viernes, 29 de enero de 2010

Nueva ampliación de derechos.

Los robolucionarios no paran. El último derecho que nos han otorgado supondrá para nosotros el inmenso privilegio de trabajar para ellos hasta los 67 años. Luego nos espera, a cambio, la recompensa de recibir una mísera pensión (aún menor que las ahora existentes). Todo ello, claro está, si antes no te otorgan el derecho a imitar (a la fuerza) a Ramón Sampedro.

Por cierto, que alguien debería explicar a los que creen que merece la pena que te roben casi la mitad de tu sueldo durante toda tu vida a cambio de poder meter una papeleta en una urna, que un derecho no es tal si es obligatorio.

Porque, créanme: les cuenten lo que les cuenten, la famosa transición consistió, sencillamente, en convencer a los españoles de que la libertad y la felicidad consistínan en renunciar a todo lo que tenían a cambio de meter una papeleta en una urna y de ver gente en pelotas a todas horas en la prensa y en la tele. Y que, treinta años después, no dejen de recordarnos ni un solo día el gran ejemplo que dimos los españoles al vender nuestra primogenitura por semejante plato de lentejas es la prueba de la magnitud de la estafa.

El caso es que, desde que en España hay cada vez más democracia (liberal) y cada vez más libertades (no confundir con "libertad"), el paro se ha multiplicado por 15, el precio de la vivienda se ha multiplicado por 10 (en relación a los ingresos de los españoles) y el porcentaje de nuestros ingresos que los políticos nos quitan (directa o indirectamente) para repartirlos de la forma que todos sabemos se ha duplicado y/o triplicado.

La prueba de que todo el sistema está orientado a quitarnos cada vez más dinero de cada vez más formas es que las nuevas leyes que aprueban los 40 ladrones (es una expresión retórica: nos podríamos dar con un canto en los dientes si sólo fuesen 40) no penalizan a los transgresores con cárcel, sino con multas millonarias. Porque, en la cárcel, no les sirves de nada ni les resultas productivo. Fuera de ella, puedes trabajar para pagar la multa impuesta (o pagarla con tu patrimonio, si formas parte del cada vez más numeroso colectivo de españoles sin trabajo).

Leí hace tiempo una noticia que informaba de un estudio, según el cual, hasta el más honrado de los norteamericanos vulneraba la ley (sin saberlo, lógicamente) una media de cuatro veces al día. Mientras no paran de repetirnos que tenemos cada vez más libertades (recuerden: no confundir con "libertad"), crean más y más normas cuyo fin no es proteger a nadie de daño alguno, sino tener más excusas para quitarnos nuestro dinero cuándo y cómo les dé la real gana.

Y es que, hoy en día, gracias a la democracia liberal no sólamente nos roban, sino que nos pueden robar legalmente, y cada vez de más maneras. Al menos, muchos tiranos y sátrapas de antaño (y de hoy en día) tenían la vergüenza de robar a escondidas, y de forma ilegal. Ni siquiera llegaron al extremo de buscar tantas formas de legalizar el robo y el expolio de la población. La desvergüenza de llamar "progreso" y "conquista social" al robo y al expolio generalizado, legalizándolo, no ha ocurrido hasta hace relativamente poco.

Nos animan a aparearnos con cada vez mayor frecuencia y, a ser posible, con cada vez más parejas, mientras hacen negocio con el apareamiento (anticoncepción) como con los frutos del mismo (aborto, fecundación in vitro). Además, pretenden que trabajemos para ellos toda la vida, y darnos el tiro de gracia (eutanasia) cuando ya no seamos productivos.

Que digan lo que quieran, pero la forma en la que se trata a los animales en las granjas se parece muchísimo a cómo se trata a los humanos en las democracias liberales.

¿Para cuándo una rebelión en la granja?.

Primero fueron a por los controladores aéreos, pero yo no era controlador aéreo...

