miércoles, 3 de marzo de 2010

Revolution Street (III): Esloganitis crónica.

Le tomo prestado el palabro del título a Embajador en el Infierno, para hablar largo y tendido sobre la trampa y el cebo al que acuden, o se sienten impelidos a acudir, como moscas a la miel (o al vinagre, todo depende de qué tipo de mosca seas), incluso aquéllos que saben que acuden a una estafa.

Y el cebo no es otro que el eslogan. A millones de españoles se les está engañando (o, seamos claros, hacen como que los engañan, que sarna con gusto no pica) con un eslogan y una palabra muy sencilla: "Vida". Saca usted una pancarta con esa palabra y, al igual que ocurre con otros eslóganes, sale la gente de sus casas sin encomendarse ni a Dios (¡que somos aconfesionales, oiga!), ni al diablo (¿cómo vamos a encomendarnos al diablo, si ni siquiera creemos que exista?), y acaban muchos churruscados como la polilla que no puede evitar arrimarse a la bombilla incandescente a pesar de ver lo que le ocurre a sus congéneres cuando lo hacen.

Si usted tiene la menor sospecha (o, no digamos, la certeza) de que una manifestación con una pancarta enorme de colores vivos con la palabra "Vida" (especialmente si está escrita con mayúsculas) es un timo como una casa y, aun así, siente remordimientos de conciencia por no poner su persona, su tiempo y su presencia al servicio de los intereses de los convocantes (como si usted les debiese algo por haber sacado pancartas de colorines a la calle), sepa que usted es perfectamente normal, puesto que nadie es inmune a la propaganda (por eso insistía Goebbels en la importancia de repetir mil veces las mentiras), pero está usted aquejado del mismo virus del que acabamos aquejados alguna vez, y tarde o temprano, casi todos los que vivimos en un régimen revolucionario: El virus de la Esloganitis Crónica, cuyos efectos - frases autoculpabilizadoras- sólo pueden combatirse con sencillas, pero imprescindibles reflexiones. Veamos:

1- "Es que el eslogan es 'Por la Vida'.

No confundamos el eslogan con la realidad. De hecho, en un régimen revolucionario, los eslóganes no están hechos para describir la realidad, sino para ocultarla la mayor parte de las veces. El eslogan no es más que el reclamo para sacarle a usted de su casa y reunir una muchedumbre que luego los convocantes de la manifestación puedan mostrar como apoyo y refrendo de sus objetivos (objetivos que usted no compartirá, seguramente).

Además, si se siente usted en la obligación de acudir a una manifestación con el eslogan "Por la Vida" simplemente porque usted está "a favor de la vida", ¿cómo es que no acudió usted a las manifestaciones zapateriles "Por la Pazzz", cuando el gobierno negociaba con ETA? ¿Es que está usted acaso "en contra de la paz"? ¿Por qué no cogió usted el autobús en Huelva o en Orense y acudió usted a Madrid el 1 de Mayo a manifestarse "a favor del empleo" con UGT y CCOO? ¿Es que está usted "a favor del paro"?. Evidentemente, no. Ni mucho menos. Usted, en estos casos, no sintió el menor remordimiento al no morder el anzuelo (un eslogan que usted, seguramente, comparte en principio) que ponían unos farsantes para reunir un montón de gente en la calle para luego utilizarla para sus propios fines.

Es más, usted seguramente, observando estas manifestaciones con eslóganes universalmente compartidos sintió repulsa, no sólo por el uso interesado de una buena causa (el pleno empleo, la solución al terrorismo en las Vascongadas, las pensiones), sino también indignación ante la ingenuidad y ceguera de la gente que acudía al reclamo de los estafadores.

Pues aplíquese el cuento cuando los Sindicatos de Clase 2.0 le llamen a la calle este domingo, antes de reaccionar automáticamente igual que toda esa gente que usted tanto criticó por su ceguera ante el engaño que para usted resultaba tan obvio, porque, si se siente obligado a acudir a la llamada de los de la ceja derecha, es que a usted le está pasando exactamente lo mismo.



