martes, 12 de enero de 2010

PePeovejuna.

El mamporrerío centrorreformista se ha desperezado lentamente tras la resaca de Nochevieja, pero con los engranajes de la maquinaria bien engrasada y los depósitos bien llenos de gasolina (con la que amenazan, como siempre, estar dispuestos a apagar los incendios , eso sí, -faltaría más- con las mejores intenciones del mundo).

Después de digerir las inevitables comilonas en tan señaladas fechas (en las que, a lo mejor, han tenido la discusión política de marras con algún cuñado puñetero -y "ultra"- que les habrá recordado cómo los de la gaviota hacen lo mismo que los de la rosa, que es lo que les fastidia - y mucho más que tener un cuñado socialista) y haber puesto la banderola con el Niño Jesús o del portal de Belén en el balcón que mira a las pistas de pádel de la urbanización -para que las vean y se chinchen esos vecinos tan pijos que siempre llevan El País bajo el brazo-, se han entregado de forma entusiasta a la noble tarea de ganarse el sueldo (y si a alguno le fastidia lo de "ganarse el sueldo", que renuncie a él).

La primera mina la plantaron los mariachis de la llamada "normalización lingüística" en España (como pueden ver, la culpa es de Zapatero), una semana antes del sorteo de la lotería de navidad (además de que les falta una "P" en las siglas, no tienen escrúpulo alguno en atribuirse, igual que la malvada Pilar Bardem, la representatividad de millones de españoles. Si unos son los de la "ceja", otros son los del "frenillo lingual").

Después de salir de marcheta tras las campanadas de año nuevo, siguió el grueso del pelotón por las calles de Madrid, siendo rápidamente -y espontáneamente, nadie lo duda- secundados por el IPF (aunque parezca sorprendente, la "P" no es de "pepero", sino de "política"; no es un engaño, sino "complejos", claro).

Ayer (y ya estaban tardando mucho -se ve que a algunos los días entre fin de año y reyes les pillaron esquiando con la familia), se sumó a la loable iniciativa la rama educativa del entramado (éstos no tienen problema en llevar dos "P" en las siglas; se les nota el arrojo juvenil). Por cierto, menuda ética la de estos profesionales, que nos invitan, no a votar si soltamos a Barrabás (lo cual, repito, se da por sentado), sino si al inocente lo crucificamos como siempre o, como San Pedro, lo crucificamos haciendo el pino.

Todo esto no pasaría de ser una boutade más (un descorchar botellas de champán para que el tapón haga ruido al salir y luego las burbujas hagan cosquillitas en el paladar y pare usted de contar), como han sido el reparto de abanicos, las sueltas de globos, el pancarterío con frases de cualquier no-católico que se tercie (Burke, Martin Luther King, Gandhi) -que llevar frases de San Ignacio de Loyola, o del padre Manjón es demasiado "belicista" y pueden llamarte "facha"- si no fuese porque, en su primer número del año, el diario La Razón se lanzó en plan blitzkrieg a pedirle al general (cuyo antiguo jefe de prensa, Francisco Marhuenda, dirige el diario "hermano" de la edición española del Playboy) que lanzase sus divisiones acorazadas (acorazadas con cemento suprafacial, se entiende) en apoyo de la fiel infantería (sé que el maestro don Rafael me perdonará que utilice el nombre de uno de sus libros para nombrar a unas mesnadas a las que hubiese dedicado una enciclopedia entera).

Y es que La Razón (cuyo sueño es evidente que produce los monstruos más aberrantes) le dedicó nada menos que un editorial a tres columnas a la iniciativa de convocar a los españoles ante las laicamente sacrosantas urnas para decidir bajo qué ley podremos matar a nuestros hijos (y digo "iniciativa" y no "invento", porque esto de votar a quién matamos o cómo lo matamos se ha hecho toda la vida -siempre que uno no esté incluido entre los asesinables, claro, porque, para un "demócrata", lo único innegociable y no votable es que él no salga perjudicado por el resultado de la votación).

