nacional francesa mencionado en esta entrada del blog, me surge una pregunta (y a lo mejor me estoy columpiando de mala manera, o lo que me pasa es que tardo mucho en conciliar el sueño cuando me acuesto).

El decreto (recordemos) rezaba (¡perdón!: "anunciaba") lo siguiente:

"Se necesita...que sea proclamada...la soberanía del pueblo, la abolición de la feudalidad, el diezmo y todos los abusos..."

Y uno se pregunta: ¿Pagar un 10% de IRPF -¿eso es un diezmo, no?- estaba considerado, hace 220 años, como un abuso intolerable?.

No soy historiador, y probablemente haya muchas cosas que desconozco (y quizás algún amable lector pueda, o quiera, puntualizar estas reflexiones), pero ¿cuántos españoles no estarían encantados de pagar -entre IRPF, tasas municipales, impuestos indirectos y demás- un 10% de su sueldo anual al estado?.

¿Y se supone que eran ellos los que estaban oprimidísimos y nosotros los que cada día tenemos "más derechos y libertades"? Pues ellos trabajaban menos de mes y medio al año para el "estado". Y nosotros, entre tres y seis meses.

¿Dónde hay que firmar para que te opriman como a un siervo de la gleba?.

Me lo decía un compañero del trabajo (el habitual), mientras arreglábamos España y el mundo por enésima vez: "¿Sabes qué te digo: ¡que viva la Edad Media!".

Y no sólo por los impuestos. ¿Cuántos de los rectores, decanos y catedráticos de las universidades públicas españolas habrían sido admitidos como estudiantes en Bolonia, Salamanca, o la Sorbona durante "la edad oscura"? El actual ministro de Educación del reino de España (que se licenció en Filosofía y Letras con sólo 31 años) hubiese sido echado a patadas ipso facto por San Alberto Magno de su clase en París o Colonia en cuanto hubiese abierto la boca para hacer una pregunta (por ejemplo: "Necesitaría un buen rato para definir qué es un ser humano" -una afirmación absurda que, en el caso del ministro, es comprensible si se tiene en cuenta que hay espejos en su casa).

Cada vez entiendo más que nos bombardeen con propaganda las 24 horas del día, y que estén tan empeñados en poder cerrar cualquier página de internet con cualquier excusa. La única forma de conseguir que nos consideremos afortunados de trabajar para ellos es encerrarnos en una burbuja de percepción controlada.

PS: Por supuesto, estoy encantado de que existan la vacuna contra la rabia, los antibióticos, los quirófanos, los aviones y otros inventos (inventos que, además, siempre han tenido lugar, no gracias a los políticos, sino muchas veces a pesar de ellos). Lo que es absurdo es que te intenten obligar a asumir que el progreso tecnológico, automáticamente, supone progreso o mejora en otros ámbitos. Además, a la vista está que el uso de la tecnología sólo les interesa en la medida en que les permite controlarnos mejor y más de cerca.

6 comentarios:

Ignacio dijo...

Yo, la verdad, comprendo perfectamente que quieran cerrarnos el chiringuito y mandarnos a la audiencia nacional, a galeras o al gulag de turno.

Porque no olvides una cosa: la gente les ha votado a estos, y los otros no han protestado aun por nada; bueno si: por que ¡les han arruinado su peinado!

O sea: estamos peor que un Rabino en al qaeda.

Museros dijo...

Sin duda, eso es lo peor. En realidad, los políticos no son más que la sintomatología visible (y la consecuencia) de un mal más profundo.

Pero lo peor de todo es que, encima, gran parte de los que los votan (a unos y a otros) los votan, no por lo que son, sino por lo que no son.

Es decir: que unos no votan al PSOE, sino al no-PP. Y viceversa: los otros votan al no-PSOE. Y por querer dejar tuerto al vecino, nos estamos quedando todos ciegos.

Museros dijo...

Y, siguiendo con el tema de la entrada, habría que hacer un ejercicio de imaginación y pensar qué hubiese dicho un siervo de la gleba si le hubiesen asegurado que,a principios del Siglo XXI, tanto el hombre como la mujer (mejor no hablar de otras cosas) tendrían que trabajar los dos y entregar la mitad de sus sueldos -o de la cosecha- durante 30 años a un usurero para pagarse, no una casa, sino un cubículo en una especie de colmena gigante.

Se habría santiguado unas trece veces, habría empezado a soltar exorcismos en latín, y habría pensado que una pesadilla así debía ser, por lo menos, el cumplimiento de alguna profecía del Apocalipsis.

Bosco Suabia dijo...

OLE, OLE, OLE, OLE

Lo de los antibióticos, la higiene, la tecnología... es una cuestión incremental, en absoluto incompatibles con la cosmovisión medieval.

No hay nada idiosincráticamente medieval en, digamos, Internet o el teléfono, y ambos inventos, como miles otros, eran tan desconocidos en la Edad Media como en el Siglo de las Luces.

Fray_Fanatic dijo...

Enorme, Museros. Enorme la entrada. Nuetra clase politica nos va reduciendo paulatinamente al nivel de los ilotas. ¿10% de impuestos? ¡Con eso no da para subvenciones, asesores ni comisiones!

Perlimplín dijo...

Efectivamente. De este tema de los impuestos se habló un poco aquí:

http://aspa.mforos.com/390873/7163031-grandes-debates-del-fstm-el-sistema-fiscal/?marcar=grandes+debates

Aunque como el Capitán Melopea se rajó, no hubo conclusiones.

Pero no era sólo el 10% de diezmo, que se cobraba tras la obtención del fruto (no se retenía antes de obtenerlo, como ahora, por parte de tu pagador), sino el dominio útil de la tierra por parte del pobre "siervo", con el pedazo de masía y la tierra de cultivo y caza aneja para su aprovechamiento en el caso de los pageses y otros "pobres esclavos", la ausencia de burradas como el impuesto de transmisiones en el que te quitan la mitad de la herencia, o el 16% (dentro de poco 18% gracias a ZP) y otras lindezas similares.

Un tema interesante la comparativa fiscal del mundo libre y democrático y el mundo teocrático y esclavista del Antiguo Régimen. Estamos en su estudio ahora mismo.