2- Es que yo ya sé que es un engaño como una catedral, pero estoy a favor de la vida, y alguien tiene que aclararle los "concetos" a los que están hechos un lío por culpa de los convocantes de la mani.

Oiga, mire, pues si usted sabe que esto es un engaño como una catedral y, aun así, acude, usted (por desgracia) acaba teniendo más delito que nadie, por mucho que usted quiera revestirlo de empeño misionero. Creerá usted que así será uno de los pocos coherentes de la mani, pero en realidad, se convierte usted en el más incoherente de todos, al participar en la farsa que usted mismo denuncia.

En primer lugar, saber que una cosa es un engaño no justifica la participación en el mismo, como algunos parecen creer absurdamente, sino todo lo contrario. Y, además, tenga en cuenta que, aunque usted aproveche para aclararle las cosas a algunos señores y señoras lastimosamente disfrazados con gorras similares a las de los repartidores de Telepizza (pero pagadas a más que buen precio), el buen hacer de sus aclaraciones, si surtiesen efecto (en muchos casos no lo surtirán) se verá, de sobra, ocultado y ahogado por el apoyo implícito (aunque no deseado) que usted presta a la marca registrada que convoca la manifestación como adalid de la causa indicada por el eslogan.

Sus aclaraciones tendrán un efecto momentáneo y pasajero, mientras que el respaldo y la credibilidad que, a cambio y a los ojos de los demás, da usted a los convocantes con su presencia en la mani, durará mucho tiempo en la mente de la gente. Tiempo y credibilidad que ellos (los convocantes) podrán emplear para liar a mucha más gente que la que usted deslió ese día, no lo dude.

Usted mismo sabe perfectamente que eso no funciona. De funcionar, acudiría usted a otras manifestaciones manipuladas y manipulables para desliar al prójimo. ¿O es que no necesitaban ser desliados los que acudieron a las manifestaciones convocadas "Por la Pazzz", o los cuatro ingenuos que, sin ser liberados sindicales, todavía se plantan en la calle a dar gritos el 1 de Mayo de cada año?.

Además, (y el hecho de que no acudiese a otras manifestaciones demuestra que usted, en realidad, lo sabe) dará usted un testimonio mucho más eficaz sobre el engaño que supone el acto en cuestión no asistiendo al mismo (como seguramente hace usted todos los 1 de Mayo, a pesar de que usted estaría encantadísimo de que todo el mundo tuviese un trabajo estupendo y muy bien remunerado). ¿Que le criticarán y le señalarán por eso, especialmente si forma parte usted de un grupo pequeño? Por supuesto, como ha pasado toda la vida, ni más, ni menos (¿de qué hablamos, si no, cuando mencionamos el "martirio de la coherencia"?). Pero tenga por seguro que los pocos que usted desliará al no seguir al rebaño (ni buscar excusas para seguirlo), bien desliados estarán y, al contrario que aquéllos con los que usted entable conversación en la mani, quedarán inmunizados a la propaganda de los convocantes gracias a su ejemplo.

Continuará, Dios mediante.

14 comentarios:

Orisson dijo...

Gracias por la mención, oh, líder.

Un saludo

luigichido dijo...

Por desgracia, el famoso eslogan de estar "por la vida" es una ambigüedad internacional.

La absurda teoría de que la madre es víctima y no victimaria, en caso de aborto, está tan arraigada, que incluso los antiabortistas más radicales, que llegan a matar a médicos aborteros, no agreden a las madres que han abortado.

Esa costumbre de postrársele de hinojos a una pilla debe erradicarse.

Lo que debiera quedar muy claro es que una madre que aborte es una criminal, y quien no pida castigo para ella es tan criminal como ella misma.

Museros dijo...

De nada, Orisson. Esto no es Esradio, como se puede comprobar.

Museros dijo...

Completamente de acuerdo, Luigichido, con todo lo que has escrito.