Lógicamente, lo que se intenta vender es que ese entramado conocido como "sociedad civil" es el que le está tirando de las barbas a don Mariano para que se ponga en su sitio, cuando en realidad, lo que está ocurriendo es justo lo contrario. Sospecho (especialmente por el editorial del diario oficioso del marianismo) que es precisamente don Mariano el que ha mandado a sus zapadores a abrir camino para luego desfilar él con la corona de laurel bajo el arco del triunfo.

Porque este engendro no funciona de abajo a arriba , como creen los adeptos, sino de arriba a abajo. No es la "sociedad civil" la que le arranca concesiones y favores al gran líder, sino que es el gran líder el que ordena a la "sociedad civil" que pida lo que él ya, previamente, ha decidido conceder. Es una especie de coreografía previamente ensayada en la que se presenta como fruto de un gran esfuerzo lo que ha sido pactado con anterioridad (algo que nuestros políticos hacen todos los días, dicho sea de paso).

Recurriendo a una analogía de Orisson: Los perros pastores no están para llevarle al pastor las quejas del rebaño, sino para llevar a las ovejas por donde quiere el pastor (y que encima se lo agradezcan).

Podría equivocarme (un poco de humildad no viene mal de vez en cuando), pero no creo que un referéndum así se llevase a cabo (y si se lleva a cabo, es porque, como dice Orisson, el gobierno tendría bien claro que sería peor el remedio que la enfermedad). Lo que sí podría ocurrir es que, tras el editorial de La Razón en el que Mariano Rajoy se pide a sí mismo arremangarse y sudar la camiseta, se le den unos cuantos tijeretazos a algunos flecos menores de la "ley Aído". La "sociedad civil" podría así seguir vendiendo su forraje mítico-ideológico a sus adeptos ("¿Véis cómo llevábamos razón?", ¿"Véis como la solución está en la sociedad civil?" y, sobre todo, "¿Véis como el PP, aunque dista mucho de ser perfecto, es sensible a nuestras justísimas demandas y, con ellos, se puede conseguir algo"?), y seguir presentándose como los intermediarios oficialmente homologados ante los salvadores oficialmente homologados del régimen.

Volveríamos a comprobar cómo todo se desarrollaría según las pautas del famoso "mito del héroe" que, explicado por Joseph Campbell, podría resumirse así (en román paladino):

1- Placidez y sosiego (en la Comarca, todos somos felices con el aborto consensuado y despenalizado).

2- ¡Problema! (el problema no es tanto la ley abortista, como el hecho de que es promovida por un gobierno socialista).

3- ¡El problema se agrava! (los malos consiguen refuerzos y el asunto se torna desesperado).

4- Llega el héroe con el 7º de caballería (el periódico que, hasta hace dos días, era un perverso publicador de anuncios de prostitución y que nos repugnaba por su repentinamente redescubierto ayuntamiento empresarial con una conocida revista de tías en pelotas). El héroe le arranca un acuerdo al Señor Oscuro que no es lo que se pedía (y tampoco se pedía lo que se tenía que pedir), pero "hay que gobernar de forma realista".

Se ejecuta así la danza de la muerte, la auténtica ingeniería social de todo este culebrón de la "ley Aído": conseguir que los que dicen estar contra el aborto aplaudan con las orejas el aborto, siempre y cuando no se le llame "derecho". Y se presenta como gran héroe de la lucha contra el aborto a un señor que ni siquiera va a derogar la "ley Aído" cuando gobierne.

Que lo peor de todo esto (por recurrir a otro ejemplo muy conocido) no es que obliguen a los judíos a entrar en la cámara de gas: es que son los propios "judíos" los que se meten en la cámara de gas -y sonriendo, además- y cierran con llave por dentro (y, si intentas avisarles de lo que ocurrirá o -no digamos- intentas abrir la puerta, te llaman "facha"). Es la nunca suficientemente denunciada consolidación de un régimen, unas leyes, y una ideología con el apoyo de los que dicen oponerse a todo ello.