PS: Aldous Huxley dijo, hace unos 80 años, que la mejor manera de esclavizar a la gente sin que se diesen cuenta era distraerles con el sexo, mientras se les restringía la libertad progresivamente (o "progresistamente"). Y no se piensen que esto es idea sólo de los malvados socialistas. Recuerden que los agitadores de los otros nos distraen con un referéndum en el que no se cuestiona lo anunciado por la ministra de Sanidad: inducción al apareamiento masivo de los esclavos para su apaciguamiento.

PS2: Al tiempo que se anuncia el retraso de la jubilación a los 67 años, y teniendo en cuenta otras noticias que se avecinan, se toman las medidas pertinentes para evitar la rebelión.

8 comentarios:

Joaco dijo...

Muy certera la exposición. “Ese para mí”, dijo un día la educadora.... que nos quiere educar a todos desde tierna edad. La rebelión en la granja viene haciendo falta desde hace unos 30 años: algunos la intentamos, pero fracasamos, y desde entonces cada vez se ve menos posible. Habrá que rezar.

Embajador en el Infierno dijo...

Somos todos libres, pero no olvidemos que hay algunos más libres que otros.

Gonzalo dijo...

Ovación, dos orejas, rabo, vuelta al ruedo...

Museros dijo...

Joaco:

Es que, como recuerda Embajador, la rebelión se contiene, no sólo con el fútbol televisado y el sexo, sino estableciendo una categoría de animales "más iguales que los demás" (que son los que viven de la subvención, o del carnet del partido o del sindicato).

Son esos animales los encargados de sofocar (en la medida de lo posible) las ansias de rebelión de los demás (ya se sabe: "la democracia tiene sus propios mecanismos de corrección", "no hay vuelta atrás",...).

Los nazis lo sabían muy bien. Por eso pusieron a judíos "más iguales que los demás" (los kapos) a vigilar los guettos y campos de exterminio.

Lo de rezar, siempre. Y lo primero de todo.

Embajador:

Y al que no quiera ser "libre", le obligarán a serlo. Menuda es la democracia liberal cuando se pone a repartir "libertades".

Gonzalo:

Muchas gracias, maestro.

Embajador en el Infierno dijo...

Los kapos. Nosotros, los católicos, tenemos nuestros propios kapos ¿verdad?. En su día tuve una época "sionista", si, tal como suena. Me empapé de toda clase de libros sobre el particular. Cualquier día de estos me animo y publico una entrada sobre la comunidad judía alemana antes del exterminio. Tenemos tantos puntos en común......

Museros dijo...

Es verdad. Los católicos también tenemos kapos.

Seguro que sería una entrada de lo más interesante. Nunca he leído nada en concreto sobre ese tema.

Los libros que he leído sobre el III Reich enfocan el tema ocupándose, sobre todo, del progresivo cambio de mentalidad que el régimen induce en los alemanes "no-judíos". La verdad es que no hablan nada de cómo se comportaron, o qué pensaban los judíos alemanes durante los años previos a la II Guerra Mundial.

Joaco dijo...

Museros: es que el nacional-socialismo fue el paradigma de la democracia (entendida como apoyo mayoritario a un político o una política). Hitler contaba con el apoyo abrumadoramente mayoritario, y además entusiasta, del pueblo alemán (ya quisieran ZP o Rajoy). Así que los “demócratas” deberían ser consecuentes y mostrar su total admiración y respeto por Hitler, total, si luego hay algún que otro genocidio, como es legal, no pasa nada (con Hitler, con ZP o con Aznar/Rajoy: siempre es lo mismo). Por si acaso, aclaro que yo no soy nada “demócrata”.

Museros dijo...

Debe ser por eso, Joaco, que los "demócratas" critican tanto a Hitler (aunque sea con razón): entre otras cosas, para que no se note cuánto se parecen muchas cosas de ahora a las de entonces.

Es lo mismo que hacen PSOE y PP: para que no se note que son lo mismo, se ponen a parir.