Ya está bien de postrarse de hinojos ante quien mata a su hijo sólo porque no tiene ningún cromosoma Y.

luigichido dijo...

Museros:

Recordemos uno de tantos carteles supuestamente antiaboristas: se coloca la foto de un bebé y se le adjudican unas palabras: "Mamá: por favor no me mates".

Prácticamente les estamos concediendo a esas "madres" las mismas facultades tiránicas que tenían los reyes de la antigüedad, que podían decretar la muerte de cualquier persona, y los ciudadanos sólo tenían la opción de pedirles clemencia.

Orisson dijo...

Bueno, en una manifestación en Madrid, mi Madrid, presuntamente contra el aborto, en la Puerta del Sol, había una pancarta así de grande que decía, literal, "Esperanza, cierra Isadora por favor". Con dos cojones.

Si es que si los rabinos se lo hubiesen pedido por favor a Hitler otro gallo les hubiese cantado...

Un saludo

DasGretchen dijo...

Museros, madera de líder la tienes. Y ... ¿qué le hace falta a España si no líderes?

¿Has pensado en formar un partido?

Gonzalo dijo...

No, un partido no, va a formar una corriente en el pepé para cambiarlo desde dentro.

Jus, jus, jus

brigante dijo...

También es muy típica la pancarta "PP, no nos falles" o "Mariano, no nos falles"

Maite C dijo...

Es lo que ya te he dicho en más de una ocasión.

Por algún comentario que veo, no iba tan desencaminada...

Es cuestión de planteárselo ¡ya!.

Un afectuoso saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Gracias por la mención, pero no puedo estar de acuerdo con la segunda parte.

El argumento viene a ser el mismo de los que no entiende que la CTC, por ejemplo, se presente a las convocatorias electorales del sistema que tanto critica.

Hay muchas razones de fondo y de forma que justifican la participación electoral pero me centro en una: la evangelización. Es durante el periodo electoral donde el personal está más "sensible" a cierta cuestiones y mucho más permeable. Esto es un hecho.

Dolor y violencia me tuve que hacer para acudir a la última, precisamente por las razones que señalas, Museros. Pero estuve allí, y repartí más propaganda que en todas las reparticiones de propaganda que he hecho en mi vida puestas juntas (y he hecho unas pocas, de diferentes causas).

Nos podemos quedar en nuestros blogs esperando que llegue el personal y reciba la iluminación, o podemos ir donde está el personal (mucho que nos pese el personal está en esas manifas) y decir las cosas.

Sabiendo la amargura que pasaron alguno de los "evangelizadores" (con amenazas de asalto físico incluídas- no a mi, por cierto) entiendo que no solo la postura no es incoherente sino valiente. Es valiente meterse en el ojo del huracán y decir las cosas, cara a cara con la posibilidad cierta, visto lo visto, de que te la partan.

El peligro de la esloganitis es muy cierto, pero no es menos real el peligro del "intelectualismo" que es posiblemente lo contrario del "activismo" e igualmente nefasto.

Y al final, y si nos ponemos en plan extremista (je, je...) la misma razón que se puede aplicar para no acudir a una manifa, se puede utilizar para no participar en ciertos foros o en ciertos blogs, escuchar ciertas emisoras de radio, o ver ciertas cadenas de TV.

Museros dijo...

Embajador:

1- No creo que el hecho de no acudir a manifestaciones que uno mismo denuncia como manipuladas y engañosas signifique, por fuerza, encerrase en casa.

2- No es comparable acudir a una manifestación cuyo engaño tú mismo has denunciado con acudir a una tertulia de radio o TV. En primer lugar, si la tertulia de radio o TV es un engaño, podrías denunciarla igualmente y justificar tu ausencia. En segundo lugar, no es lo mismo una manifestación que una tertulia en radio o TV; todo el mundo entiende perfectamente que puedes acudir a una tertulia de radio o TV sin necesidad de estar de acuerdo con nada de nada de lo que opina la casa. Sin embargo, en una manifestación no ocurre así. Si tú mismo anuncias que te sumas a ella y te presentas allí con tus pancartas y tus banderas, lo que pensará la gente es que los engañso que denuncias no deben ser tan graves, después de todo, si no te han impedido presentarte allí como un manifestante más.