Una de las frasecitas rimbombantes de los que se creen héroes mientras se pasan el día batiéndose en retirada se le atribuye a Edmund Burke (ya se sabe: "Para que el mal triunfe, sólo hace falta que los buenos no hagan nada").

Como ya he dicho en alguna ocasión, la frase de Burke revela que el que la pronunció vivía en una época muy distinta a la nuestra (en la que la hiperactividad se convierte en la justificación de todos los errores). Ciertamente, Burke nunca hubiera imaginado que así actuarían los que le van a gastar su frase de tanto usarla. Burke nunca hubiese podido imaginar que serían los buenos los que trabajarían activamente - abanico y pandereta en ristre- para hacer triunfar el mal, mientras los malos los miran, muertos de risa, y sin tener que mover un dedo.

Si Burke viviese hoy, probablemente diría: "Para que el mal triunfe, basta con llamarlo malmenor, que los buenos, ellos solitos, se encargan de todo".

Y ya sólo falta acertar y que le echen a uno la "culpa" de haber tenido la idea.

PS: No sé si por ahí iban los tiros, pero el genial aforismo de Embajador en el Infierno acerca de la fornicación (ideológica y moral) del centrismo y la moderación es perfectamente aplicable a todo esto. Y, habiendo estudiado en un instituto (mixto) con un colegio de monjas enfrente, prefiero no ahondar en la interpretación literal de la frase.

PPS: De Cospedal no quiere un debate "aborto sí o aborto no" y nosotros, aún menos, que, ante todo, somos gente educada y obediente. O sea.

14 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Pues si, has dado en el clavo. Ese era el sentido de la frase. Posiblemente el haber tenido, como tú, un colegio de monjas al lado me da una perspectiva interesante para poder entender las cosas.

Por cierto que esta entrada tuya me ha dado idea para lanzar una propuesta la mar de positiva (pero sin globitos) que saldrá mañana.

En la misma sugiero un corolario a la Ley Museros sobre Actividad Legislativa, esa que dice: "El que quiere derogar una ley, la deroga. Y el que no, la recurre ante el Tribunal Constitucional.". No se si ahora tendremos que añadir: "El que quiere que se derogue una ley exige que la deroguen, y el que no, pide un referendum".

Orisson dijo...

Eh, eh, eh, Embajador, no tengas cara que ya fusilés yo la idea de Museros hace unos días. Y el fusilamiento para el que lo trabaja.

Un saludo

PD: Pues si habláis delas chicas del colegio de monjas qué contaros de las del colegio del Opus...

Embajador en el Infierno dijo...

¡Cogne, pues es verdad!. No me había dado cuenta. Pues nada, cambio el texto.

Museros dijo...

Embajador:

¡Por fin se resuelve el enigma!. Creo que acerté porque acababa de escribir una entrada en el blog sobre el referéndum y ví que le iba al pelo la comparación.

Me abruma un poco que lo llames "Ley Museros", pero he decidido acostumbrarme a los parabienes. Eso sí, lo de las alumnas de los colegios religiosos habrá que llamarlo "El Aforismo del Embajador".

Orisson:

Está claro de lo que acaban hablando, sin remedio, tres tíos (creo) que no hablan nunca de fútbol. Menos mal que los caballeros no tenemos memoria, que si no, este blog se volvería intransitable para las damas (no así para los zerolos).

Orisson dijo...

Oye, Embajador, que era broma: el copyright los tiene Mister Museros, no yo.

Museros, tíos somos. Y tienes razón: desde que me casé ya no me acuerdo de nada, nada, nada...

Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Es curioso eso, ¿verdad Orisson?. Como desaparece de tu mente ciertos tiempos pasados. En mi caso fue por tratamiento de choque: al poco de "formalizar" relaciones con mi dueña le comenté que me había llamado una amiga. "¿Quien dices que te ha llamado?"- me dijo ella. "Una amiga"- respondí yo. "No, tu no tienes amigas"- afirmó ella. Y de repente dejé de tener amigas. Cosa del David Copperfield ese, oyes.

Perlimplín dijo...

Yo también tuve un colegio de monjas al lado. Bueno, no, tuve dos.

Está empezando a resultar sospechosísima esta "coincidencia"...

eligelavida dijo...

En primer lugar me parece una inmoralidad pensar que la vida se puede decidir por mayoría. No comprendo a estos provida que solicitan un referéndum como si se tratara de algo opinable. Para colmo, la pregunta sería aborto sí o sí, es decir, ¿prefieres el aborto del PSOE o el del PP? En otras palabras, poner de acuerdo a los españoles sobre el aborto (no en contra del mismo) y todo ese consenso gracias a grupos ‘provida’.

Museros dijo...

Bienvenida (o bienvenido) al blog, Eligelavida, y gracias por tu comentario.

Me parece muy aguda tu observación sobre que se intenta unir a los españoles a favor del aborto, no en contra,

Además, el que pide un referéndum está aceptando implicitamente que la voluntad de la mayoría es lo que legitima lo votado en el referéndum. Por lo que ya está legitimando el presunto resultado adverso (los dos lo son) del referéndum.

Si sale "aborto del PP", el PP ya tiene excusa para no tocar la legislación vigente (que a lo mejor es lo que pretenden sus mariachis), puesto que dirá que es lo que la mayoría votó. Si sale "aborto del PSOE", ni te cuento.

Yo empiezo también a preguntarme si esto del referéndum no será el comienzo de la voladura controlada de este movimiento pseudoprovida (porque quizás su utilidad para agitar a las masas contra Zapatero ya está acabando). Lo malo es que la demolición aplastará bajo los escombros a todos los que se han arrimado a él con toda su buena voluntad. La demolición de DAV sepultará a casi todo el movimiento provida español.

Remember the AVT.

nidixinipixi dijo...

Magistral Museros como siempre. Estoy recetando a mis más allegados peperos un ratito de lectura de tu blog diaria. Te iré contando mejorías.

Yo también tuve un colegio de Monjas cerca y uno del Opus Dei de niñas no muy lejos... de donde salió mi actual compañera sentimental y esposa.

Dicho lo cual me confieso de haber tenido una colgadura en mi casa todas las Navidades y de tener pista de padel y piscina en la urba.

¿Es grave?.

Museros dijo...

Gracias, Nidixinipixi.

Sobre los colegios religiosos femeninos (monjas, Opus Dei, lo que sea), creo que el estereotipo (confirmado muchas veces por la realidad) consiste, no en que la gente salga torcida con más frecuencia respecto a según qué cosas, sino que cuando las cosas salen torcidas (que yo creo que es con menor frecuencia), salen torcidísimas.

Sobre la banderola y la pista de pádel, comprende que cada uno tiene sus manías y sus anatemas (y las urbanizaciones y el pádel están entre los míos) y no era más que una caricatura de algunas de las personas que viven en las urbanizaciones de esas características.

Es lo que pasa con las generalizaciones, que acaba uno incluyendo a los justos y a los pecadores (mejor dicho: a los puros y a los que están dispuestos a enfangarse, según la terminología centrorreformista más en boga).

Museros dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Museros dijo...

Yo también puse una banderola con la imagen del Nacimiento, que conste.

Embajador en el Infierno dijo...

nidixinipixi- Por un momento pensé que tu comentario lo había escrito yo. Ese paralelismo vital es difícil de igualar.

Museros- Sobre tus sospechas acerca de la posible voladura controlada del movimiento provida, se me ocurre que sería conveniente fijarse no tanto en quien promueve la idea del referendum sino en quien se está quedando al margen, como si con ellos no fuera la cosa.