Además, dejar comentarios en webs funciona igual que las tertulias de radio y TV: todo el mundo entiende perfectamente que el hecho de que dejes un comentario no implica en absoluto que estés de acuerdo con nada de lo que se opina en esa web (o con la línea editorial de la misma).

Además, en una tertulia de radio o TV o un foro de internet, tus comentarios tienen la misma visibilidad que el resto. En una manifestación, no. En una manifestación (a los hechos empíricos me remito) la promoción que realiza uno, al sumarse a la misma, de los convocantes, acaba liando a más gente de la que se quiere desliar.

3- Se puede acudir a una manifestación a repartir todas las octavillas del mundo sin sumarse a ella, ni a título particular ni como colectivo. Se puede realizar el mismo esfuerzo misionero sin necesidad de promocionar el acto y, por ende (nos guste o no) a sus convocantes.

4- La lógica por la que la CTC y AES (por poner ejemplos conocidos) se sumaron al 17-O, y que aquí has descrito, es perfectamente aplicable, como ya digo, a cualquier manifestación en España. Si esa lógica funciona, ¿por qué no se ha utilizado en otras manifestaciones? ¿Acaso los asistentes a las mismas no tienen la misma necesidad de que les aclaren las ideas? (repito: si uno cree que eso funciona).

Esto me lleva a plantear una cuestión que pensaba sacar luego: que, cuando el timo lo organiza la izquierda y sus excrecencias, todo el mundo lo ve clarísimo. Cuando el timo lo organiza la derecha y sus excrecencias, es cuando empieza la búsqueda de razones para denunciar el timo mientras se participa en él. Este es un detalle que me parece interesante y que habría que analizar.

5- Y, abundando en lo ya mencionado, si esa lógica funciona, ¿cómo es que la CTC (por ejemplo) no ha hecho lo mismo en esta manifestación, a la que se pueden aplicar todas las razones por las que se sumó la CTC al 17-O?. Dos situaciones en las que la misma lógica es aplicable (y se supone que es una lógica que da buenos resultados), y se toman dos decisiones distintas (a una mani nos sumamos y a otra no). ¿Se equivocó la CTC al sumarse entonces o se equivoca al no sumarse ahora?.

Porque si la lógica que llevó a la CTC (repito, por ejemplo) a sumarse al 17-O es buena, se estaría cometiendo una grave dejación al no hacer lo mismo ahora.

En mi opinión, está claro, pienso que la CTC está acertando ahora. Las mismas octavillas pueden repartirse sin necesidad de respaldar la convocatoria.

Un saludo.

Museros dijo...

Das Gretchen y Maite C:

Me tomo vuestra sugerencia de montar un partido político como un piropo y un valiosísimo elogio, pero, parafraseando a otro, "no habrá un partido político que se llame Museros". Creo, además, que partidos políticos válidos y votables, los hay (aunque la solución va más allá de los partidos políticos, en realidad). La cuestión es que la gente tenga la cabeza despejada y los ojos abiertos para poder verlo.

Gonzalo:

Yo creo que más bien intento crear una corriente interna dentro de los que quieren cambiar al PP por dentro. :)

Maite C dijo...

No te lo tomes como un piropo ni como un elogio. Es lo que realmente pienso, y lo sabes my bien. El partido no tiene porqué llamarse Museros, aunque parafrasees a otro que lo dijo en su día.

Pero buscando alternativas para parar tanto disloque, creo que eres la persona capaz de liderar algo en firme.

Internet y sus blogs ayudan por supuesto, pero no es suficiente, y no nos podemos quedar aquí.
Insisto, hay que hacer algo más.